BBVA invierte 20 millones de dólares en Lowercarbon Capital

19 de abril de 2022

Se trata de un fondo enfocado a las empresas a que capturan de carbono por lo que invierte en compañías que desarrollan tecnologías para reducir las emisiones de CO2, eliminarlo de la atmósfera y enfriar así la temperatura del planeta. A través del mismo, se pretende acelerar la captura de miles de millones de toneladas de CO2 gracias a las más innovadoras tecnologías.

Compartir en:

Uber, Instagram, Twitter y Google son algunas de las compañías en las que, en sus orígenes, invirtieron los fundadores de Lowercase Capital y Lowercarbon Capital. Chris y Crystal Sacca llevan años apostando por ‘startups’ innovadoras, primero centradas en tecnología y, más recientemente, en la lucha contra el cambio climático. Conocidos inversores, activistas y filántropos en EE.UU., dedican gran parte de su esfuerzo a la protección del medioambiente.

Lowercarbon, con sede en Estados Unidos, cuenta con una amplia cartera de inversiones, centradas principalmente en cuatro áreas: energía, clima, movilidad y agrotecnología. Algunas de estas empresas han alcanzado el estatus de unicornio, es decir, están valoradas en más de 1.000 millones de dólares, como las ‘startups’ Commonwealth Fusion Systems y Solugen. Este fondo cuenta con un equipo con experiencia en inversiones de capital riesgo, liderado por sus fundadores, Chris y Crystal Sacca.
El cambio climático es la mayor disrupción a la que se enfrenta la economía actualmente, y BBVA considera que también supone una enorme oportunidad. Este reto requiere un gran esfuerzo innovador, así como una ingente cantidad de capital para financiarlo. En concreto, se estima que hasta 2050 será necesaria una inversión global de 275 billones de dólares, más del 8% del PIB mundial durante esos próximos 30 años, para lograr la descarbonización de la economía, según McKinsey.

Una empresa emergente noruega ha encontrado la fórmula para reparar carreteras de forma sostenible. Con una máquina especial se tritura la capa superior del pavimento y luego un pegamento vegetal mantiene unido el asfalto. El proceso hace que las carreteras se vuelven negativas en carbono. Además, en muchos casos, las tecnologías necesarias para hacer frente al cambio climático están siendo desarrolladas por empresas en una etapa muy embrionaria, como es el caso de aquellas que desarrollan soluciones y tecnologías de captura de carbono.
Por todo ello, tanto las entidades financieras como el sector del capital riesgo han comenzado a interesarse por las inversiones relacionadas con el clima.
En 2021, según los datos de la Agencia Internacional de la Energía, se emitieron 33.000 millones de toneladas de CO2 equivalente (una unidad de medida que equipara a todos los gases de efecto inveinvernadero). Las concentraciones de CO2 en la atmósfera están hoy en 420 partes por millón, cuando en 1960 estaban por debajo de las 320.
La captura de carbono de la atmósfera es clave para alcanzar el ambicioso objetivo de cero emisiones netas de gases de efecto invernadero en 2050 como fecha límite, en línea con los objetivos de la ciencia y el Acuerdo de París, y resulta fundamental para poder acometer una transición energética ordenada.
En marzo de 2022, el banco citaba en su presentación sobre Estrategia de Sostenibilidad de BBVA, una serie de oportunidades para poder aprovechar y posicionarse de manera correcta ante la importante disrupción que supone el cambio climático. Estas oportunidades se encuentran en los sectores del petróleo y gas, la electricidad, la construcción e infraestructuras, el transporte, la minería y metales, la agricultura, la industria química y los mercados de carbono.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda