Avance de la reunión de septiembre del FOMC: la Fed volverá a subir los tipos de interés en 75 puntos básicos tras el duro informe del IPC

20 de septiembre de 2022

La Reserva Federal está preparada para subir mañana los tipos de interés por quinta vez consecutiva, ya que continúa su batalla para frenar la inflación estadounidense (que se sitúa cercana a máximos de varias décadas).

Compartir en:

A principios de este mes, Jerome Powell, presidente del FOMC, reiteró el compromiso de la Fed con su objetivo de la estabilidad de precios, indicando que seguirán comprometidos con la reducción de la inflación "hasta que el trabajo esté hecho". El mensaje fue similar al de la conferencia anual de Jackson Hole celebrada a finales de agosto, donde dijo que un poco de “dificultad” a corto plazo para los hogares y empresas era una mejor opción que lo que supondría un fracaso en el restablecimiento de la estabilidad de precios. Esto sugiere que es probable que veamos al menos otra subida de tipos de 75 puntos básicos esta semana, aunque algunos participantes en el mercado apuestan por que la Fed sobrecargue el ciclo de subidas con un aumento de tipos de un punto porcentual.


Hace tiempo que asumimos que existe la posibilidad de que se produzca otra subida atípica en septiembre, en reconocimiento de la determinación de la Fed de aliviar las presiones inflacionistas, incluso a expensas del crecimiento y la reducción del desempleo. Tras la reunión de julio del FOMC, creíamos que la Fed probablemente volvería a las subidas de tipos de 50 puntos básicos en la reunión de esta semana. Sin embargo, eso fue antes de que la publicación del informe sobre la inflación de agosto en Estados Unidos sacudiera los mercados financieros la semana pasada. Los datos (más fuertes de lo esperado) hicieron que el EUR/USD perdiera alrededor de un 2% el martes pasado, haciendo que el par volviera a cotizar en torno a la paridad. Tras la publicación de los datos, el índice Nasdaq Composite también cayó más de un 5%, mientras que los rendimientos de los bonos estadounidenses se dispararon y han continuado aumentando: esta semana el rendimiento del bono del Tesoro a 10 años ha aumentado hasta el 3,5%, su nivel más alto desde 2011.


La inflación general del IPC bajó al 8,3% en agosto desde el 8,5% de julio, en parte debido al descenso de los precios de la gasolina, aunque fue superior al 8,1% previsto. La inflación subyacente también sorprendió al alza, ya que subió al 6,3% desde el 5,9%, alcanzando su nivel más alto desde marzo. El impulso de la inflación fue fuerte, con un aumento de la tasa de inflación subyacente del 0,6% intermensual, el doble de la prevista. Además, las tasas anualizadas a 3 y 6 meses de la inflación subyacente se sitúan en niveles muy similares a los de la tasa anual, lo que confirma que las presiones sobre los precios siguen siendo fuertes. El aumento generalizado de los precios de una amplia gama de bienes y servicios también parece confirmar que la inflación estadounidense cada vez es más rígida, lo que podría justificar nuevas subidas agresivas por parte de la Reserva Federal.

Tras la publicación de los datos de la semana pasada, los inversores han aumentado sus expectativas en cuanto al endurecimiento de la política monetaria y ahora valoran por completo una subida de tipos de 75 puntos básicos el miércoles (algunos valoran incluso una subida de tipos de 100 puntos básicos). El tipo de interés implícito de la reunión de diciembre también ha subido aproximadamente 0,3 puntos porcentuales, ya que los mercados confían cada vez más en que los tipos subirán por encima del 4% a finales de año. Son varios los miembros del FOMC los que parecen sentirse cómodos con esta posibilidad. La presidenta de la Fed de Cleveland, Loretta Mester, mencionó en agosto que ve los tipos "algo por encima del 4% a principios del próximo año", mientras que el presidente de la Fed de Chicago, Charles Evans, declaró que ve los tipos entre el 3,75% y el 4% a finales del próximo año. Sin embargo, estos comentarios se hicieron antes del período de suspensión de la Fed, que coincidió con la publicación del último informe sobre la inflación. Creemos que tras la publicación de los datos es probable que veamos un tono aún más agresivo entre los miembros.

Teniendo en cuenta las expectativas actuales del mercado, que valoran con una posibilidad entre cinco una subida de tipos de 100 puntos básicos, podríamos ver cierta debilidad en el dólar estadounidense en caso de una subida de 75 puntos básicos. No hace falta decir que si la Reserva Federal sorprende al mercado subiendo los tipos en un punto porcentual, el dólar se apreciará con fuerza. Aparte de la decisión sobre los tipos de interés, los inversores prestarán mucha atención a los comentarios de la Fed sobre la economía estadounidense, a sus últimas proyecciones macroeconómicas y de tipos de interés, y al tono de Powell durante la rueda de prensa. Desde la última reunión, los indicadores blandos de actividad económica han sido mixtos, y el impacto de los datos en las comunicaciones de Powell no está claro. Las cifras de los índices PMI son especialmente desconcertantes. Mientras que el PMI compuesto de S&P apunta a una fuerte contracción (44,6), los índices de actividad empresarial del ISM siguen indicando una expansión relativamente saludable.

Sin embargo, esperamos que Powell vuelva a hablar de la evolución del mercado laboral estadounidense, que sigue siendo un punto fuerte y un motivo de optimismo entre los miembros del Comité. Las solicitudes iniciales de subsidio por desempleo vuelven a situarse cerca de mínimos históricos, tras haber aumentado entre abril y julio. Las ofertas de empleo sorprendieron al alza en julio, aumentando a 11,2 millones, mientras que la creación de empleo en el sector no agrícola sigue siendo sólida, con una creación de 315.000 puestos en agosto. La tasa de desempleo (3,7%) ha subido, aunque se ha observado un fuerte aumento de la participación de la población activa hasta su nivel más fuerte desde marzo de 2020. Lo anterior, unido a la estabilización del crecimiento de los salarios nominales, parece indicar que las condiciones actuales están llevando a una expansión de la mano de obra, en lugar de a un aumento de la presión sobre los empresarios para que incrementen los salarios. Por lo que todo ello supone una situación favorable para la Fed.

Como siempre, la publicación del "diagrama de puntos" de la Fed será clave para determinar la reacción del mercado el miércoles, y los inversores prestarán mucha atención al punto medio para 2022, así como a la expectativa del banco para la tasa terminal. Esperamos un aumento relativamente marcado en ambos. En la reunión de junio, los miembros de la Fed fijaron los tipos de interés en el 3,4% a finales de año, aunque podríamos ver cómo se elevan hasta cerca o incluso por encima del 4%. Un aumento en la proyección de los tipos de interés finales de la Fed, que los sitúe entre el 4,25 y el 4,5% o más, podría, en nuestra opinión, ser alcista para el dólar. Las previsiones de inflación, crecimiento y desempleo también pueden suscitar cierto interés. Esperamos una modesta revisión al alza de las previsiones de inflación para 2022, y es probable que las previsiones de crecimiento del PIB y de desempleo para este año, y posiblemente para el próximo, se corrijan a la baja y al alza respectivamente.


Consideramos improbable e innecesaria una subida de tipos de 100 puntos básicos por parte de la Reserva Federal esta semana, y una subida de 75 puntos básicos es ahora nuestro escenario base. Vemos muchas posibilidades de que el miércoles la votación sobre los tipos sea unánime, aunque cualquier disidencia hacia cualquiera de los lados podría influir en el dólar estadounidense. Aunque pensamos que las decisiones del FOMC seguirán dependiendo de los datos y mantendrá todas las opciones abiertas para futuras reuniones, una clara señal de que la Fed espera seguir subiendo los tipos de forma agresiva hasta finales de año podría ayudar al dólar mañana miércoles. Por el contrario, cualquier sugerencia de que la Fed espera volver a subir los tipos de interés en 50 puntos básicos en la próxima reunión de noviembre sería bajista para la divisa estadounidense, dado que los mercados ya dan casi por sentado otro movimiento de 75 puntos básicos. En estos momentos, esperamos que la Fed vuelva a subir los tipos en 50 puntos básicos tanto en noviembre como en diciembre, aunque no podemos descartar del todo que el ritmo de subidas siga siendo agresivo durante más tiempo.
El FOMC anunciará su última decisión de política monetaria a las 20:00 horas CET del miércoles, y la rueda de prensa del presidente Powell tendrá lugar 30 minutos después.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda
Otros artículos de Ebury