ING entra en la batalla por liderar la compraventa de acciones

06 de septiembre de 2022

A partir del 1 de noviembre, ING va a cobrar solo 3 euros por cada compraventa de títulos (ya sean nacionales o extranjeros) más un variable del 0,1%, con un coste máximo de 20 euros de comisión por cada operación de hasta 50.000 euros. A esto se suma un 0,5% por cambio de divisa, si fuera necesario. Hasta ahora, cobraba 8 euros para las acciones españolas y 20 euros para los títulos de otros países.

Compartir en:

Esta tarifa es la básica. Pero si el usuario realiza más de 15 operaciones al trimestre, la tarifa es la mitad: 1,5 euros fijos más un 0,05% variable. Y un 0,25% por cambio de divisa. Aquí también se mantiene la comisión máxima de 20 euros a partir de 50.000 euros. ING no cobrará comisiones de mantenimiento ni de custodia en su Broker NARANJA si se realiza, al menos, una operación al trimestre.

El ahorro es muy alto para quienes hacen muchas operaciones y también para quienes adquieren muchos títulos extranjeros. Antes pagaba 20 euros por comprar 2.000 euros en acciones de Apple, mientras que ahora pagarán 5 euros (entre el fijo y el variable).
Solo hay un perfil que saldrá perdiendo. En las compras de títulos españoles, de 8.000 a 30.000 euros, la tarifa anterior era más conveniente.
Bankinter, por ejemplo, cobra 4 euros en acciones nacionales (8 euros para operativas de 2.000 a 8.000 euros) y 20 euros en acciones internacionales. CaixaBank cobra 10 euros en acciones nacionales y 36 euros en internacionales. Sabadell, entre 7 y 15 euros en acciones nacionales (según el importe) y al menos 15 euros en las internacionales.

Con esta actualización de tarifas, ING quiere situar a su bróker "como una opción preferente para los clientes y continuar escalando posiciones en el mercado gracias a sus precios competitivos, herramientas avanzadas y completa oferta de servicios". El bróker permite comprar acciones, bonos y también fondos cotizados (ETF, por sus siglas en inglés), un tipo de productos a medio camino entre los fondos de inversión convencionales y las acciones.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda