BBVA crece en sostenibilidad

09 de febrero de 2022

BBVA ha acelerado el ritmo de financiación destinada a proyectos relacionados con la sostenibilidad, tanto de acción climática, como los que contribuyen a un crecimiento económico inclusivo. En 2021, el banco canalizó 35.400 millones de euros en finanzas sostenibles, un 72% más que en 2020, y suma 86.000 millones desde que anunció su compromiso de financiación sostenible en 2018. Esta cantidad es un 43% del objetivo total anunciado: 200.000 millones de euros para el periodo 2018-2022

Compartir en:

En el último año, BBVA ha acelerado su Compromiso 2025 de financiación sostenible, gracias al refuerzo de la oferta de producto en los segmentos mayorista y minorista. Si en 2020 el incremento respecto a 2019 fue de un 13%, en 2021 el crecimiento interanual ha sido de un 72%.

Los 86.000 millones de euros de originación sostenible entre 2018 y 2021 se han destinado a los dos ejes que guían el compromiso y el propósito de BBVA en el ámbito de la sostenibilidad: el 80% a acción climática y el 20% a crecimiento inclusivo.
BBVA incorpora los riesgos y oportunidades del cambio climático en sus decisiones de inversión y financiación. El banco impulsa la sostenibilidad en cada una de sus operaciones y productos. Actualmente, cuenta con un catálogo de alternativas sostenibles para todos sus productos en España y continuará este camino en el resto de las zonas geográficas en las que opera. BBVA ha puesto a disposición de los clientes particulares digitales en España la calculadora de huella de carbono, ya desarrollada para empresas en 2020. BBVA —junto a la entidad surcoreana KB Financial Group— ha obtenido la puntuación más alta de su sector en el Dow Jones Sustainability Index (DJSI) y se convierte así en el banco más sostenible del mundo, según este índice. Es la primera vez que BBVA alcanza el puesto más alto en este ranking de referencia internacional, después de ocupar la segunda plaza en los dos últimos años.

El ‘Compromiso 2025’ de BBVA está basado en tres líneas de actuación: financiar para contribuir a frenar el cambio climático e impulsar un crecimiento inclusivo que no deje a nadie atrás, mediante la canalización de 200.000 millones de euros entre 2018 y 2025; integrar los riesgos ambientales y sociales asociados a la actividad del banco para minimizar los potenciales impactos negativos directos e indirectos; e involucrar a todos los grupos de interés para impulsar de forma colectiva la contribución del sector financiero al desarrollo sostenible.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda