Santander beneficio atribuido de 8.124 M€

02 de febrero de 2022

Banco Santander obtuvo un beneficio atribuido de 8.124 millones de euros en 2021, frente a unas pérdidas de 8.771 millones el año anterior, cuando el banco realizó una actualización del fondo de comercio y de los activos fiscales diferidos (DTAs) sin efecto en caja. El beneficio atribuido de 2021 es un 25% superior en euros corrientes al obtenido en 2019, antes de la pandemia.

Compartir en:

Excluido el cargo neto por valor de 530 millones de euros por costes de reestructuración realizado en el primer trimestre de 2021, el beneficio ordinario en 2021 fue de 8.654 millones, un 78% más que el año anterior. En el cuarto trimestre estanco, el banco obtuvo un beneficio atribuido y ordinario de 2.275 millones de euros, un 5% más que el trimestre anterior y el mejor resultado ordinario trimestral en 12 años.

En este contexto, la presidenta Botin ha comentado, "los resultados de 2021 muestranuna vez más el valor de nuestra escala ydiversificación, con una presencia equilibrada entre mercados desarrollados y emergentes, lo que nos permite aumentar el beneficio atribuido un 25% con respecto a 2019, antes de la pandemia. Aumentan con fuerza los ingresos en todos los negocios. En particular, destacan Estados Unidos y Reino Unido, mientras que en Brasil y Chile tenemos los bancos más rentables entre los competidores. Estos resultados son mérito del gran trabajo de todos los empleados.

En 2021, conseguimos un beneficio antes de impuestos récord en la historia del banco al alcanzar los 15.260 millones de euros gracias a nuestra disciplina en la asignación de capital, la gestión prudente del riesgo y una mejora en la eficiencia y solidez del balance.

El foco constante en la relación con el cliente nos ha permitido aumentar la actividad y mejorar la calidad de servicio. El número de clientes ha aumentado en cinco millones y seguirá creciendo gracias a las capacidades globales de PagoNxt y Digital Consumer Bank.

Aspiramos a un crecimiento rentable y responsable. Las cuestiones medioambientales, sociales y de gobernanza tienen cada vez mayor importancia para nuestros grupos de interés. Por eso, en los próximos años apoyaremos a nuestros clientes en su transición hacia una economía verde, impulsando la inclusión y el empoderamiento financiero, y manteniendo siempre un buen equilibrio entre el corto y el largo plazo.

Vamos en línea para alcanzar los objetivos a medio plazo que nos pusimos en 2019, pese a la pandemia, y en 2022 esperamos lograr un RoTE por encima del 13%, una ratio de eficiencia de en torno al 45% y una ratio de capital CET1 ‘fully loaded’ de alrededor del 12%.

 

La retribución al accionista es importante para Santander y en 2021 ha sido el primer año que ofrecemos recompra de acciones como parte de su remuneración. Tenemos el objetivo de distribuir el 40%3 del beneficio ordinario en 2022 con dividendos en efectivo y recompra de acciones."

 

Un repunte de la actividad, con un crecimiento de los préstamos del 4% y de los depósitos del 6% que permitió un sólido aumento del margen de intereses y de los ingresos por comisiones, impulsó estos buenos resultados. También ha habido una mejora de la calidad del crédito, lo que normaliza el nivel de dotaciones para insolvencias, que bajan un 37%. Esta reducción se debe en parte a una liberación de provisiones constituidas para hacer frente a la pandemia por valor de unos 750 millones de euros, gracias al crecimiento en las economías en las que opera Santander y la buena evolución de la cartera de crédito. Las unidades de todo el grupo siguieron centrándose en el apoyo a los clientes, el impulso del crecimiento de los ingresos, la gestión eficaz del margen de intereses y el control de costes.

Los resultados reflejan las ventajas de la diversificación geográfica y de negocios de Santander, con sus tres regiones (Europa, Norteamérica y Sudamérica) contribuyendo de forma similar al beneficio total del grupo. El beneficio ordinario se duplicó en Europa, hasta los 2.978 millones de euros (+110%), y Norteamérica, hasta 3.053 millones (+109%), mientras que en Sudamérica creció un 24%, hasta los 3.328 millones de euros. Digital Consumer Bank también creció de forma significativa (+16%) hasta los 1.332 millones de euros.

El beneficio ordinario antes de impuestos marcó su récord al situarse en los 15.260 millones de euros, un 65% más que el año anterior. Por su parte, los impuestos sobre beneficios alcanzaron los 5.076 millones de euros, un 51% más, lo que se traduce en una tasa fiscal efectiva del 33%.

En cuanto a las partidas de ingresos, el margen de intereses creció un 7% en el ejercicio, debido principalmente a mayores volúmenes tanto en créditos como en depósitos, y al menor coste de estos últimos. El crecimiento del margen de intereses fue especialmente fuerte en Reino Unido (+22%), Brasil (+13%) y Chile (+10%).

 

Los ingresos por comisiones aumentaron el 8%, consecuencia de una continua recuperación desde los niveles más bajos registrados en el segundo trimestre de 2020, gracias al crecimiento en los productos de mayor valor añadido. Por ejemplo, las comisiones por operaciones con tarjeta y datáfonos aumentaron un 26% y un 38%, respectivamente. Santander Corporate & Investment Banking (Santander CIB) y los negocios de gestión de patrimonios y seguros (Wealth Management & Insurance) también registraron aumentos de doble dígito.

Como consecuencia y gracias al crecimiento en todas las regiones y casi todos los países, los ingresos totales crecieron un 7%, hasta los 46.404 millones de euros. El margen de intereses y las comisiones proporcionaron el 95% de los ingresos del grupo, lo que refleja la calidad de los resultados. Ello, sumado al control de costes, permitió un crecimiento del 9% en el beneficio antes de provisiones (margen neto), que se situó en los 24.989 millones de euros. Para 2022, el objetivo de Santander es elevar los ingresos en torno al 5%.

Los costes en términos reales (es decir, sin tener en cuenta la inflación) descendieron un 2% gracias a la gestión activa, especialmente en Europa (-3% en términos reales). La ratio de eficiencia mejoró hasta el 46,2%, 0,8 puntos porcentuales mejor que el año anterior, lo que sitúa a Santander entre los bancos más eficientes del mundo. El grupo continúa aprovechando su fortaleza global para acelerar la transformación y mejorar la productividad y eficiencia. Para 2022 se ha fijado como objetivo mejorar en un punto porcentual su ratio de eficiencia, hasta alrededor del 45%.

 

El grupo ha prestado un apoyo significativo a sus clientes durante la pandemia con diferentes medidas, como las moratorias, la concesión de crédito mediante programas públicos y otras actuaciones. Al finalizar 2021, el 99,8% de las moratorias habían expirado. El saldo vivo en moratoria se sitúa en menos de 200 millones de euros.

Los recursos de clientes alcanzaron un nuevo récord (1,07 billones de euros, +7%). Los depósitos crecieron un 6%, hasta los 882.000 millones de euros, con aumentos en la mayoría de países, y los fondos de inversión se incrementaron un 13%, hasta los 188.000 millones de euros, apuntalados por las entradas netas y la recuperación de los mercados. El crédito aumentó un 4%, hasta los 962.000 millones de euros, con crecimientos del 3% en Europa y Norteamérica, y del 12% en Sudamérica. En Digital Consumer Bank, el crédito nuevo repuntó un 10%.

El uso de servicios digitales siguió subiendo en el trimestre. Santander tiene ya 47,4 millones de clientes digitales (+12%) tras crecer en cinco millones durante el año. El 54% de las ventas se realizaron a través de canales digitales durante el ejercicio, frente al 44% de 2020. En los bancos principales del grupo, el 76% de las transacciones se hizo digitalmente, frente al 55% en 2019. En total, el grupo cuenta con 153 millones de clientes en todo el mundo (cinco millones más en el año).

 

El foco en la vinculación de clientes y la innovación digital ha contribuido a que Santander se sitúe entre las tres primeras entidades más recomendadas por los clientes en ocho mercados, de acuerdo con clasificaciones de net promoter score (NPS), al tiempo que mejora la eficiencia operativa.

Estos resultados dieron lugar a una rentabilidad sobre el capital tangible (RoTE) del 11,96% (RoTE ordinario, 12,7%), es decir, por encima del coste de capital, y un beneficio por acción (BPA) ordinario de 47 céntimos de euro, un 79% más. El valor contable tangible (TNAV) por acción en diciembre de 2021 alcanzó los 4,12 euros, tras crecer 0,33 euros en el año.

El balance se ha mantenido sólido. La ratio de mora bajó cinco puntos básicos en el año, hasta el 3,16%, y la ratio de cobertura se situó en el 71%. El coste del crédito (lo que el banco provisiona en función de la pérdida esperada de la cartera) fue mejor de lo previsto, con una reducción de 51 puntos básicos respecto al año pasado, hasta el 0,77%, gracias a las menores dotaciones, que totalizaron 7.436 millones de euros, un 37% menos.

La ratio de capital CET1 fully loaded (totalmente implantada) de Santander creció hasta el 12,12% y el grupo espera mantener una CET1 fully loaded de en torno al 12% de cara al futuro. Si se incluyen las deducciones por la adquisición de minoritarios de SCUSA, operación cerrada el 31 de enero de 2022, y la adquisición de Amherst Pierpont, que se encuentra pendiente de cierre, de aprobación regulatoria y otras condiciones, la ratio CET1 fully loaded proforma sería del ~12%. La ratio de capital CET1 phased-in (transitoria) era del 12,51% al cierre del año 2021.

A final de julio del pasado año, la Autoridad Bancaria Europea (EBA) hizo públicos los resultados de las pruebas de estrés a las que se sometieron los principales bancos de la Unión Europea. Como conclusión, en el escenario adverso, Santander destruiría 240 puntos básicos de CET1 phased-in, en comparación con los casi 480 puntos básicos de sus competidores y los casi 500 puntos básicos de promedio del sistema bancario europeo. Adicionalmente, en este escenario adverso, las proyecciones acumuladas de los resultados de Santander arrojarían un beneficio de casi mil millones de euros, lo que le convierte en el único banco entre los comparables que ofrece un resultado positivo en este escenario.

El pasado septiembre, el banco anunció su política de retribución al accionista relativa a los resultados de 2021, que establece una remuneración total de aproximadamente el 40% del beneficio ordinario, dividida a partes iguales entre dividendo en efectivo y recompra de acciones, con dos abonos: un pago a cuenta en noviembre de 2021 y, sujeto a las autorizaciones internas y regulatorias pertinentes, un pago final durante 2022. De acuerdo con esta política, en el cuarto trimestre Santander ha distribuido un pago a cuenta de los resultados de 2021 de unos 1.700 millones de euros, repartido entre un dividendo en efectivo de 4,85 céntimos de euro por acción y una recompra de acciones por 841 millones de euros. Esta retribución ya se ha hecho efectiva y en las próximas semanas se anunciará una retribución adicional con cargo a 2021. A largo plazo, el banco aspira a aumentar la remuneración total al accionista por encima del 40%, con aproximadamente el 50% a través de la recompra de acciones y un dividendo en efectivo cada vez mayor, al tiempo que mantiene una ratio de capital CET1 fully loaded de en torno al 12%. 

 

La aplicación de la política de remuneración a los accionistas está sujeta a futuras decisiones internas y aprobaciones regulatorias.

Santander está apoyando la transición hacia una economía verde y recientemente ha anunciado su objetivo de lograr cero emisiones netas de carbono para 2050 y alinear su cartera de generación de energía a los objetivos del Acuerdo de París para 2030. En 2021, el banco ha sido de nuevo el líder mundial en financiación de proyectos de energía renovable por número de operaciones, de acuerdo con el índice Bloomberg Clean Energy. En 2021, Santander ha movilizado 27.000 millones de euros en financiación verde, lo que eleva hasta los 61.000 millones de euros el total desde 2019. Santander tiene el compromiso de alcanzar los 120.000 millones de euros en financiación verde para 2025.

Además, el banco se ha comprometido a la inclusión financiera de 10 millones de personas hasta 2025. Desde 2019, ya lo ha hecho con más de siete millones. Sólo en 2021, ha concedido con este objetivo más de 500 millones de euros, de los que el 70% ha sido para mujeres emprendedoras. Santander ha ayudado a 1,4 millones de microemprendedores desde 2019 en ocho países latinoamericanos (en Chile, Perú and Colombia desde 2021).

 

• Los ingresos en 2021 ascendieron a 46.404 millones de euros, un 7% más que el año anterior en euros constantes, gracias al crecimiento de clientes (+5 millones) y a la mejora de actividad en todas las regiones y todos los negocios.

• El margen neto creció un 9% interanual en euros constantes, hasta los 24.989 millones de euros, impulsado por el fuerte aumento de los créditos (+4%) y los depósitos (+6%).

• Las regiones de Europa y Norteamérica duplicaron su beneficio ordinario, un 110% y un 109% en euros constantes, respectivamente, mientras que en Sudamérica creció un 24%.

• El fuerte crecimiento en el uso de servicios digitales (el 76% de las transacciones en los principales bancos del grupo se hizo digitalmente, frente al 55% en 2019) ha contribuido a mejorar la eficiencia y la satisfacción del cliente. Santander tiene una de las mejores ratios de eficiencia (46,2%) del sector y está entre los bancos más recomendados en ocho de sus principales mercados, de acuerdo con clasificaciones de net promoter score (NPS).

• Las unidades fintech del banco crecieron de forma significativa: Openbank alcanzó los 1,7 millones de clientes en cinco mercados (+80% de crecimiento interanual fuera de España), dobló el número de hipotecas formalizadas y logró el mejor NPS de España. PagoNxt aumentó sus ingresos un 47% en 2021 en euros constantes y espera incrementarlos un 50% en 2022.

• Las dotaciones caen un 37% en euros constantes tras una liberación de unos 750 millones de euros de provisiones constituidas en 2020. El coste del crédito siguió mejorando y se sitúa en el 0,77%, frente al 1,28% de 2020.

• Estos resultados dieron lugar a un retorno sobre el capital tangible (RoTE) ordinario del 12,7%, es decir, por encima del coste de capital, y a un valor contable tangible (TNAV) por acción de 4,12 euros tras crecer 0,33 euros en el año.

• La ratio de capital CET1 fully loaded se situó en el 12,12%. El banco tiene el objetivo de mantenerla en torno al 12% en el futuro.

• Santander anunció en septiembre su decisión de fijar una retribución a cuenta de los resultados de 2021 de aproximadamente 1.700 millones de euros, con un dividendo en efectivo de 4,85 céntimos de euro por acción y una recompra de acciones por valor de 841 millones, que ya se han completado. En las próximas semanas se anunciará una retribución adicional con cargo a los resultados de 2021.

• En 2022, Santander tiene el objetivo de aumentar los ingresos en torno al 5%, de lograr una ratio de eficiencia de aproximadamente el 45% y un RoTE por encima del 13%, y de retribuir a los accionistas con el 40%2 del beneficio ordinario.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda