El capital riesgo cierra con un 20% de crecimiento

21 de enero de 2022

La inversión del private equity en 2021 cerró en 7.494 millones, un 20% por encima de las cifras del año anterior. La cifra —repartida en 841 operaciones, un 1% más que en 2020— queda solo por debajo de los 8.521 millones de 2019.

Compartir en:

La vuelta del inversor internacional y de las grandes operaciones tras el parón en 2020 por el estallido de la pandemia ha respaldado las cifras. Los inversores extranjeros han invertido 6.000 millones de los 7.500 millones del sector y han protagonizado 217 operaciones frente a las 841 a nivel total. Una cifra que en número de inversiones está en máximos históricos. Las grandes operaciones, con un valor superior a los 100 millones, se han incrementado un 40% frente al dato de 2020, hasta superar los 4.000 millones. Entre estas han destacado la compra de Urbaser por Platinum Capital, la de Restaurant Brands Iberia por Cinven o de Suanfarma por Archimed.

Por sectores, las compañías tecnológicas acaparan más de la mitad de la inversión, respaldadas por el alza del venture capital. Destaca también el peso que toman las compañías ligadas a la sanidad y la recuperación del interés por los servicios, que pasan de representar en 2020 apenas un 20% de la inversión total a más del 40% en 2021, gracias a la operación de Urbaser.
El venture capital, por su parte, experimentó en 2021 un año histórico. La inversión en startups españolas se duplicó el año pasado y no solo marcó el mejor año de la historia y superó la barrera de los 1.000 millones de euros por primera vez, sino que se encaramó hasta los 1.942 millones. Destacan importantes rondas de financiación protagonizadas por JobandTalent, Wallapop, Wallbox, Logtrust y Copado, que han dejado una nueva hornada de unicornios made in Spain.
En cuanto a las cifras de captación de fondos, ha alcanzado los 2.600 millones, con un crecimiento del 20%.El sector conserva un potente tesoro en modo de capital listo para invertir (drypowder, en la jerga), que supera los 5.000 millones. El presidente de Adcri, Aquilino Peña, considera que esta cifra garantiza que la buena salud del sector durante varios años y le da estabilidad.

Las desinversiones, en cambio, han caído un 8%, hasta los 1.500 millones, repartidos en 238 operaciones. Las ventas a pérdidas (writte-offs, en la jerga) se han mantenido, sin embargo, en mínimos. Peña lo ha atribuido al complicado momento del mercado, afectado aún por la pandemia, para realizar estas operaciones.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda