El BCE podría seguir con las compras anti pandemia

09 de diciembre de 2021

El BCE afronta el dilema de cómo garantizar la estabilidad financiera una vez finalice en marzo del próximo año el plan de compras antipandemia con el que habrá inyectado 1,85 billones a la zona euro desde marzo de 2020. Y la solución pasa por un incremento temporal y limitado en el programa de compras previo del que ya dispone el BCE.

Compartir en:

Según avanza la agencia Reuters, esa sería la opción que se discutirá en la próxima reunión del Consejo de Gobierno que celebra el BCE el 16 de diciembre, con el objetivo de que en cualquier caso, el volumen de compras de activos a partir de marzo sea inferior al registrado hasta el momento, dado el entorno de precios elevado y de crecimiento económico.


Los detalles de la medida aún están por definirse, según apunta Reuters, pero menciona que el BCE tendría dos opciones. Por un lado, establecer una dotación específica para ese programa de compras ya existente (APP por sus siglas en inglés), que estaría disponible hasta final de año. Y otro lado, de forma alternativa, podría darse el margen de elevar la cuantía, en un importe que se discutiría mas adelante. Se trataría de lanzar al mercado el mensaje de que el BCE seguirá comprando deuda durante el próximo año, para evitar turbulencias en los mercados financieros, aunque sin comprometerse con un aumento notable del programa APP, tal y como reclama el ala dura del consejo de gobierno de la institución.
El programa de compras de activos APP cuenta en la actualidad con un volumen mensual de 20.000 millones de euros, que ha permanecido sin cambios durante la crisis, en paralelo a las adquisiciones realizadas de forma extraordinaria a través del PEPP.

Además, el BCE activó una partida especial del programa APP el pasado año por una cuantía de 120.000 millones de euros.
El BCE ya ha confirmado su intención de concluir las compras del programa extraordinario PEPP en marzo del próximo año, después de haber consumido ya más de 1,5 billones de los 1,85 billones del total previsto. La presidenta Christine Lagarde ha insistido además de forma reiterada que no se contemplan subidas de tipos en 2022, pese a que el aumento de la inflación está siendo más fuerte y persistente de lo esperado. El BCE reitera que los precios crecerán con menor intensidad el año próximo y que su aumento habría alcanzado su punto álgido en el pasado noviembre.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda