El BdE pide un pacto de rentas para «capear» la inflación

29 de noviembre de 2021

"Lo que no puede suceder es que acabemos generando un círculo vicioso en el que los salarios intenten recuperar todo el poder adquisitivo perdido", avisa el gobernador, Hernández de Cos. El gobernador del Banco de España, pide un pacto de rentas para «capear» el incremento temporal de la inflación con el objetivo de evitar un problema estructural.

Compartir en:

«Nuestro escenario central sigue siendo que esto tiene un componente transitorio muy importante», pero recuerda el papel que juega la negociación salarial. El incremento de la inflación, sobre todo derivado de la energía, consiste en un deterioro de la relación real de intercambio, ya que España no produce y la tiene que importar.
«Aquí no hay ganadores, lo único que podemos hacer es repartir la pérdida y en ese ‘repartir la pérdida’, lo que no puede suceder es que acabemos generando un círculo vicioso en el que los salarios intenten recuperar todo el poder adquisitivo perdido», argumenta. Para evitar ese círculo vicioso, propone este pacto de rentas en el que «por una parte, márgenes empresariales, por otra parte, salarios, y una parte cubierta con déficit público para ayudar a los más vulnerables», permitan afrontar la inflación para que no se acabe generando en un problema estructural.

«Es exógeno, pero que se convierta en solo temporal depende mucho de los agentes económicos», avisa. Además, señala que todos los argumentos van a favor de mantener los estímulos porque los «riesgos de una anticipación son mayores que de una retirada más tardía».La recuperación «no es todavía lo suficientemente sólida» y que en todas las previsiones macroeconómicas las perspectivas de los mercados están por debajo de su objetivo de inflación.
El programa de compras de emergencia por la pandemia (PEPP), previsto hasta marzo, está ligado a la evolución de la pandemia, y el resto de instrumentos de política monetaria, como los programas de financiación a largo plazo de los bancos y los tipos de interés, quedan sujetos a lograr la inflación del 2% de manera sostenida.

Los tipos no aumentarán hasta que el Banco Central Europeo (BCE) no tenga una previsión a 18 meses superior al 2%, que la previsión a medio plazo se mantenga por encima del 2% y que la inflación subyacente observada «sea consistente con esa convergencia hacia el 2%». «Por tanto, no cabe esperar incrementos de los tipos de interés en esos momentos», concluye.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda
Otros artículos de Redacción y Agencias