CaixaBank, al menos de momento, no contempla ninguna compra

17 de mayo de 2022

El consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, ha asegurado que el grupo no cuenta con ningún tipo de "reserva de capital escondida" para realizar fusiones y adquisiciones y ha resaltado que la entidad tiene una cuota de mercado muy elevada en España y ya está presente donde quiere estarlo, al tiempo que ha descartado que vaya a acometer nuevos ajustes de oficinas o empleo en España y Portugal durante la vigencia del Plan Estratégico 2022-2024.

Compartir en:

Así lo ha señalado durante la presentación ante analistas e inversores institucionales del nuevo Plan Estratégico 2022-2024, que contempla la generación de alrededor de 9.000 millones de capital, incluyendo los dividendos (con un 'pay out' superior al 50%), un programa de recompra de acciones de 1.800 millones de euros y el exceso de capital sobre el 12%.
En esta línea, ha descartado que la entidad esté guardando "una reserva escondida para fusiones". "Si por algún motivo hiciéramos algo, que diría que es altamente improbable, siempre hemos dicho que si en algún punto hay una operación que tiene sentido tienes que hacerla sobre la base del mercado y que si se necesita capital, hay que ver si los accionistas están dispuestos a proporcionarlo: si no, significa que no tiene sentido".

En la rueda de prensa posterior, el presidente de CaixaBank, Goirigolzarri, ha añadido que el plan no contempla ninguna expansión internacional, solo un gran esfuerzo en CIB en cuanto a la banca corporativa. "Si por expansión internacional entiendes fusión o adquisición, no está contemplado en este plan", ha asegurado.

Respecto a la remuneración del accionista, han comentado que "hay un 'pay out' mínimo del 50% y el resto va a ser decisión del consejo entre pago, recompra de acciones o una combinación de ambas. Tenemos que mantener esa flexibilidad como consejo y creo que es lo correcto desde ese punto de vista. Obviamente, hay ventajas e inconvenientes, hay accionistas que prefieren pagos, otros prefieren esas recompras de acciones que pueden ser más atractivas en algunos momentos (...). Mi expectativa es que será una combinación, que ese programa de recompra de acciones hoy publicado no será el último, o eso espero. Cómo se presenta la distribución final queda por decidir y lo decidiremos cuando llegue el momento", ha explicado ante los analistas.

En otro orden de cosa Gortázar han descartado que se vaya a acometer una nueva reestructuración de plantillas u oficinas."Ya lo hemos hecho, más de 6.500 personas se han ido del grupo, muchas sucursales se han cerrado y no es poco. Hay que verlo como algo muy importante, porque lo hemos hecho en 12 meses, ha sido un gran esfuerzo y nos hemos preparado ahora para los siguientes tres años gracias a ese esfuerzo. Por tanto, es algo que no pensamos que pueda ocurrir en el siguiente periodo".
Por otra parte, ante la pregunta sobre un posible retorno a la sede de Barcelona, Goirigolzarri, ha reafirmado la vocación de la entidad de mantener la sede social en Valencia. Barcelona, que dejó de ser la que marcaba el domicilio social durante años, hasta el referéndum independentista, difícilmente recuperara su papel y, por tanto, se quedará únicamente como sede operativa junto a la de Madrid. En cualquier caso, el primer ejecutivo del banco no anticipa ningún tipo de desestabilidad institucional como el desencadenado en 2017.
Respecto a las previsiones economía, utilizadas para le elaboración del plan estratégico, Gortázar, ha negado rotundamente que estén siendo muy optimistas en el cálculo de sus previsiones para el Plan Estratégico 2022-2024. “En realidad, son conservadoras y se alinean con todo los organizamos, tanto internacionales como nacionales. CaixaBank prevé un crecimiento acumulado del Producto Interior Bruto (PIB) del 10,5% para el final de su hoja de ruta a tres años vista. Por tanto no es optimismo, sino nuestro realismo alineado con autoridades".

En relación a los fondos europeos Next Generation, Goirigolzarri ha precisado que no tiene la sensación de que exista un problema, a pesar de que es consciente de que el proceso de llegada de los fondos esté llegando más lento de lo previsto. "La cuestión es que realmente lleguen y se inviertan en proyectos transformadores", ha remarcado, a la vez que ha insistido en el papel de la banca para canalizar este dinero gracias a su capilaridad, su experiencia y formación y su capacidad para movilizar grandes masas monetarias.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda