La banca se auto protege ampliando sus “colchones de liquidez”

21 de agosto de 2022

Los principales grupos bancarios españoles (Santander, BBVA, CaixaBank y Banco Sabadell) elevaron un 2,5% sus colchones de activos líquidos de alta calidad a cierre del segundo trimestre respecto al mismo periodo de 2021, hasta los 646.800 millones de euros, si bien los habían reducido un 0,8% en comparación con el pasado mes de marzo, según los datos de los informes remitidos por las entidades a la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

Compartir en:

Este colchón debe estar compuesto por activos que puedan transformarse en efectivo de manera rápida e inmediata y cuya pérdida de valor sea escasa o nula, según se recoge en la regulación bancaria del Comité de Basilea. Se trata de una medida impulsada tras la crisis financiera de 2008 y cuyo objetivo es que los bancos puedan responder rápidamente a una crisis de liquidez.

El Comité de Basilea estableció que estos activos deben estar libres de cargas, tener escaso riesgo y volatilidad, una facilidad y una certeza de su valoración, baja correlación con activos de riesgo, y cotizar en mercados reconocidos y desarrollados, entre otras características. Es decir, son aquellos que, incluso en periodos de graves tensiones financieras, mantienen su capacidad de generar liquidez. Así, se incluyen tanto el dinero en efectivo como las reservas en bancos centrales, los pagarés a empresas o los bonos garantizados.

Además, este fondo se utiliza para calcular el coeficiente de cobertura de liquidez (LCR, por sus siglas en inglés). En concreto, esta ratio mide la relación entre este colchón de liquidez y las salidas de efectivo que puede tener que afrontar durante un período de 30 días de tensiones de liquidez.
La normativa bancaria exige que, en periodos donde no se produzcan esas tensiones, esta ratio sea de al menos el 100% para las entidades con negocio internacional, lo que implica que los fondos de activos líquidos de alta calidad deberán ser al menos iguales que las salidas netas de efectivo esperadas en un periodo de crisis de liquidez.

La regulación del Comité de Basilea contempla que, en esas épocas de tensiones financieras, los bancos utilicen estos fondos de activos y puedan reducir la ratio de cobertura de liquidez por debajo del 100%, como ya sucedió durante la pandemia de Covid-19. En marzo de 2020, el Banco Central Europeo relajó el umbral de la ratio para permitir a los bancos de la eurozona que echasen mano al colchón de liquidez, si bien el coeficiente de cobertura para la zona euro no solo disminuyó, sino que se elevó por encima del 170%, frente al 140% registrado antes de la pandemia. En diciembre de 2021, el banco central anunció que no prorrogaría la relajación de los requerimientos de liquidez, por lo que los bancos volvieron a estar obligados a mantener una ratio LCR por encima del 100%.

De las cuatro entidades analizadas, Santander es la única que ha aumentado su fondo de activos líquidos de alta calidad tanto con respecto a marzo como en la comparación con el año pasado. A 30 de junio, tenía un colchón de 297.100 millones de euros, un 2,0% más frente al dato de marzo, cuando el fondo cerró en los 291.200 millones de euros, mientras que con respecto a junio de 2021, el colchón aumentó un 10,2%. Con esta cifra, su ratio LCR se situó en el 165% a cierre del primer semestre, frente al 157% registrado a finales de marzo y al 164% de junio de 2021, manteniéndose siempre por encima del 100% requerido por la regulación.

CaixaBank es la segunda entidad con mayor colchón de liquidez tras Santander, con 161.451 millones de euros en activos líquidos de alta calidad, aunque esta cifra supone una caída del 5,1% frente a marzo y del 0,3% con respecto a junio de 2021.
En cuanto a la ratio LCR, duplicaba el mínimo exigido del 100%, al situarse en el 312% a cierre del sexto mes del año, si bien se redujo con respecto a periodos anteriores: a cierre del primer trimestre de este año, la ratio era del 315%, mientras en junio de 2021 se situaba en el 333%.

Por su parte, BBVA redujo un 0,7% su fondo de activos líquidos de alta calidad con respecto a marzo, hasta los 133.700 millones de euros, mientras que la caída frente a junio de 2021 fue del 9,7%. No obstante, su ratio LCR se elevó al 170% a 30 de junio de este año, frente al dato de marzo, cuando se situó en el 152%.

Por último, Sabadell tenía a cierre de junio un colchón de liquidez de alta calidad de 54.570 millones de euros, un 3,1% menos que en marzo, aunque si se compara con junio de 2021, aumentó un 5,6%. A cierre del periodo, su ratio LCR era del 225%, frente al 235% de marzo y al 220% de junio de 2021.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda