Black Rock: Powel y la Fed se equivocan de estrategia

26 de junio de 2022

Es lo que ocurre con el último informe de BlackRock. La gestora prefiere no utilizar la palabra recesión, pero afirma que la Fed, con su plan de subida de tipos para este año, "frenará claramente la economía". Aunque Powell, presidente del banco central de EEUU, haya dicho que no están buscando una recesión, BlackRock considera que ésta sería necesaria si se quiere volver a la inflación en el 2%. "Así que esperamos que la Reserva Federal cambie de rumbo una vez que quede claro que el crecimiento se ha estancado", indican desde la gestora estadounidense.

Compartir en:

Estos economistas avisan de que el reinicio de la actividad en EEUU una vez superada la pandemia "podría paralizarse en los próximos trimestres", al tiempo que insisten en un empeoramiento del entorno macroeconómico para el resto del año y hasta 2023. La Fed elevó los tipos de interés en 75 puntos básicos el pasado miércoles en un intento por normalizar la política monetaria y frenar la inflación. Se trata de su mayor incremento desde 1994. Otros bancos centrales se sumaron a la iniciativa, lo que provocó una gran conmoción en los mercados.

El gráfico de puntos actualizado de la proyección sobre tipos de la Reserva Federal muestra que está dispuesta a elevarlos a casi el 4% para el próximo año. "Esto lleva los tipos mucho más allá del nivel neutro de alrededor del 2,5%, el nivel que no estimula ni disminuye la actividad económica", comentan desde BlackRock.

 

El debate sobre si habrá recesión antes en Europa o EEUU se decanta por la primera opción en el caso de BlackRock. Sus gestores creen que el Banco Central Europeo (BCE) se verá obligado a enfrentarse a la realidad antes, porque la zona euro sentirá antes "el dolor económico". "La normalización de la política prevista por el BCE subestima el riesgo de que la crisis energética empuje a la zona euro a la recesión", advierten estos expertos. Los problemas del BCE se evidencian en la volatilidad de los bonos periféricos, que provocaron una reunión de emergencia la semana pasada para ayudar a estabilizar las condiciones financieras en toda la zona, de la que surgió la creación de un mecanismo antifragmentación.

Mientras tanto, el banco central suizo y el Banco de Inglaterra (BoE) también subieron los tipos la semana pasada, con el BoE advirtiendo de los riesgos de recesión. "El Banco de Inglaterra está más cerca de reconocer el compromiso político y podría decidir ir despacio en cuanto a nuevas subidas de tipos", comentan estos analistas.

 

El Banco de Japón se desmarcó de la tendencia y mantuvo su postura 'ultra-acomodaticia', en gran medida porque la inflación sigue siendo baja y en Japón no se produjeron duros cierres que provocaran la volatilidad de precios vista en otras grandes economías. Para concluir, desde BlackRock insisten en la idea de que no es momento de comprar con las caídas de las bolsas, tal y como recogimos en Bolsamanía hace unos días. "Ya hemos reducido el riesgo de la cartera dos veces este año por la creciente preocupación sobre el efecto de la crisis energética en el crecimiento y el exceso de presión de los bancos centrales. Por ello, no consideramos que las caídas de los activos de riesgo sean una razón para comprar, y esperamos más volatilidad en el futuro", afirman.

 

En uno de sus múltiples informes Citi anunció este miércoles que eleva la probabilidad de una recesión mundial hasta el 50%. Citigroup cree que cada vez es más probable que la economía mundial entre en recesión después de que los bancos centrales hayan entrado en una dinámica de endurecimiento de las política monetaria y ante el debilitamiento de la demanda de bienes.

Los economistas de Citi consideran, no obstante, que si al final llega la recesión, será de tipo 'jardín'. ¿Qué significa eso? Pues que el desempleo aumentará varios puntos porcentuales y la producción experimentará un par de trimestres débiles. "Consideramos que se trata de una expectativa razonable, pero el comodín es la persistencia de la dinámica inflacionista".

Compartir en:

Crónica económica te recomienda