CaixaBank apuesta por el hidrogeno renovable

22 de noviembre de 2021

CaixaBank, en su compromiso por acelerar la transición hacia una economía baja en carbono y alcanzar la neutralidad de emisiones de CO2 en 2050, se ha unido a European Clean Hydrogen Alliance, organismo dependiente de la Comisión Europea.

Compartir en:

La Alianza tiene como objetivo promover y desarrollar la producción de hidrógeno renovable como motor de descarbonización de áreas como el transporte, la industria y sectores económicos necesarios para alcanzar el compromiso asumido por la Unión Europea. La European Clean Hydrogen Alliance está integrada en la hoja de ruta del hidrógeno de la Comisión Europea, que contempla movilizar un volumen relevante de inversión para alcanzar los objetivos climáticos fijados. Entre ellos, cabe destacar los 2.600 millones de euros que se destinarán a proyectos de producción, distribución y aplicación de hidrógeno renovable, que generarán más de cinco millones de empleos y favorecerán la reducción de 560 Mt de emisiones de CO2 al año. Esta iniciativa aglutina a la industria, autoridades y entes públicos nacionales y locales, la sociedad civil y otras entidades.
Con más de 900 miembros, los participantes se organizan en seis grupos de trabajo, donde se debate en foros temáticos la agenda de inversiones, la cartera de proyectos y la movilización de recursos para instalar al menos 6 GW de electrolizadores de hidrógeno renovable en la Unión Europea para 2024 y 40 GW para 2030.
Asimismo, la estrategia de la Alianza establece su límite temporal en 2050, momento en el cual las tecnologías de hidrógeno renovable estarán desplegadas a gran escala.

El hidrógeno es el elemento químico más abundante en la naturaleza, fundamentalmente presente en el agua. Utilizando agua del mar, mediante el proceso de electrólisis, se descompone la molécula del agua, extrayendo el hidrógeno. Cuando en este proceso se utiliza energía de origen renovable, se denomina hidrógeno verde, el cual no emite CO2 en su proceso productivo. Se puede almacenar y transportar tanto en estado líquido como gasesoso, que se presentan como las alternativas más viables según sus usos.
El hidrógeno es una pieza clave para lograr la descarbonización en sectores especialmente intensivos en emisiones como el industrial y el transporte. Su alta capacidad energética y la posibilidad de producirlo sin emitir CO2, lo convierte en la principal apuesta para descarbonizar el transporte pesado o de larga distancia, además de su potencial uso como fuente energética y materia prima para la industria en general.

Por otro lado, la agenda del Gobierno español y el plan de recuperación pasa por financiar, en los próximos tres años, proyectos de hidrógeno verde por valor de 1.555 millones de euros. El crecimiento en la producción de hidrógeno será impulsado por la regulación en materia de descarbonización, los Fondos Next Generation EU y por el liderazgo de las empresas europeas en el proceso global de transición.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda