La banca sale reforzada

28 de marzo de 2022

La banca española ha salido de la crisis del Covid-19 reforzada en sus niveles de rentabilidad, solvencia y eficiencia, pero aún se enfrenta a nuevos retos como la digitalización, la sostenibilidad y la subida de precios. Es una de las conclusiones que recoge el informe El pulso de la banca española elaborado por la consultora Alvarez & Marsal, y que se considera una referencia en el sector.

Compartir en:

El estudio analiza la evolución de los diez principales bancos españoles en términos de crecimiento, liquidez, eficiencia, riesgo, rentabilidad y solvencia a lo largo del año 2021. En ese sentido, Bankinter lidera la clasificación de los bancos con mejor rendimiento bancario en España, seguido de Kutxabank y BBVA. Por su parte, Santander, BBVA, CaixaBank, Sabadell, Bankinter, Abanca Kutxabank e Ibercaja mejoraron su puntuación financiera respecto a 2020, mientras que solo Unicaja y Cajamar las suyas.
El informe refleja que durante 2021 la rentabilidad de la banca española mejoró significativamente debido al menor ritmo de provisiones y los planes de eficiencia. Así, la rentabilidad sobre recursos propios (RoE por sus siglas en inglés) duplicó su nivel respecto al ejercicio anterior, hasta el 7,15%, alcanzando niveles prepandemia. No obstante, Alvarez & Marsal destaca que aún queda recorrido hasta alcanzar ratio de doble dígito para cubrir el coste del capital, que se sitúa en torno al 10%, una meta que se podría alcanzar en dos años si finalmente el Banco Central Europeo decide subir los tipos de interés a final de años.

Igualmente, la ratio de eficiencia del sector se sitúa entre las mejores de Europa (por debajo del 55%) debido precisamente a los cierres de oficinas y reducción plantilla acometidos en los últimos años. Aun así, la consultora precisa que los bancos se mantienen por encima del objetivo de eficiencia del 45%, que permitiría rentabilidades que devolverían las valoraciones de los bancos a niveles por encima del recogido en los libros de contabilidad.
Del mismo modo, observa niveles al alza en la productividad por sucursal de todas las entidades (Bankinter y Santander se sitúan como los bancos con mayor productividad por sucursal). En cualquier caso, la consultora recuerda que la carrera hacia la digitalización está provocando la necesidad de no dejar clientes ni espacios financieros sin atender. "Todavía hay más recorrido para recortar la red e irá de la mano de cómo se digitalizan los productos y servicios. Pero depende también de la zona, ya que en zonas rurales donde no hay tanta capacidad de digitalización hay más necesidad de oficinas para no dejar colectivos atrás", puntualiza Eduardo Areilza, director sénior de Alvarez & Marsal.

Morosidad y efecto de la guerra
Por su parte, la ratio de morosidad ha continuado la tendencia descendente de los últimos periodos, hasta situarse por debajo del 4%, gracias al descenso de préstamos dudosos. La cobertura ha aumentado hasta niveles del 63,2% por la prudente decisión de no liberar las provisiones dotadas en 2020 con motivo de la pandemia. No obstante, la consultora detalla que en comparación con la media europea (2,1%), la ratio de morosidad española sigue siendo elevada. Las entidades con mayor nivel de NPL continúan siendo Santander y Cajamar.

Además, en lo que respecta a la evolución de los niveles de morosidad, Alvarez & Marsal prevé un aumento y señala que la guerra en Ucrania añade más incertidumbre a la devolución de los créditos avalados por el ICO. "Si no hubiera estallado el conflicto entre Rusia y Ucrania, esperaríamos una continua mejora de la morosidad porque las entidades se sienten confortables con la gestión de los ICO. Los sectores que se veían afectados por el Covid se ven doblemente afectados por la situación actual, pero esperamos nuevas ayudas", indica Fernando de la Mora, director general y responsable de Alvarez & Marsal en España y Portugal.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda