MIENTRAS LA BANCA LUCHA POR LO RENOVABLE

Las compras del BCE favorecen a los países mas presionados

04 de agosto de 2022

El BCE favoreció claramente a los países más presionados por el alza de las primas de riesgo durante el mes de julio a través de sus programas de compras. Lo hizo en el tradicional de compras de deuda soberana y en especial a través del programa extraordinario PEPP, lanzado a causa de la pandemia.

Compartir en:

La institución puso fin a las compras netas del PEPP al final de marzo, dentro del proceso de normalización de su política por el que ha comenzado a subir los tipos, de entrada en 50 puntos básicos en julio. Pero continúa reinvirtiendo los vencimientos. También los del programa tradicional –denominado APP–. Y es a través de estos vehículos con los que ha intervenido en julio en el mercado, mientras preparaba el nuevo instrumento para combatir el alza desordenada de las primas de riesgo, presentado el 21 de julio.

La primera línea de defensa ante el alza del riesgo país –especialmente inquietante en el caso de Italia– ha sido el uso del PEPP, que ha puesto el foco directo en los bonos italianos durante el mes de julio. Según los últimos datos publicados por el BCE, la institución realizó compras netas de bonos italianos por 9.762 millones de euros, a los que se sumaron otros 2.256 millones de euros en compras netas del programa tradicional de adquisición de deuda soberana. A estas compras, se añadieron en julio en el programa PEPP otros 5.914 millones en compras netas de deuda soberana española, 1.089 millones en deuda griega y 514 millones de bonos portugueses. En definitiva, un total de 17.279 millones de euros destinados a la deuda soberana de los países del sur de la zona euro, los más sensibles a la retirada de estímulos de la zona euro y a los que va dirigido el nuevo instrumento con el que combatir el riesgo de fragmentación, bautizado como Instrumento para la Protección de la Transmisión (TPI por sus siglas en inglés).

En paralelo a esas compras, el BCE realizó en julio ventas netas de la deuda soberana de los países del euro con mejor perfil crediticio, con el objetivo de contribuir a rebajar las primas de riesgo. Las ventas netas de deuda soberana alemana en el programa PEPP fueron las más numerosas, por 14.279 millones de euros en el mes. Vendió otros 3.383 millones netos en bonos soberanos de Holanda y otros 1.213 millones de bonos franceses. En definitiva, el BCE empleó en julio el programa PEPP para vender deuda de los países core del euro por 18.875 millones. Al margen del PEPP, las ventas netas de deuda alemana también fueron las más cuantiosas en el programa tradicional APP, por 3.649 millones de euros, seguidas de 3.065 millones en deuda holandesa. El BCE ha defendido desde el primer momento que la flexibilidad del programa PEPP era su primera línea de defensa para frenar las alzas de las primas de riesgo, aunque insuficiente para devolver la calma al mercado. El anuncio del programa antifragmentación TPI, por una cuantía ilimitada y sujeto a cierta condicionalidad, sí ha logrado de entrada moderarlas.

BBVA récord trimestral 14.500 M€ en financiación sostenible

BBVA ha financiado cerca de 14.500 millones de euros entre abril y junio de 2022, un 50% más que en el mismo periodo del año anterior. Es el trimestre con mayor importe movilizado. Además, desde 2018 ha financiado un total de casi 112.000 millones de euros y supera así la mitad de su compromiso hasta 2025 fijado en 200.000 millones de euros.

BBVA ya registró un récord de financiación sostenible en el primer trimestre del año con la financiación de más de 11.000 millones de euros, por lo que estas últimas cifras suponen el segundo récord consecutivo. En julio de 2021, y ante las buenas perspectivas, anunció la duplicación de objetivo inicial de financiación sostenible. De los casi 112.000 millones de euros que BBVA ha canalizado desde 2018, un 77% se ha destinado a cambio climático y un 23% a crecimiento inclusivo. El 72% de la financiación se destinó a préstamos, el 19% a bonos, un 4% para fondos de inversión, y un 5% para ‘project finance’. Por segmentos, el 65% se canalizó a negocios mayoristas del Grupo (CIB); el 19% a empresas, el 11% a minoristas; y el 5% canalizado por la Fundación Microfinanzas BBVA.

En cambio climático, a 30 de junio de 2022, destaca especialmente el buen comportamiento de la financiación minorista relacionada con la eficiencia energética (hipotecas verdes, paneles solares y electrodomésticos eficientes), que se ha triplicado en este trimestre respecto al mismo trimestre del año pasado. En este trimestre destacan también las cifras aportadas por Turquía, que duplica su movilización en eficiencia energética en comparación con el trimestre anterior de 2022.

En otro orden de cosas, la financiación minorista relacionada con la movilidad sostenible, con líneas de financiación para la adquisición de vehículos híbridos y eléctricos ha crecido un 67% respecto al trimestre anterior. Colombia ha sido fundamental al canalizar más de una cuarta parte de este total. En financiación a empresas en movilidad sostenible, BBVA México multiplica por 7 sus cifras en relación al mismo trimestre del año anterior. En crecimiento inclusivo también se han realizado grandes avances, especialmente en financiación de infraestructuras inclusivas, como transportes colectivos no contaminantes, viviendas sociales o infraestructuras de salud, donde España representa un papel importante con una contribución aproximada del 90% sobre el total.

Santander lidera la financiación de proyectos renovables a nivel mundial

Santander ha acelerado en su negocio de financiación de proyectos de energía renovable. Entre enero y junio, la entidad ha concedido 2.400 millones de euros en 33 operaciones y ha alcanzado una cuota de mercado a nivel mundial del 6,4%, lo que le convierte en el banco líder a nivel global, según un ranking elaborado por la consultora Infralogic.

Los nuevos proyectos renovables ('greenfield') financiados o asesorados en 2021 supusieron una capacidad instalada de 13.604 megavatios (MW) y tienen por objetivo evitar la emisión de 251 millones de toneladas de dióxido de carbono (CO2). Además, estos proyectos tienen una capacidad de generación de energía eléctrica equivalente al consumo anual de 9,2 millones de hogares. A su vez, los proyectos relativos a ampliación o mejora de renovables ya existentes ('brownfield') se tradujeron una capacidad instalada de 1.776 MW.
Santander también ha anunciado tres nuevos objetivos intermedios de descarbonización de sus carteras con horizonte temporal 2030: reducción del 29% de las emisiones absolutas financiadas en el sector de la energía; reducción del 33% de la intensidad de las emisiones financiadas en el sector de la aviación, y del 32% en el sector del acero.

Está previsto que Santander comunique antes de marzo de 2024 sus objetivos intermedios de descarbonización para el resto de carteras más intensivas en emisiones del grupo: sector inmobiliario, fabricación de vehículos, financiación de vehículos, cemento, agricultura y resto de subsectores.
Asimismo, el grupo bancario mantiene su compromiso de destinar a financiación verde 220.000 millones de euros entre 2019 y 2030, y ha establecido, además, un objetivo intermedio de 120.000 millones para 2025. De este importe, la división de banca de inversión y corporativa del grupo (Santander CIB) ya había movilizado 74.400 millones de euros a junio de 2022, tal y como se recoge en el informe Climate Finance Report.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda