La banca reduce su morosidad al 3,85% en julio

23 de septiembre de 2022

La morosidad de los préstamos concedidos por el total de entidades de crédito a empresas y particulares descendió en julio al 3,85%, ligeramente por debajo del 3,88% del mes precedente, cuando bajó de la barrera del 4% por primera vez en 14 años, egun ha dado a conocer el Banco de España.

Compartir en:

La reducción de la ratio de mora del sector privado se debe a que la caída en el volumen de créditos dudosos (-1%) superó al descenso en el crédito concedido (-0,16%). En concreto, el crédito al sector privado residente se redujo en 1.987 millones de euros, hasta situarse en 1,232 billones de euros, mientras que el volumen total de créditos dudosos descendió en 481 millones de euros, hasta 47.435 millones de euros (la cifra más baja desde agosto de 2008).
En comparación con julio de 2021, el total de crédito aumentó en 11.776 millones de euros y el saldo dudoso disminuyó en 6.209 millones de euros.

Las cifras incluyen el cambio metodológico en la clasificación de los Establecimientos Financieros de Crédito (EFC), que desde enero de 2014 dejaron de ser considerados dentro de la categoría de entidades de crédito. Sin incluir el cambio, la morosidad se situaría en el 3,95%, puesto que el saldo de crédito fue de 1,2 billones de euros en julio, al excluirse el crédito de los EFC. Los datos desglosados por tipo de entidad reflejan que la ratio de dudosos del conjunto de entidades de depósito (bancos, cajas y cooperativas) cerró julio en el 3,77%, frente al 3,77% de junio y el 4,33% de un año antes.

De su lado, la ratio de mora de los establecimientos financieros de crédito se situó en el 6,28% en el séptimo mes del año, por encima del 6,22% de junio y por debajo del 6,5% de un año antes.
Según los datos del Banco de España, las provisiones del total de entidades de crédito se redujeron a 33.180 millones de euros en julio, con un descenso de 178 millones en el mes y de 5.802 millones de euros en el año.

Los bancos suben la comisión a los comercios

La comisión que cobran los bancos a los comercios por los pagos con tarjeta sigue su tendencia al alza. Según las estadísticas publicadas este viernes por el Banco de España, en el segundo trimestre del año la tasa de descuento media que aplicaron las entidades se situó en 0,4%. Es decir, de media, los comercios abonaron 40 céntimos por cada 100 en euros en ventas que los clientes pagaron con tarjetas.


Y es que, el sencillo gesto de pagar con tarjeta tiene un coste para los establecimientos. Se trata de un pequeño porcentaje (comisión), llamada tasa de descuento, que el banco propietario del TPV cobra al comercio por las ventas realizadas. En los últimos años, las tasa de descuento habían caído progresivamente debido a la popularización del datáfono en los comercios para aceptar los pagos con tarjetas.
Según los registros del supervisor bancario, en 2002, la tasa de descuento media era del 1,59%, cuatro veces más alta que ahora. Esa cifra se mantuvo más o menos estable hasta 2005, pero desde ese año las comisiones no dejaron de bajar. En 2007 ya habían caído más de 50 puntos básicos, hasta el 1,02% y solo un año más tarde ya eran inferiores al 1% (se situaron de media en el 0,88%). En 2011 era del 0,7% y en 2020 del 0,35%.

Pero a partir de ahí se ha producido una tendencia al alza: 2021 cerró con una tasa media del 0,36%, en el primer trimestre de 2022 subió un punto básico más hasta el 0,37% y en el segundo trimestre escaló hasta el citado 0,4%. Teniendo en cuenta que entre abril y junio de este año se realizaron pagos en TPV por un volumen total de 58.497 millones, los bancos ingresaron 234 millones por este concepto.

De todas formas, hay que tener en cuenta que las tasas de descuento varían entre las diferentes categorías de establecimientos. Según los datos del Banco de España oscilan entre el 0,23% (la más baja) que se aplicó de media a los pagos en supermercados, hasta el 0,72% (la cifra más alta) que se aplicó a los pagos en hoteles.
Por otro lado, las estadísticas reflejan que el parque de TPV en España sobrepasó los 2,3 millones de terminales, después de haber aumentado un 7,4% interanual. En la última década, el parque ha crecido un 54% desde los 1,5 millones de datáfonos que había en 2012.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda