BANCA: beneficio neto de mas de 9.300 m€

11 de febrero de 2022

Ante el nuevo escenario macroeconómico, la gran banca española (Santander Esp., BBVA Esp., CaixaBank Esp., B.Sabadell Esp., Unicaja Banco y Bankinter) continúa con un ascenso en sus resultados. El informe del ejercicio 2021 sobre Banca, elaborado por Neovantas, presenta un Beneficio Neto agregado, en la actividad bancaria española de 9.353 millones de euros lo que supone un aumento de 219,9 % interanual.

Compartir en:

Todas las entidades nacionales han experimentado incrementos en sus resultados respecto a 2020. Destacan CaixaBank Esp. (+320,5% i.a.) por la plusvalía contable de 4.300 millones de euros de Bankia y los 1.319 millones de euros del ERE, y Bankinter (+320,4% i.a.) por la distribución de Línea Directa. Según Cortina, Presidente de Neovantas, "en el ejercicio 2021 se terminan de acometer los esfuerzos de reestructuración planteados por los grandes bancos, relacionados, principalmente, con la reducción de oficinas y empleados, quedando prácticamente solo pendientes los ajustes de la fusión derivada de Unicaja y Liberbank". Y añade, "hay que destacar también que durante este año la morosidad bancaria se ha mantenido en niveles similares a los del anterior, situándose por debajo del 4,5%. Toda esta evolución positiva de resultados ha impulsado la valoración en Bolsa de las entidades españolas, revalorizándose como media en un 34% en 2021. Esto ha supuesto que retomen el reparto de dividendos, con niveles que van desde el 40% de Santander, a casi el 60% de CaixaBank de sus beneficios".

El informe destaca que en 2021 los Ingresos Recurrentes (Margen de intereses + Comisiones netas), es decir, los puramente bancarios, han aumentado a nivel agregado un 11,1% respecto al mismo periodo del año pasado, ya que tanto los márgenes de intereses agregados de 17.624 millones de euros (+5,3% i.a.), como las comisiones netas agregadas de 10.517 millones de euros (+22,3%) han aumentado con respecto al mismo periodo de 2020. Esto sin duda se debe a la mejora de la situación económica, que se deriva de lo que parece el fin de la pandemia, que ha supuesto la relajación de restricciones, lo que inevitablemente ha dado un empujón a la economía. Por lo que respecta a las perspectivas para 2022, este será el año de asentar las reestructuraciones acometidas e impulsar la acción comercial en un entorno post COVID-19 que, en un principio, se dibuja favorable. Esto hará que los resultados puedan ser mejores que los de 2021 y que sus valores en Bolsa sigan creciendo, en la medida que los retos venideros se puedan gestionar razonablemente, como son los tipos de interés, que subirán con un previsible impacto mixto, lo que provocará un impulso rápido de los márgenes de intereses, pero por otro lado, podría producir una cierta contención de la solicitud de préstamos.

En este contexto, puede haber un posible aumento de la morosidad, a medida que finalicen en 2022 las moratorias y los periodos de carencia, que se aplicaron durante la pandemia, si bien no se espera que supere el 7% en ningún caso. Otro reto para las entidades bancarias son los nuevos entrantes, que se irán afianzando aún mas, sobre todo los que ya operan en el mercado (ej: Klarna, N26, Robinhood o Revolut) y, presumiblemente, emergerán con más fuerza alguno de los pequeños, todavía poco conocidos (ej. Rebellion Pay).
La regulación seguirá endureciendo los puntos como la utilización y protección de datos y el compromiso con la sostenibilidad, así como con los nuevos productos emergentes (ej: criptomonedas). Además, se irán perfilando las reglas del juego para los nuevos entrantes (ej. Fintech), ya que aún no tienen la regulación clara y de ello dependerá su evolución. Otro aspecto importante en el sector será la gestión del talento, con la capacitación de nuevos perfiles como programadores, analistas de datos, entre otros, y su retención.

La morosidad puede dispararse al 7%

La consultora, también estima un aumento de la morosidad a medida que finalicen las moratorias y los periodos de carencia de los créditos con aval del Instituto de Crédito Oficial, pero "no se espera que supere el 7% en ningún caso".
La morosidad media de la banca podría ascender en 2022 hasta el 7%, si bien no sobrepasaría este nivel, según el Informe anual 2021 y perspectivas para 2022 del sector bancario elaborado por Neovantas. En concreto, la consultora señala que este año «puede haber un posible aumento de la morosidad», a medida que finalicen las moratorias y los periodos de carencia de los créditos con aval del Instituto de Crédito Oficial (ICO), si bien «no se espera que supere el 7% en ningún caso».
Además, Neovantas señala que este año será el ejercicio en el que el sector bancario español asiente las reestructuraciones acometidas e impulse su acción comercial en un entorno ‘post Covid-19’, que «en principio, se dibuja favorable».

Nuevo reto, nuevos competidores

Otro reto para la banca española será la entrada de nuevos actores al mercado, al tiempo que se produce un afianzamiento de los ya presentes, como Klarna, N26, Robinhood o Revolut. «Presumiblemente, emergerán con más fuerza alguno de los pequeños, todavía poco conocidos, como Rebellion Pay», agrega.
Por último, Neovantas prevé que la regulación siga endureciendo los puntos como la utilización y protección de datos y el compromiso con la sostenibilidad, así como con los nuevos productos emergentes, como, por ejemplos, las criptomonedas.
En este entorno, afirma que las entidades que emergerán en el sector financiero como «líderes» serán «las que exploren sus datos incorporando también proactivamente la información desestructurada, oral y escrita, aportando a sus procesos, productos y servicios y demás actuaciones una óptica conductual, para reducir la brecha entre la intención (lo que piensan) y el comportamiento (lo que terminan haciendo) deseado en todos sus participantes».

Compartir en:

Crónica económica te recomienda