Lagarde avanza un cierto deterioro de los activos bancarios

10 de noviembre de 2021

Lagarde, presidenta del Banco Central Europeo, ha comentado que "en esta etapa, es demasiado pronto para predecir la trayectoria de la calidad de los activos" de los bancos. En este sentido, ha añadido que "los indicadores adelantados ya están mostrando signos de deterioro".

Compartir en:

No obstante, ha añadido, durante su intervención en el Foro del BCE sobre supervisión bancaria, que "el impacto final sobre los préstamos en mora solo se producirá con un retraso de varios años y dependerá fundamentalmente de la solidez de la recuperación. Los bancos deben contar con controles de riesgo sólidos para estar alertas a estos riesgos y abordarlos desde el principio". "La pandemia ha sido una crisis excepcional. Pero la respuesta fue igualmente excepcional. La supervisión europea ha asegurado que, a diferencia de la última crisis, los bancos actuaran como amortiguadores, en lugar de amplificadores", ha señalado la dirigente. Para Lagarde, "se necesita una perspectiva sistémica en situaciones de estrés para evitar una excesiva dependencia del ciclo económico en el sistema financiero. Y segundo, se necesitan reglas comunes para prevenir el arbitraje regulatorio".

"Ahora que la recuperación está en marcha", ha añadido, "la supervisión europea sigue de cerca la acumulación de riesgos. Sin embargo, para que los bancos prosperen en el mundo posterior a la pandemia, también deben aceptar los cambios que ha provocado".
Lagarde ha insistido en la transitoriedad del repunte de la inflación "Estoy seguro de que esto es posible", ha comentado, "así como el sector bancario ha contribuido a una solución exitosa a esta crisis, también puede proporcionar uno para nuestro próximo desafío: facilitar la transformación de nuestras economías hacia un futuro más verde y digital".
Así, ha pedido a las entidades que apuesten por la digitalización para aumentar su rentabilidad. "Mantener el enfoque en la digitalización podría permitir a los bancos llegar a los clientes sin tener una red de sucursales densa", ha explicado Lagarde. "Se podrían introducir nuevos productos y servicios a un coste marginal muy bajo. Y los precios podrían mejorarse utilizando técnicas de datos avanzadas. En Europa, una serie de bancos exclusivamente digitales ya están liderando el camino, al mostrar cómo la digitalización puede generar mayores retornos y ayudar a mejorar la rentabilidad".

Sobre el cambio climático, ha dicho que "los riesgos inminentes asociados con el cambio climático y la degradación ambiental también exigen que los bancos adapten su forma de hacer negocios. La prueba de resistencia del BCE para toda la economía reveló que las probabilidades de incumplimiento de las carteras de préstamos corporativos de los bancos más vulnerables podrían aumentar en un 30% en un escenario en el que no se aborde el cambio climático", ha advertido. "Actualmente", ha recordado, "pocos bancos han integrado dichos riesgos en sus estrategias o procesos de gestión de riesgos existentes. Todos están todavía muy lejos de cumplir con las expectativas de supervisión que hemos establecido en nuestra guía sobre riesgos ambientales y relacionados con el clima".

"Todos sabemos que el tiempo se acaba", ha concluido. "Por lo tanto, los bancos deben actuar ahora para estar preparados para una economía neutral en carbono para 2050. Deben adaptar sus estrategias y prácticas de gestión de riesgos para garantizar que sus modelos comerciales sean resistentes a corto, mediano y largo plazo".

Compartir en:

Crónica económica te recomienda
Otros artículos de Redacción y Agencias