La Fed sube los tipos un 0.75%

28 de julio de 2022

El banco central estadounidense ha incrementado los tipos de interés de referencia 75 puntos básicos por segunda reunión consecutiva con el objetivo de frenar la inflación. Con este nuevo incremento, el instituto emisor ha situado el precio del dinero en el rango de entre el 2,25% y el 2,50%. En lo que va de 2022, la Fed ha incrementado los tipos 225 puntos básicos para poner coto a la escalada de los precios.

Compartir en:

El índice de precios al consumo (IPC) de EEUU alcanzó el 9,1% en tasa interanual en junio. No se registraba un nivel similar desde 1981. La presión inflacionista se ha incrementado en los últimos meses -desde el 8,3% registrado en abril- lo que deja claro que, al menos hasta ahora, la subida de los precios no ha tocado techo. Esta ha sido la cuarta reunión del Comité Federal del Mercado Abierto de la Fed (FOMC, por sus siglas en inglés) en la que sus miembros han elevado el precio del dinero. Y lo han hecho cada vez a un ritmo más elevado. El incremento acometido en marzo fue de 25 puntos básicos, mientras que el de mayo ya alcanzó los 50.

La Fed pisó aún más el acelerador en junio, cuando subió el precio del dinero en 75 puntos básicos por primera vez desde 1994. Aunque las previsiones apuntaban a un alza de la misma proporción en esta reunión, el mercado ha barajado la posibilidad de una subida de 100 puntos básicos.
Con esta última subida, los tipos en EEUU han alcanzado niveles no vistos desde 2008. En ese momento, el banco central estadounidense estaba inmerso en un ciclo de descensos que se extendió desde mediados de 2006 hasta finales de 2015, cuando los volvió a subir de nuevo.

La Fed ha incrementado tipos 75 puntos básicos un día antes de que se conozca el producto interior bruto (PIB) de EEUU correspondiente al segundo trimestre del año. El país podría haber entrado ya en recesión técnica, concepto con el que se señala el crecimiento negativo durante dos trimestres consecutivos.Ya entre enero y marzo, la economía estadounidense se contrajo un 0,4% respecto a los tres meses anteriores. La caída fue del 1,6% frente al mismo periodo del año anterior. A pesar de que el Fondo Monetario Internacional (FMI) no cree que EEUU entre en recesión ni este año ni en 2023, el organismo ha advertido de que un "pequeño schok podría ser suficiente" para que tenga lugar ese escenario.

En cualquier caso, el FMI ha reducido sus previsiones sobre la economía estadounidense. Ahora espera que crezca un 2,3% este año y un 1% el que viene. Las estimaciones son 1,4 y 1,3 puntos inferiores a las que el organismo publicó en abril.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda