Goldman Sachs: España podría salvarse de la recesión

31 de julio de 2022

Goldman Sachs se suma a la lista de firmas que creen que la Eurozona está cada vez más cerca de la recesión. Igual que otros expertos, los del banco estadounidense apuntan que llegará en el segundo semestre del año, aunque dicen que no será algo inevitable para todos los países. De hecho, afirman que España se librará gracias al fuerte tirón del turismo.

Compartir en:

"Las perspectivas de crecimiento han seguido deteriorándose y ahora esperamos una recesión en la zona euro en el segundo semestre", dicen los estrategas de Goldman en uno de sus últimos informes. De hecho, su nueva línea base es la de "una recesión técnica en la zona del euro, con una contracción del -0,1% en el tercer trimestre y del -0,2% en el cuarto, antes de que el crecimiento se reanude en el primer trimestre de 2023".Tal y como explican los expertos del banco estadounidense, la razón por la que ahora esperan una "modesta desaceleración" es que prevén que los vientos en contra a los que se enfrenta la Eurozona (unos PMI cada vez más débiles, la reducción del suministro de gas ruso y los elevados precios del gas, y la caída del gobierno de Draghi en Italia) se vean "amortiguados" por varios hechos: "Las perspectivas de crecimiento han seguido deteriorándose y ahora esperamos una recesión en la zona euro en el segundo semestre", dicen los estrategas de Goldman en uno de sus últimos informes. De hecho, su nueva línea base es la de "una recesión técnica en la zona del euro, con una contracción del -0,1% en el tercer trimestre y del -0,2% en el cuarto, antes de que el crecimiento se reanude en el primer trimestre de 2023".Tal y como explican los expertos del banco estadounidense, la razón por la que ahora esperan una "modesta desaceleración" es que prevén que los vientos en contra a los que se enfrenta la Eurozona (unos PMI cada vez más débiles, la reducción del suministro de gas ruso y los elevados precios del gas, y la caída del gobierno  Draghi en Italia) se vean "amortiguados" por varios hechos:• Por el crecimiento continuado de la actividad de los servicios, con una "fuerte temporada turística en España".• Por el apoyo fiscal en curso, con "más medidas relacionadas con la energía por venir".• Por una reducción parcial del exceso de ahorro."No creemos que sea inevitable una recesión en toda la Eurozona, pero vemos una probabilidad del 60% durante el próximo año", destacan estos expertos, que también hacen un análisis por países. Así, creen que "Alemania e Italia estarán en clara recesión en el segundo semestre, mientras que España y Francia seguirán creciendo".
Para los analistas de Goldman Sachs, aunque sus previsiones están "notablemente por debajo del último consenso de Bloomberg para el segundo semestre (que se sitúa en el 0,2% para el tercer y cuarto trimestre) y reducen el crecimiento para 2023 al 0,8% (frente al 1,3% del consenso)", no se olvidan de que hay vientos en contra que pueden acabar por afectar, aún más, a las proyecciones. En este sentido, destacan que "los riesgos para nuestras previsiones se inclinan hacia una recesión más aguda en caso de una interrupción aún más grave de los flujos de gas, un nuevo período de estrés en los bonos soberanos o una recesión en Estados Unidos". Por otro lado, los expertos concretan lo que creen que puede pasar con la inflación en lo que resta del año, "tras meses de sorpresas al alza". "Estimamos que aún no ha alcanzado su punto máximo en la zona euro", dicen, y esperan que la inflación siga aumentando, tanto la subyacente y como la general, hasta el 4,1% y el 10,3% en septiembre, respectivamente. Además, los analistas de Goldman señalan que el crecimiento salarial y las expectativas de inflación "han seguido subiendo", de forma que ahora prevén que los salarios repunten en torno al 3% en el segundo trimestre y las expectativas de inflación a largo plazo sigan elevándose hasta el 2,2% en el tercer trimestre. No obstante, ven que los cuellos de botella de la oferta "están mostrando los primeros indicios de relajación" y que los precios de las materias primas "han caído significativamente (con la notable excepción del gas natural)", y además estiman probable que "un menor crecimiento amortigüe la acumulación de presiones inflacionistas subyacentes". Por eso han recortado ligeramente su estimación de inflación subyacente para el conjunto de la región del euro, reduciéndola en 0,1 puntos porcentuales hasta el 2,3% y el 2,1% para finales de 2023 y 2024, respectivamente.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda