Laboral Kutxa logra un beneficio consolidado de 108,8 M€

18 de febrero de 2022

Laboral Kutxa ha concluido el ejercicio 2021 con un beneficio consolidado de 108,8 millones de euros después de impuestos, lo que supone un crecimiento del 24,4% respecto al año 2020. En un comunicado de prensa, la entidad ha destacado, tras dar a conocer estos resultados, que ha logrado vencer un escenario general de «astenia» del negocio típico bancario.

Compartir en:

Laboral Kutxa ha apuntado que la menor aportación de ingresos motivada por los tipos de interés negativos se ha visto compensada por una «vigorosa» actividad en el apartado de la inversión crediticia, con un crecimiento neto acumulado del 4,8%.
También, por el «impulso» en el asesoramiento a los clientes en materia de inversiones a través de las figuras fuera de balance, que han crecido un 14,4% en su conjunto, y por el aumento de los ingresos por la prestación de servicios, que han repuntado un 15,5% . Asimismo, la entidad ha destacado que los principales indicadores reflejan la «solidez» de la cooperativa de crédito y ha subrayado que continúa liderando en solitario el ranking de solvencia dentro de su mercado natural, con un CET1 del 21,81% a cierre de año.

Igualmente ha añadido que la cartera de crédito de la entidad sigue mostrando evidencias de «buena salud», tal y como refrenda el «descenso continuado de morosidad» hasta el 2,80%.
La entidad ha indicado que sigue fiel a su tradicional prudencia en la gestión del riesgo, lo que ha posibilitado mejorar, un año más, la calidad de su cartera crediticia. Como consecuencia, se ha originado una menor necesidad de dotación a coberturas para deterioros e insolvencias durante el año.
No obstante, Laboral Kutxa ha decidido reforzar sus provisiones por un importe de 55 millones de euros a lo largo del año, con lo que la provisión registrada para hacer frente a la crisis covid-19 durante los dos últimos ejercicios alcanza los 120 millones. Según ha destacado, esa actitud prudente le confiere una posición de ventaja para afrontar «posibles impactos futuros por una eventual degradación económica».

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda