Circular del BdE sobre la central de riesgos

07 de noviembre de 2012

El Banco de España ha enviado a las entidades financieras una extensa circular en la que refuerza el papel de la central de información de riesgos (CIR), conforme a las exigencias de la Comisión Europea. Las entidades estarán obligadas a aportar cientos de datos de cada operación crediticia.

Compartir en:

Uno de los requisitos de Bruselas para inyectar los hasta 100.000 M€ para tapar los agujeros del sistema financiero español -que finalmente se quedarán por debajo de los 40.000 millones estimados por el ministro de Economía- es "perfeccionar los mecanismos de identificación de riesgos y de gestión de crisis".
Así consta en el pliego de condiciones que el Gobierno firmó con el Eurogrupo y al que España dará respuesta primero con una Orden Ministerial y después con una circular del Banco de España, que acaba de ser remitida a las entidades financieras. El objetivo es reforzar el papel de la central de información de riesgos (CIR), un organismo que fue creado en 1962 para unificar los datos sobre eventuales peligros de las operaciones de crédito de los bancos, las cajas y el resto de entidades de crédito. Su funcionamiento ha sido reformulado con sucesivas órdenes ministeriales, de 1971, 1984 y 1990 y 2004.
La nueva norma que propone el Banco de España, y que estará en periodo de consultas hasta el 14 de diciembre, es muy extensa y detalla punto por punto la información que las entidades deben comunicar a la CIR.Uno de los cambios sustanciales respecto a la anterior regulación es que, ahora, las entidades financieras deberán ofrecer mucha más información sobre las operaciones crediticias con un importe inferior a 6.000 euros. En estos supuestos, se deberá especificar si se trata de un descubierto, un anticipo de nómina o un pago con tarjeta de crédito.
El grado de detalle es tal, que desde las divisiones de riesgos de varias entidades financieras aseguran que tardarán bastante tiempo en recabar toda la información requerida.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda
Otros artículos de Redacción y Agencias