Sabadell descarta una fusión o una venta de TSB y espera subir el dividendo

27 de enero de 2022

Sabadell no solo está cumpliendo los objetivos que se había marcado para 2021, sino que los está sobrepasando. De hecho, cerró 2021 con una rentabilidad media (ROTE) del 5% y prevé que está se sitúe en el 6% este año, lo que supone adelantar en un año este objetivo.

Compartir en:

Pese a ello, su consejero delegado, González-Bueno, ha asegurado en la presentación de resultados del banco, que el grupo no tiene intención de modificar al alza su plan estratégico aprobado hace ocho meses. "No nos parece oportuno revisarlo solo 8 meses después de su aprobación (...). Pensamos que estamos más cómodos cumpliendo los objetivos de 2023 y que sean mejores que lo previsto en el plan", ha declarado González-Bueno.
Este es el primer ejercicio del plan estratégico y el primero de Gonazález-Bueno como primer ejecutivo del banco y de la nueva estructura de la entidad, que ha sufrido un vuelco completo en toda su organización. Pero, pese a superar las previsiones del mercado, lo que ha sido premiado por la Bolsa, con una subida de su cotización del 5,54%, el grupo no ha logrado superar los beneficios prepandemia, pese a haber recortado las provisiones, frente a 2020.

El banquero ha reiterado que el grupo no tiene intención de llevar a cabo ningún tipo de operación corporativa y ha puesto en valor que una de las causas del buen progreso que está teniendo el banco es, precisamente, la estabilidad. "Seguimos aburridísimos en el sentido de que seguimos repitiendo exactamente lo mismo, que no estamos contemplando el inicio de ningún proceso, ni de ninguna operación corporativa. No estamos implicados en ninguna situación que pueda llevar a cambios".
También ha rechazado una posible venta en los próximos años de TSB, que ya en 2021 aportó a la cuenta de resultados un beneficio de 118 millones de euros, frente a los 220 millones de pérdidas de un año antes. Se ha referido específicamente a una potencial salida de la filial británica TSB del grupo para apostillar que no tiene ninguna certeza de que vaya a suceder, y ha descartado además la posibilidad de vender el negocio de banca privada, que tiene intención de potenciar. "Estamos muy bien, estables, mejorando las cosas, y esa estabilidades una de las causas del buen progreso de la actividad".
El primer ejecutivo ha descartado también llevar a cabo este año nuevos ajustes en la entidad tras la salida de unos 3.500 empleados en 2021. En concreto, el banco ha recortado en un 25% sus oficinas y en un 22% su plantilla en poco más de un año.

La entidad ha anunciado este jueves el pago de un dividendo en efectivo de 0,03 euros por acción, lo que supone un pay-out del 31,8% sobre los resultados de 2021. Este pay-out es uno de los más bajos de la gran banca española. Aunque, González-Bueno ha explicado que el objetivo del consejo es subir el dividendo en función de la mejora de los resultados del banco.

Durante la presentación ha desvelado que el banco está transformando a su equipo profesional, con la evolución de gestores generalistas a gestores especialistas en hipotecas, inversión y seguros, tres productos para los que han observado que los clientes requieren atención más personalizada y presencial. En este sentido, el banco ha lanzado un proyecto piloto con 400 gestores especialistas, que espera aumentar hasta 1.200 en la primera parte del año 2022, sumando así 800 gestores adicionales a finales del primer trimestre y principios del segundo. Respecto a las cuotas que esperan alcanzar en los tres segmentos con esta transformación del equipo de gestores, González-Bueno ha asegurado que el grupo no ha realizado proyecciones específicas. "Lo que tenemos es la voluntad de mejorar nuestra productividad y seguir avanzando en esos tres productos. Creemos que tenemos la oportunidad de seguir avanzando en el crecimiento de cuotas, pero no la hemos cuantificado".

Campaña para los clientes mayores

Sobre la campaña llevada a cabo en las últimas semanas por la que el Gobierno ha instado a la banca a ofrecer una mayor atención a las personas mayores, el consejero delegado ha reconocido que la digitalización, aunque ofrece "grandes ventajas" para el conjunto de la sociedad, "obliga" a la banca y al resto de sectores a estar más pendientes de quienes tienen menor capacidad de adaptación a las nuevas tecnologías. En este sentido, ha apuntado a la necesidad de que las entidades financieras y el resto de actores tengan "una gran sensibilidad", pero ha explicado que Sabadell no va a poner en marcha ninguna acción concreta para el trato más personal a los mayores debido a que, en su caso, el banco cuenta con esa sensibilidad desde antes de la campaña y lo que está haciendo es insistir en que su red atienda adecuadamente a los clientes y les ofrezca facilidades y apoyo.
"Lo que estamos haciendo es un esfuerzo en mantener las cajas avanzadas y seguimos teniendo en algunas regiones autobuses que circulan recogiendo y repartiendo efectivo para facilitar esa actividad y esa presencia rural".

Sobre la posibilidad de ofrecer a sus clientes inversión en criptomonedas, González-Bueno ha sido tajante y lo ha descartado por completo. "Las criptomonedas no son una buena herramienta de inversión para nuestros clientes, no cuentan con un subyacente claro y entrañan un elevado riesgo". Por el contrario, González-Bueno sí se ha mostrado a favor del euro digital, que "no será un elemento de especulación sin subyacente sino todo lo contrario", pues estará respaldado por los Estados. "Lo vemos con ilusión, nos parece que sigue avanzando en la digitalización de la economía y su modernización, pero respecto a las criptomonedas, la verdad es que no queremos participar en ese mercado", ha reconocido.
Respecto del posible aumento del dividendo , González-Bueno no ha querido anticipar nada a futuro, recordando que "parece lógico" que a medida que aumenten los resultados, el pay-out vaya aumentando. "Tendría sentido que ocurriese así".
Respecto a la Sareb, González-Bueno ha destacado que su creación "en conjunto fue positiva" ya que se puso en marcha en medio de una gran crisis y con la prima de riesgo de España "desorbitada". "Fue un ajuste duro, pero permitió recuperar una mayor normalidad y una prima de riesgo más razonable", aseveró. No obstante, reconoció que el coste fue elevado para la sociedad y para las cuentas de los bancos. En el caso del Sabadell, dijo que el banco tiene totalmente provisionado el coste y valora en un euro la totalidad de su participación. "En este momento se está en conversaciones para realizar una pequeña desinversión con el objetivo de que el Estado alcance el 50% del control de la sociedad y pueda gestionarla mejor", añadió.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda