JUNTA DE ACCIONITAS

Goirigolzarri: “CaixaBank tiene el objetivo de liderar la transformación del sector bancario"

08 de abril de 2022

El presidente de CaixaBank ha explicado que “el entorno económico con el que empezábamos este ejercicio 2022 era claramente positivo”, si bien “la invasión de Ucrania ha producido un cambio radical de escenario”. “Esperamos que la recuperación continúe este año, aunque la incertidumbre sobre la evolución de la economía global y la europea en particular es muy alta”, ha admitido, y ha augurado un crecimiento del 4,2% en el PIB español este año, con una inflación media anual del 6,8%.

Compartir en:

El presidente de CaixaBank, ha asegurado en su intervención en la Junta General Ordinaria de Accionistas que el objetivo de la entidad “es liderar la transformación de la banca española”. En este sentido, ha señalado que CaixaBank, tras la exitosa integración de Bankia, es líder del mercado en volumen de negocio, con unas cuotas de mercado “muy notables” y cuenta con “un importante colchón de liquidez, lo que es fundamental en situaciones de volatilidad y de gran incertidumbre”.


Para Goirigolzarri, “en este contexto de alta incertidumbre, el sector bancario español en general tiene una posición muy distinta a la situación en la que nos encontrábamos en la última crisis financiera. Y dentro del sector, la situación de partida de CaixaBank es diferencial”, gracias a que parte de un nivel de “gran solvencia, con unos ratios de capital muy por encima de los requisitos regulatorios, lo que nos permite afrontar posibles riesgos”.

“Afrontamos el futuro desde la serenidad que conforma una excelente situación de partida”, ha indicado, aunque también ha señalado que “somos muy conscientes de que tenemos que seguir trabajando duramente, no sólo para defender estas fortalezas sino también para seguir reforzándolas”.
El presidente de CaixaBank ha hecho balance de la integración de Bankia, un proceso que ha puesto en valor, al completarse “en tiempo récord la mayor integración de la historia bancaria de España” y manteniendo el foco en el negocio.

Según Goirigolzarri, la fusión “nos ha posicionado como el principal grupo financiero en nuestro país y que cuenta con la confianza de más de 20 millones de clientes en España y Portugal”. “Desde un punto de vista financiero, nos ha permitido alcanzar los tres objetivos que nos marcamos hace un año: dotarnos de tamaño crítico, mantener una fuerte solidez financiera y alcanzar un modelo de rentabilidad sostenible”. Una vez finalizado ese proceso, ha explicado el presidente, CaixaBank trabaja con un modelo que busca la sostenibilidad del proyecto, no solo apoyada en los resultados financieros sino también en cómo se consiguen.
“Nuestros objetivos van más allá de las métricas financieras”, ha destacado Goirigolzarri, quien ha reseñado que el modelo de gestión del banco se fundamenta en un “excelente” gobierno corporativo, unos clientes satisfechos, un equipo comprometido y un “fuerte compromiso con la sociedad a la que servimos”.

En ese sentido, ha detallado que “no es posible construir un proyecto excelente sostenible en el tiempo si no se basa en un excelente gobierno corporativo”. Con ese objetivo, se ha propuesto a la Junta varias modificaciones estatutarias y reglamentarias, entre las que se encuentra “la supresión del voto de calidad del presidente en caso de empate en las votaciones de las reuniones del Consejo”, y la actualización de la política de remuneraciones, que, “además de incluir otras adaptaciones normativas, simplifica y da claridad al modelo de retribución variable manteniendo la retribución global, y amplía de uno a tres años el período de limitación para los consejeros ejecutivos para la transmisión de acciones”.

En cuanto al segundo pilar de la gestión del banco, el servicio a los clientes, Goirigolzarri ha defendido “un modelo que se basa en la cercanía de estar presentes en más de 2.200 municipios y contar con la red de oficinas y cajeros más extensa de España”. Todo ello con “la vocación de construir relaciones a largo plazo con nuestros clientes, independientemente de su edad, grado de digitalización o del canal que elijan para relacionarse con nosotros”.
Por eso, ha señalado, “este año hemos seguido adaptando y reforzando nuestro modelo comercial, con el objetivo de mejorar nuestro servicio hacia los colectivos menos digitalizados, como el colectivo senior, en el que contamos con cuatro millones de clientes que son absolutamente prioritarios para nosotros”.


• El presidente de CaixaBank ha subrayado que, tras la exitosa integración de Bankia, la entidad es líder del mercado en volumen de negocio y cuenta con “un importante colchón de liquidez, lo que es fundamental en situaciones de volatilidad y de gran incertidumbre”.
• Goirigolzarri resalta que CaixaBank parte de una situación de “gran solvencia, con unos ratios de capital muy por encima de los requisitos regulatorios”.
• “Este año hemos seguido adaptando y reforzando nuestro modelo comercial, con el objetivo de mejorar nuestro servicio hacia los colectivos menos digitalizados, como el senior, en el que contamos con cuatro millones de clientes que son absolutamente prioritarios”, ha asegurado.
• Gonzalo Gortázar, consejero delegado de la entidad, ha explicado que “2021 ha sido un año extraordinario y positivo, pues, además de ejecutar la integración, hemos cumplido con los objetivos internos en términos de actividad comercial, cuenta de resultados y fortaleza financiera”. Además, Gortázar ha subrayado que “el foco de CaixaBank está totalmente puesto en el cliente: vivimos por y para nuestros clientes”.
• Respecto a los retos de 2022, Gortázar ha afirmado que “iniciamos el ejercicio con el desafío de consolidar nuestro crecimiento y de seguir apoyando la economía con soluciones y con cercanía a nuestros clientes”.
• La Junta de Accionistas de CaixaBank vota el reparto de un dividendo total de 1.179 millones de euros, que se pagará a partir del 20 de abril, y la renovación de Tomás Muniesa como consejero dominical y vicepresidente y de Eduardo Javier Sanchiz como consejero independiente.


El presidente y el consejero delegado de CaixaBank han mostrado su apoyo al pueblo ucraniano y han trasladado el compromiso para ayudar a las personas afectadas por la guerra. “Más allá de las importantes consecuencias geoestratégicas y económicas, nos encontramos ante un drama humano con miles de víctimas mortales y millones de personas desplazadas”, ha señalado Goirigolzarri, quien se ha mostrado convencido de que “los efectos de esta invasión superan con creces el impacto a corto plazo que estamos viendo en nuestras economías”. “No cabe duda de que lo que estamos viviendo va a suponer cambios geoestratégicos de enorme calado para el mundo y, muy en especial, para Europa”, ya que “la Unión Europea ha sido consciente de forma abrupta de la necesidad de una mayor unidad y de fortalecer una autonomía estratégica en los ámbitos energético, de defensa o de los datos”, ha aseverado.

“Estos cambios -ha continuado- van a afectar también a la estrategia de muchas empresas porque los paradigmas en los que se asentaban están en un claro proceso de revisión. El impacto en la redefinición de las cadenas de suministros es un claro ejemplo”. El presidente ha recordado que, para ayudar a paliar los efectos a corto plazo de la invasión para los ciudadanos de Ucrania, el banco ha facilitado las transferencias sin coste hacia Ucrania y que los clientes de bancos ucranianos pueden utilizar gratis los cajeros de CaixaBank.
Además, la entidad ha puesto en marcha una plataforma de donativos, en colaboración con distintas ONG, y la red de Voluntarios de CaixaBank en todo el territorio también ha impulsado iniciativas de ayuda humanitaria, tanto en la recogida de medicamentos, como de productos de primera necesidad. A todo ello se une que la Asociación de Voluntarios de CaixaBank ha fletado diez autobuses para traer a España a más de 400 personas afectadas por el conflicto.

Entre lo acuerdos de la Junta destaca el reparto de un dividendo con cargo a los beneficios del ejercicio 2021 de 0,1463 euros por acción, que se hará efectivo a partir del próximo 20 de abril. De esta manera, la entidad abonará a sus accionistas 1.179 millones de euros, importe que equivale al 50% del beneficio neto consolidado ajustado por los impactos extraordinarios relacionados con la fusión con Bankia.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda