CaixaBank financia el acceso al “kit digital”

01 de marzo de 2022

CaixaBank facilita a sus clientes acceder al programa del ‘Kit Digital’ impulsado por el Gobierno en el marco de los Fondos Next Generation de la Unión Europea, a través del acompañamiento en la tramitación, el anticipo de la ayuda para el ‘agente digitalizador’ y complementando la financiación necesaria para llevar a cabo el proyecto de digitalización.

Compartir en:

El objetivo del ‘Kit Digital’, dotado con más de 3.000 millones de euros, es modernizar el tejido productivo español a través de la digitalización de negocios de autónomos y pymes durante los próximos tres años. Gracias a este programa, recibirán un bono digital, cuya cuantía puede llegar hasta los 12.000 euros en función del número de empleados de la pyme.
CaixaBank pone a disposición de sus clientes un equipo de expertos para asesorarlos, analizar sus necesidades y acompañarlos durante todo el proceso de solicitud de la ayuda del ‘Kit Digital’.
A través de la plataforma digital de CaixaBank, desarrollada en colaboración con Minsait, una compañía de Indra, tanto clientes como no clientes pueden acceder a toda la información sobre la ayuda del ‘Kit Digital’, como los requisitos para acceder a la misma, sus posibles finalidades o el proceso de tramitación. Este buscador es accesible desde la banca digital CaixaBankNow y desde los portales de Empresas y Negocios de CaixaBank.es.
El cliente, en el caso de estar interesado en la obtención de la ayuda y necesitar apoyo en el proceso de tramitación del bono digital, dispone de un especialista de Minsait que le acompañará para que la tramitación sea ágil y sencilla.

Para los ‘agentes digitalizadores’, una vez realizada la tramitación, CaixaBank puede adelantar la ayuda para que el cliente no tenga que esperar y llevar a cabo su proceso de digitalización, y complementar la inversión en el caso de que sea necesario. De esta manera, la entidad contribuye a multiplicar la inversión que buscan los fondos públicos y, en definitiva, sigue formando parte de la recuperación económica. CaixaBank considera que puede ser un actor relevante en la distribución de las ayudas porque cuenta con amplia capilaridad y presencia en todo el territorio nacional, y con experiencia previa en la gestión de programas de ayudas o subvenciones, al tiempo que conoce las necesidades de inversión y las capacidades financieras de sus clientes.

Nuevo dividendo

El consejo de administración de CaixaBank propondrá a la junta general ordinaria de accionistas el pago de un dividendo en efectivo de 0,1463 euros brutos por acción el próximo 20 de abril y la reducción del capital en hasta un 10% mediante la amortización de acciones propias que se adquieran para ello, según ha informado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

La junta general se celebrará el próximo 8 de abril en Valencia y ofrecerá a los accionistas la posibilidad de participar a distancia, ya sea mediante asistencia telemática en tiempo real o ejerciendo sus derechos de delegación y de voto por medios de comunicación a distancia con carácter previo a la celebración del evento, que además se retransmitirá en directo a través de un enlace que se habilitará en la página web corporativa de la entidad (www.caixabank.com). El consejo someterá a la aprobación de la junta las cuentas anuales individuales y consolidadas del ejercicio 2021, el estado de información no financiera consolidado, la gestión del consejo de administración y la reelección de PwC como auditor de cuentas para el año 2023.
Asimismo, propondrá la distribución de un dividendo de 0,1463 euros por acción en efectivo, a abonar el 20 de abril, lo que supone la distribución de más de 1.179 millones de euros. Esto equivale al 50% del beneficio neto consolidado ajustado por los impactos extraordinarios relacionados con la fusión con Bankia, en línea con la política de dividendos actualmente vigente.

Teniendo en cuenta los precios actuales de cotización de la acción de CaixaBank, que se encuentran por debajo de su valor contable, el grupo ha identificado que la ejecución de un programa de recompra de acciones propias para su posterior amortización es una fórmula interesante de remuneración al accionista, que complementa a los tradicionales repartos en efectivo. Por ello, ha decidido someter a la aprobación de los accionistas la propuesta de reducir hasta un máximo del 10% del capital social (esto es un importe máximo de 806.064.703 euros, correspondiente a 806.064.703 acciones de 1 euro de valor nominal) mediante amortización de acciones propias que se adquieran en el marco de un programa de recompra de acciones que CaixaBank prevé establecer durante el ejercicio 2022.

Con esta recompra, la entidad tiene la intención de reducir su ratio de capital CET1, situada en el 13,2% a 31 de diciembre de 2021, «significativamente por encima del requerimiento regulatorio aplicable». «La elevada posición de solvencia de la sociedad permite la implementación de fórmulas que supongan un incremento de la retribución a sus accionistas a la vez que sitúa las ratios de capital en unos niveles que permiten mejorar la rentabilidad obtenida sobre el mismo», explica el banco en un informe complementario a la convocatoria de la junta.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda