CAIXABANK EL BENEFICIO CRECE UN 17,7%

Gortázar contra el impuesto a la banca

28 de octubre de 2022

Gortázar, consejero delegado de CaixaBank, ha asegurado que los clientes que se van a ver afectados por la subida del euríbor no es muy relevante, ya que la mayoría de sus hipotecados son a tipo fijo. De hecho, ha apuntado que en los últimos años el 90% de las hipotecas que se han firmado han sido a tipo fijo y los que están a tipo variable llevan mucho préstamo amortizado.

Compartir en:

Gortázar ha asegurado durante la presentación de la rueda de prensa de resultados que “la situación hipotecaria actual no tiene la gravedad de lo que vimos en la crisis anterior”, en referencia a la crisis de 2008. “El problema de la subida de los tipos de interés va a tener un impacto moderado, no quita pongamos los medios desde el principio”, De cualquier forma ha admitido que todo el sector está preocupado por la subida de tipos. “Tenemos una cartera hipotecaria de 125.000 millones de euros, un 60 % concedidos antes de 2012. Son personas que llevan diez años haciendo frente a tipos variables y esperamos que puedan seguir haciéndolo salvo excepciones. Un 33 % de la cartera es de los últimos 7 años y el 72 % está a tipo fijo. Los clientes que están a tipo variable creemos que han entendido los riesgos y podrán hacer frente a la subida de tipos”.

A pesar de que los clientes afectados no son muchos, Gortázar insiste en que el posible incremento de la morosidad se pueda traducir en una crisis similar a la de 2008. Por una parte, porque las previsiones en términos de empleo no son equivalentes y, por la otra, porque las que se han concedido en los últimos años y que serían más sensibles a la subida del euríbor porque la amortización de capital es todavía baja, están firmadas a tipo fijo.
Por lo que respecta a la negociación de las asociaciones bancarias con el Gobierno sobre la protección de los hipotecados, ha explicado que «las medidas que acordemos deben dirigirse a un perímetro reducido y deben dirigirse a los colectivos más vulnerables».
No obstante, ha reconocido que en los próximos meses se tendrá que ver una ralentización, y que habrá menos transacciones, aunque ha señalado que no habrá caída en el precio medio, ya que el precio de la vivienda continuará subiendo a menor ritmo que la inflación. “La ralentización es algo esperable”, ha asegurado el consejero delegado.

De cualquier forma, Gortázar admite que la subida de tipos supone «perder menos». Explica que los bancos han sufrido «un largo periodo con tipos negativos». «La nueva situación permitirá corregir ligeramente la caída en nuestro margen de intereses, pero seguiremos en negativo», precisa.
En otro orden de cosas, a Gortázar, no le gusta el impuesto sobre la banca se sabe desde que el Gobierno anunció la medida. Siempre ha argumentado que no es un impuesto sino una prestación patrimonial, ya que está referido a los ingresos y no a los resultados: «No podemos decir que es un impuesto dirigido a los resultado de los bancos», vuelve a precisar en la presentación de los resultados en los nueve primeros meses del año. «Si tuviéramos una recesión mucho peor y hubiera entidades con caídas y pérdidas tendrían que hacer frente al impuesto», avisa. Además. recuerda que tiene efectos de discriminación entre entidades que están compitiendo en el mercado porque unas están afectadas y otras no.Pero ahora la cuestión es que algunos defienden que el impuesto a la banca, como a las energéticas, no sea temporal, sino permanente.

El CEO de CaixaBank se opone: «No me parece lógico y mucho menos perpetuarlo en el tiempo». Mantiene la estimación de 450 millones de impacto del impuesto a la banca para su entidad para el primer año, aunque admite que todo dependerá de cómo quede definitivamente el impuesto.


 • El beneficio atribuido desciende un 48,8% debido a los impactos contables extraordinarios derivados de la fusión con Bankia.
• Las ratios de rentabilidad se mantienen en niveles similares a los de 2021. La rentabilidad sobre los recursos propios (ROTE) se ha situado en el 8,4%, todavía por debajo del coste de capital.
• El crédito sano crece 11.491 millones hasta los 351.462 millones, con fuerte aumento de la nueva producción. La cartera sana de empresas aumenta en el ejercicio un 7%, mientras que la de consumo lo hace un 3,6% y la de hipotecas, un 0,8%.
• Los recursos totales de clientes se sitúan en 612.504 millones. A pesar del entorno macroeconómico y la evolución desfavorable de los mercados, destaca la captación neta de 10.948 millones de euros, lo que ha propiciado significativos aumentos de cuotas de mercado en fondos, planes de pensiones y seguros de ahorro.
• La entidad continúa capturando sinergias de costes. En los nueve primeros meses del año ha conseguido una reducción del 5,9% en los gastos de administración y amortización recurrentes, apoyada en la consecución de ahorros asociados a la fusión.
• Gortázar, consejero delegado de CaixaBank, ha resaltado que “afrontamos los próximos trimestres con una elevada fortaleza financiera que nos permitirá ayudar a la sociedad en el actual contexto de incertidumbre, en línea con lo reflejado en nuestro nuevo propósito de marca: Estar cerca de las personas para todo lo que importa”.
• En los últimos siete años, el 72% de la cartera para adquisición de vivienda se ha formalizado a tipo fijo, y supera el 90% en estos nueve primeros meses.
• La ratio de morosidad sigue reduciéndose y se sitúa en el 3%, nivel que no se alcanzaba desde 2008. Además, la ratio de cobertura mejora cinco puntos y llega al 68%.
• Elevada posición de capital y liquidez. La ratio de solvencia CET1 alcanza el 12,4% y los activos líquidos totales se sitúan en 141.981 millones.
• Inclusión financiera y soluciones para grupos vulnerables. CaixaBank está presente físicamente en más de 2.200 municipios, donde en 470 es la única entidad bancaria, y 626 más están cubiertos con ofimóvil. Además, 357.000 clientes tienen una cuenta social sin comisiones. En los últimos diez años, la entidad ha efectuado el 35% de las operaciones del sector acogidas al Código de Buenas Prácticas hipotecario.


El beneficio crece un 17,7%

 


El Grupo CaixaBank obtuvo un beneficio neto atribuido de 2.457 millones de euros en los nueve primeros meses del año, un 17,7% más respecto al mismo periodo del ejercicio anterior teniendo como base perímetros homogéneos. Este incremento se sustenta en unos sólidos niveles de actividad comercial y en los ahorros de costes conseguidos por las sinergias de la fusión. Las ratios de rentabilidad continúan en niveles similares a los de 2021. La rentabilidad ROTE se ha situado en el 8,4%, nivel aún inferior al del coste de capital.
Asimismo, el resultado contable aumenta un 21,5% sin incluir los efectos extraordinarios derivados de la fusión. Si se tienen en cuenta los impactos generados por la integración, el resultado baja un 48,8% interanual ya que el beneficio a 30 de septiembre de 2021 fue de 4.801 millones de euros por la aportación positiva a efectos contables de 4.300 millones del fondo negativo de comercio o badwill y otros resultados extraordinarios asociados a la fusión.

Los resultados de los nueve primeros meses del año, que se comparan con la suma proforma de Bankia y CaixaBank en el mismo periodo del año anterior sin tener en cuenta los extraordinarios de la fusión, demuestran la solidez de los ingresos, que alcanzan los 8.647 millones de euros y suben un 2,7% respecto al mismo periodo del año anterior. La caída del margen de intereses (-0,4%) y de los ingresos de participadas (-34,7%) se compensan por la evolución positiva del resto de ingresos (+6,9%), apoyados por la elevada actividad comercial. Además, el crecimiento del margen bruto (+2,7%) y la reducción de los gastos de administración y amortización recurrentes (-5,9%) permiten un importante crecimiento del margen de explotación sin extraordinarios (+14%).

En la partida de ingresos por dividendos (132 millones de euros entre enero y septiembre) se incluyen, en el segundo trimestre, los dividendos de Telefónica y BFA por 38 y 87 millones de euros, respectivamente (51 y 98 millones de euros en 2021).
Por su parte, los resultados atribuidos de entidades valoradas por el método de la participación se sitúan en 207 millones. En su evolución interanual (-43,5%) inciden, entre otros factores, la salida del capital de Erste Group Bank y que desde enero de 2022 Bankia Vida se registra por el método de integración global. Las comisiones recurrentes se incrementan un 2,1% en tasa interanual debido, principalmente, a una mayor transaccionalidad y al aumento de operaciones de medios de pago, que compensan el impacto de la unificación de los programas de fidelización de clientes de CaixaBank y Bankia.

Por el lado de los costes, en estos nueve primeros meses de 2022, CaixaBank ha conseguido una reducción de los gastos de administración y amortización recurrentes (-5,9% interanual) apoyada en la consecución de sinergias asociadas a la integración de Bankia. En concreto, los gastos de personal (caen un 8,5%) reflejan los ahorros tras la salida de empleados en el marco del Acuerdo Laboral, en tanto que los gastos generales, que se reducen un 6,6%, reflejan la materialización de sinergias.

El ejercicio ha estado marcado por un crecimiento del crédito tanto en clientes particulares como empresas, con un incremento de la cartera de crédito sana (se excluyen los saldos dudosos) de 11.491 millones (3,4% en el año), hasta alcanzar los 351.462 millones de euros. En particular, la cartera sana de empresas crece un 7%, en consumo lo hace un 3,6% y en hipotecas, un 0,8%. En nueva producción destaca la intensa comercialización de hipotecas a particulares donde se duplican las concesiones respecto al mismo periodo del año anterior, alcanzando los 10.527 millones de euros, impulsadas por MyHome, el ecosistema de soluciones de CaixaBank con todo lo necesario para el hogar. La cuota de nueva producción de hipotecas en España se sitúa en el 23%.

En crédito hipotecario, cabe recordar la apuesta de la entidad por los préstamos a tipo fijo, como elemento que da seguridad al cliente de lo que va a pagar durante toda la vida del préstamo. En los últimos siete años, el 72% de la cartera para adquisición de vivienda se ha formalizado a tipo fijo, y supera el 90% en los nueve primeros meses de este año.

Por su parte, en crédito al consumo la nueva financiación fue de 7.681 millones de euros entre enero y septiembre de 2022, lo que supone un aumento del 23% en comparación con el mismo periodo del año anterior. Respecto a la financiación a empresas, la nueva producción en estos nueve primeros meses roza los 32.000 millones de euros, con un incremento del 47% en tasa interanual, gracias a un modelo próximo y especializado para acompañar al tejido industrial.
Los recursos totales de clientes se sitúan en 612.504 millones (caen un 1,2% en el año, si bien crecen un 1,8% sin el efecto mercado). Por su parte, los activos bajo gestión alcanzan los 144.133 millones de euros. Su evolución (-8,8% en el año y -0,8% en el trimestre) viene marcada por un contexto de fuerte volatilidad en los mercados. Pese a ello, destacan las captaciones netas de recursos por importe de 10.948 millones. Con estas cifras, CaixaBank lidera las suscripciones netas de fondos en el mercado español y aumenta su cuota de mercado en los principales productos de ahorro a largo plazo.
Además, en su compromiso de ofrecer el mejor servicio y experiencia al cliente, durante este año CaixaBank ha seguido ampliando su catálogo de nuevas soluciones. Recientemente, ha lanzado MyBox Jubilación, un servicio donde el cliente establece un capital objetivo para la jubilación y un plan de ahorro mensual para alcanzarlo, que combina la liquidez y las ventajas fiscales con la protección familiar.

Las cifras que hoy ha publicado CaixaBank reflejan una buena gestión del riesgo, tal y como muestra la nueva bajada en la ratio de mora, que se reduce hasta el 3% y se sitúa en niveles mínimos que no se alcanzaban desde 2008. Los saldos dudosos descienden hasta los 11.643 millones de euros tras la buena evolución de los indicadores de calidad de activo y la gestión activa de la morosidad, con una reducción de 1.991 millones de euros en el año y de 782 millones en el trimestre. El coste del riesgo en los últimos 12 meses continúa en niveles reducidos (0,23%).
Los fondos para insolvencias se sitúan a cierre de septiembre en 7.867 millones de euros, y la ratio de cobertura mejora, sube cinco puntos y llega al 68%. Durante este año, se han registrado menores dotaciones para insolvencias (-11,1%) y también baja la partida de otras dotaciones (-45,7%).

Teniendo en cuenta que las incertidumbres macroeconómicas todavía están latentes, CaixaBank dispone de un fondo colectivo de provisiones por importe de 1.257 millones de euros, que se ha mantenido estable en el trimestre.
En cuanto a la evolución de los préstamos parcialmente avalados por el Instituto de Crédito Oficial (ICO), un 28% del total ya ha sido amortizado o cancelado. Del resto, un 95% está ya amortizando principal y tan solo un 4,4% está clasificado como morosidad.

Entre enero y septiembre, CaixaBank ha mantenido su sólida posición de capital y liquidez. La ratio de solvencia CET1 se sitúa en el 12,4% (12,1% sin aplicación de los ajustes transitorios de IFRS9) tras el impacto extraordinario del programa de recompra de acciones Share BuyBack (-83 puntos básicos, correspondientes a la deducción total del importe máximo autorizado de 1.800 millones de euros). Frente a esto, la entidad ha logrado una generación orgánica de capital en los nueve primeros meses del ejercicio de 92 puntos básicos.
Además de fortaleza de capital, la entidad cuenta con una estructura holgada y cómoda de liquidez; con unos activos líquidos totales de 141.981 millones de euros y un Liquidity Coverage Ratio (LCR) del 276%, muy por encima del mínimo regulatorio requerido del 100%.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda