La deuda de empresas y hogares crece

11 de julio de 2022

La deuda de empresas y hogares aumentó levemente, un 0,3%, en el primer trimestre de 2022 en términos interanuales, aunque en porcentaje del Producto Interior Bruto se redujo hasta el 134,7%, según se refleja en las Cuentas Financieras de la Economía Española publicadas por el Banco de España.

Compartir en:

En concreto, la deuda consolidada de las empresas y de los hogares e ISFLSH alcanzó 1,664 billones de euros en el primer trimestre de 2022, un 0,3% por encima de los 1,659 billones registrados un año antes y un 3,5% superior al nivel del mismo trimestre de 2020, al final del cual comenzó la pandemia. En términos del PIB, la ratio indica una moderación del endeudamiento hasta el 134,7%, frente al 149,1% de marzo de 2021, aunque sigue estando por encima del 130,2% de marzo de 2020.
El Banco de España explica que las empresas y los hogares contribuyeron de distinta forma a esta evolución. La deuda consolidada de las sociedades no financieras se mantuvo estable, desde los 960.900 millones en marzo de 2021 a los 960.400 millones en marzo de 2022. En términos del PIB se redujo hasta el 77,7%, frente al 86,4% de marzo de 2021, aunque se situó aún por encima de la ratio del 73,2% del mismo trimestre de 2020 (si se incluyese la deuda interempresarial, la ratio sería un 100,8%, frente a 109,4% y 93,4%, respectivamente).

La deuda de los hogares e ISFLSH pasó de 697.600 millones en marzo de 2021 a 703.900 millones en el mismo trimestre de 2022. La ratio sobre el PIB disminuyó hasta el 57%, porcentaje similar al del mismo período de 2020, frente al 62,7% en marzo de 2021. Las operaciones netas acumuladas en los últimos cuatro trimestres, correspondientes a la financiación consolidada recibida por las empresas y los hogares e ISFLSH, alcanzaron los 20.500 millones de euros, continuando el descenso de los últimos trimestres, en términos del PIB, hasta el 1,7%. Las sociedades no financieras captaron financiación nueva equivalente al 0,9% del PIB, después de haber experimentado porcentajes más elevados a lo largo de todo el período de pandemia, y los hogares e ISFLSH por un 0,8% del PIB.

Los activos financieros de los hogares e ISFLSH alcanzaron a finales del primer trimestre de 2022 un importe total de 2,655 billones de euros, un 3,9% superior al de un año antes. Este aumento refleja la adquisición neta de activos financieros, concentrada en depósitos y, en menor medida, en participaciones en el capital y en fondos de inversión. En relación con el PIB, los activos financieros de los hogares e ISFLSH representaron un 214,9% a finales del primer trimestre de 2022, 14,8 puntos porcentuales menos que un año antes, debido a que el incremento del PIB fue mayor que el suyo, y 24,7 puntos superior al 190,2% que suponían en marzo de 2020, que marcó un mínimo, previo a las ratios superiores observadas en el período de pandemia.

Efectivo y depósitos

Por componentes, el grueso de los activos financieros de los hogares se mantuvo en efectivo y depósitos (el 40% del total), seguido de participaciones en el capital (28%), participaciones en fondos de inversión (15%) y seguros y fondos de pensiones (14%). El componente de participaciones en fondos de inversión fue el que más incrementó su peso en los activos financieros de los hogares (en 0,6 puntos) con respecto a un año antes, mientras que el peso de los seguros y fondos de pensiones cayó (-1,2 puntos).

La riqueza financiera neta de los hogares e ISFLSH, que se obtiene deduciendo sus pasivos de sus activos financieros, se situó en 1,898 billones de euros a finales del primer trimestre de 2022, lo que supone un aumento del 4,8% respecto a un año antes. En relación con el PIB, los activos financieros netos representaron un 153,6%, ratio que fue 9,1 puntos inferior a la de un año antes, pues el aumento que experimentó el PIB fue superior al de esa riqueza. Las operaciones financieras netas de los sectores residentes (empresas, hogares, instituciones financieras y administraciones públicas) mostraron en los últimos cuatro trimestres un signo positivo (financiación neta otorgada) de 19.800 millones de euros, equivalente al 1,6% del PIB, frente al 1,2% observado un año antes.

El saldo de las Administraciones Públicas en términos del PIB fue menos negativo, situándose, en el primer trimestre de 2022 en el -5,3% del PIB y el de las sociedades no financieras se elevó hasta el 3,1% (frente a un -11,4% y un 2,1%, respectivamente, de un año antes). La tendencia hacia cifras más negativas en el caso de las Administraciones Públicas (aumentos en la captación de financiación) y más positivas en el caso de los hogares (aumentos en la provisión de financiación) que destacaba tras el inicio de la pandemia se ha revertido en los últimos trimestres, aunque en el primer caso no se ha retornado a los niveles observados en 2019.

Los sectores que muestran una caída de este neto en el último año son los hogares, hasta el 1,1% del PIB, desde un 7,5%, y las instituciones financieras, que caen hasta el 2,8% del PIB. Dentro de las instituciones financieras, el saldo del Banco de España fue de un 0,3% del PIB, el de otras instituciones financieras monetarias, un 2% del PIB, y el de las instituciones financieras no monetarias, un 0,5% del PIB.

Las ventas de turismos de ocasión acumulan una caída del 4,5%

Las ventas de turismos y todoterrenos de ocasión acumulan una caída del 4,5% hasta junio, con un total de 918.438 unidades, respecto al mismo periodo del año anterior, según datos de las
patronales Faconauto (concesionarios) y Ganvam (distribuidores oficiales e independientes).

De esta forma, en lo que va de año, por cada vehículo nuevo se han vendido 2,2 de ocasión. En junio, por su parte, las operaciones con vehículos usados retrocedieron un 4,1%, hasta situarse en las 165.181unidades, encadenando cinco meses en negativo como consecuencia de la falta de stock, sobre todo, de modelos
jóvenes. En este sentido, los datos muestran cómo las operaciones con vehículos de entre uno y tres años se han desplomado un 38,3% en lo que va de año, lastrando el conjunto del mercado.
Por canales, empresas, alquiladoras y renting no han podido renovar flota por la poca disponibilidad de producto.
De ahí que sus operaciones con vehículos de ocasión hayan retrocedido un 29,9%, un 22,6% y un 13,1%, respectivamente, en el primer semestre. En este contexto, ha sido necesario recurrir a los mercados exteriores para aprovisionarse de vehículos, lo que explica que el canal importador haya aumentado sus ventas un 51,4% hasta junio.

Seis de cada diez ventas son diésel

Respecto a las fuentes de energía, las operaciones con vehículos usados diésel -que representaron el 58,8% de las operaciones hasta junio- se contrajeron un 6,6% durante el primer semestre; mientras que los de gasolina, por su parte, cayeron un 5%, hasta situarse en las 328.774 unidades, concentrando el 36% del total.
En cuanto a las propulsiones alternativas, los modelos eléctricos puros de segunda mano, aunque apenas representan todavía el 0,7% del mercado, crecieron un 44,6% hasta junio, con 6.328 unidades. Por su parte, los diésel/eléctricos enchufables registraron un total de 1.007 unidades vendidas (+109,8%) en el primer semestre, frente a las 6.317 unidades de los gasolina/eléctricos enchufables (+33,3%).

El importe de las reducciones de capital crece un 73%

De acuerdo con el seguimiento que realiza Iberinform de los datos publicados en el Registro Mercantil, el número de reducciones de capital en el tejido empresarial ha registrado en junio un crecimiento interanual del 1,0%. En el conjunto del año, el número de reducciones registra una caída del -1,2%. A pesar de que el número de operaciones apenas ha variado, sí lo ha hecho de forma significativa su importe. Aunque cae en junio, el saldo agregado refleja un crecimiento del 73% en el primer semestre del año.

El principal motivo por el que se lleva a cabo una reducción de capital es la compensación del impacto de las pérdidas económicas en el patrimonio neto. En este sentido, la sociedad puede reducirlo con el fin de establecer una estructura financiera más acorde a su nueva situación. Madrid (53% del total) y Andalucía (otro 26%) son las Comunidades Autónomas que concentran las reducciones de capital por cuantías. Les siguen Cataluña (5%) y el País Vasco (3%). Por sectores, predominan las operaciones en el sector de construcción e inmobiliario (45% del total), seguido de financiero (33%).

Respecto a las ampliaciones de capital, de acuerdo con el seguimiento que realiza Iberinform de los datos publicados en el Registro Mercantil, el tejido empresarial ha registrado en junio una subida interanual del 0,8% en el número de operaciones y una caída del -0,3% en el conjunto del año. Los datos del Registro Mercantil muestran que los importes de las ampliaciones de capital son sensiblemente más modestos. El saldo agregado de estas operaciones que refuerzan la solvencia empresarial acumula una caída del -28% en el primer semestre del año, aunque registró un incremento en junio.

Las ampliaciones de capital constituyen en la mayoría de los casos inyecciones de liquidez a través de la captación de nuevos fondos propios mediante aportaciones de los socios. En otras ocasiones, cuando proceden de la compensación de créditos contra la sociedad o de la transformación de reservas o beneficios, no se produce dicha inyección de liquidez. Las empresas acuden a las ampliaciones de capital fundamentalmente por dos motivos: para reequilibrar su estructura financiera en el curso de una crisis económica en la que la acumulación de pérdidas amenaza su continuidad, o bien para ampliar su capacidad de inversión y crecimiento en las fases expansivas del ciclo.

Madrid (41% del total) y Cataluña (otro 18%) son las Comunidades Autónomas que concentran las ampliaciones de capital por cuantías. Les siguen Andalucía (8%) y el País Vasco (7%). Por sectores, predominan las operaciones en el sector de construcción e inmobiliario (34% del total), seguido de financiero (24%) y servicios a empresa (14%).

Compartir en:

Crónica económica te recomienda
Otros artículos de Redacción