BdE regula mediante una circular la información sobre la conducta de mercado

02 de diciembre de 2021

La Circular entrará en vigor a los veinte días de su publicación, pero las entidades dispondrán hasta el 31 de diciembre de 2022 para completar el registro de reclamaciones. // Circular 4/2021, de 25 de noviembre, del Banco de España.

Compartir en:

El BOE de 1 de diciembre publica la Circular 4/2021, de 25 de noviembre, del Banco de España, a entidades de crédito y otras entidades supervisadas, sobre modelos de estados reservados en materia de conducta de mercado, transparencia y protección de la clientela, y sobre el registro de reclamaciones. La circular tiene por objeto fijar el contenido y la periodicidad de los modelos de estados reservados en materia de conducta de mercado, transparencia y protección de la clientela (en adelante, estados reservados en materia de conducta) que deberán remitir al Banco de España las entidades obligadas. Asimismo, se determina el contenido mínimo de la información que dichas entidades deberán tener a disposición del Banco de España en materia de reclamaciones.

La conducta de las entidades supervisadas y la forma en la que estas se relacionan con sus clientes son elementos esenciales para el correcto funcionamiento del sistema financiero y para mantener un modelo de negocio viable y sostenible en el medio y largo plazo, ya que las consideraciones reputacionales tienen una gran relevancia en esta actividad. Corresponde al Banco de España la supervisión del cumplimiento de las normas de ordenación y disciplina bancaria en materia de conducta y transparencia informativa, así como la supervisión del cumplimiento de las buenas prácticas bancarias.
La circular lleva índice y consta de 8 normas, una disposición adicional, otra derogatoria, una final y dos anejos. Tiene 57 páginas.

La circular entrará en vigor a los veinte días de su publicación, pero las entidades dispondrán hasta el 31 de diciembre de 2022 para completar el registro de reclamaciones. Las entidades deberán incluir en dicho registro, al menos, todas las reclamaciones recibidas cuya fecha de presentación sea posterior al 30 de junio de 2022. Los primeros estados reservados en materia de conducta que se han de remitir al Banco de España serán los correspondientes al segundo semestre de 2022, e incluirán, en su caso, los estados regulados en la Circular 5/2020, de 25 de noviembre, que las entidades de crédito y sucursales en España de entidades de crédito deban remitir.

Ámbito de aplicación

La circular será de aplicación a los siguientes tipos de entidades:

– Las entidades de crédito, excluido el ICO.
– Los establecimientos financieros de crédito, incluidos los híbridos.
– Las entidades de pago, incluidas las de carácter híbrido.
– Las entidades que prestan servicios de pago acogidas al régimen de exención.
– Las entidades de dinero electrónico, incluidas las de carácter híbrido.
– Las entidades prestadoras del servicio de información sobre cuentas.
– Los titulares de establecimientos de compra y venta de moneda extranjera.
– Los prestamistas inmobiliarios e intermediarios de crédito inmobiliario sometidos a la supervisión del Banco de España.
– Las sucursales en España de las entidades de crédito y de las entidades de pago y entidades de dinero electrónico que estén autorizadas en un Estado miembro de la Unión Europea o en un tercer Estado.

Información en materia de conducta

Las entidades deberán enviar al Banco de España, de acuerdo con los criterios que se indican en la circular, los estados reservados en materia de conducta, en los formatos que se incluyen en su anejo 1.

Toda la información sobre los productos comercializados y los servicios bancarios, incluidos los servicios de pagos, prestados a su clientela deberá estar perfectamente identificada en la base de datos de las entidades, de la que se obtendrá con claridad la información contenida en los diferentes estados en materia de conducta así como en el registro de reclamaciones, que se derivan de una norma de obligado cumplimiento y que deban facilitar o tener a disposición del Banco de España, con objeto de que este pueda cumplir con las funciones de supervisión de conducta de entidades, transparencia y protección de la clientela que tiene asignadas. Las entidades pondrán la máxima diligencia en la confección de sus estados reservados y en los mecanismos de comunicación al Banco de España, con objeto de evitar rectificaciones posteriores y con el fin de garantizar la exactitud, calidad y suficiencia de la información recogida internamente y comunicada al Banco de España.
Las entidades deben contar con procedimientos de control interno que les permitan identificar y evaluar los riesgos a los que están expuestas en materia de conducta y asegurar la exactitud, calidad y suficiencia de la información remitida al Banco de España.

Deberán tener un registro de reclamaciones

Las entidades financieras deberán disponer de un registro de reclamaciones a disposición del Banco de España en 2023 y remitir semestralmente al supervisor estados reservados en materia de conducta, con información detallada por productos, comisiones, ingresos por intereses y reclamaciones.


El registro de reclamaciones deberá completarse antes del 31 de diciembre de 2022 e incluir todas las reclamaciones presentadas a partir del 30 de junio de ese año, mientras que el primer envío de estados reservados de información en materia de conducta se hará en marzo de 2023 y contendrá
la información del segundo semestre de 2022. Así lo establece la Circular 4/2021, de 25 de noviembre, del Banco e España, a entidades de crédito y otras entidades supervisadas, sobre modelos de estados reservados en materia de conducta de mercado, transparencia y protección de la clientela, y sobre el registro de reclamaciones, publicada este miércoles en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

La nueva circular es de aplicación a las entidades de crédito (excluido el ICO), los establecimientos financieros de crédito, las entidades de pago, las entidades de dinero electrónico, las prestadoras del servicio de información sobre cuentas, los titulares de establecimientos de compra y venta de moneda extranjera, los prestamistas inmobiliarios, los intermediarios de crédito inmobiliario y las sucursales en España de las entidades de crédito, de pago o de dinero electrónico que estén autorizadas en un estado miembro de la Unión Europea o en un tercer estado.

Debido a las diferencias de tipología y tamaño entre las entidades a las que se dirige la circular, se ha previsto un régimen simplificado de los requerimientos de estados reservados en materia de conducta para incorporar el principio de proporcionalidad en la norma. El Banco de España explica que, en el desarrollo de su labor de supervisión del cumplimiento de las normas bancarias de conducta y transparencia informativa, resulta necesario que las entidades elaboren unos estados reservados en materia de conducta y dispongan de un registro de reclamaciones a disposición del supervisor bancario.

"La norma responde a la necesidad de contar con un marco de información completa y estandarizada en materia de conducta de mercado, transparencia y protección de la clientela de entidades supervisadas, con un mayorm desglose de la información disponible de las entidades", señala.Los estados que las entidades deben remitir semestralmente al Banco de España se estructuran por productos, por comisiones e ingresos por intereses y por reclamaciones. Además, se incluye un estado específico sobre la actividad de los prestamistas inmobiliarios y de los intermediarios de crédito inmobiliario.
Las entidades deberán enviar al Banco de España los primeros estados reservados de conducta en marzo de 2023, con datos del segundo semestre de 2022. En cuanto al registro de reclamaciones, solo será obligatorio cuando las entidades tengan clientes que sean personas físicas. Los datos deberán star disponibles hasta seis años después de la fecha de presentación de la reclamación y ser puestos a disposición del Banco de España cuando sea requerido.

Las entidades tendrán hasta el 31 de diciembre de 2022 para completar el registro de reclamaciones, que deberá incluir, al menos, todas las reclamaciones presentadas a partir del 30 de junio de 2022.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda