BBVA su mayor beneficio recurrente en 10 años: 5.069 M€

03 de febrero de 2022

El Grupo BBVA obtuvo un resultado recurrente de 5.069 millones de euros en 2021, el mayor de los últimos 10 años, gracias al buen comportamiento de los ingresos y a las menores provisiones crediticias. Incluyendo los impactos no recurrentes, el resultado atribuido ascendió a 4.653 millones de euros, una cifra 3,6 veces superior a los 1.305 millones reportados en 2020.

Compartir en:

El año pasado, BBVA realizó grandes avances en su estrategia. En términos de crecimiento batió un récord histórico en captación de nuevos clientes, alcanzando casi nueve millones. Además, siguió creando valor para sus accionistas: el valor contable tangible por acción más dividendos creció un 10,1%. Para el ejercicio 2021, BBVA pagará un dividendo de 31 céntimos de euro por acción, el mayor en efectivo de la última década. 

La recuperación económica durante el año pasado trajo consigo un repunte notable de la actividad bancaria, principalmente de la cartera de préstamos, que se vio reflejada en los resultados de BBVA. El banco registró el mayor beneficio recurrente en 10 años, gracias a la fortaleza del margen neto, que creció a doble dígito (un 10,8%), impulsado por los ingresos típicos del negocio bancario (margen de intereses y comisiones). Asimismo, destaca la significativa reducción del deterioro de activos financieros (las provisiones crediticias) respecto a 2020, con una evolución mejor de lo esperado.

En la parte alta de la cuenta de resultados, el margen de intereses registró un incremento del 6,1% en 2021 con respecto al ejercicio anterior, hasta 14.686 millones de euros. Las comisiones netas crecieron con fuerza hasta los 4.765 millones de euros, un 19,8% más que en 2020. En conjunto, el margen de intereses más las comisiones netas crecieron un 9,1% en el ejercicio.

El resultado de operaciones financieras (ROF) ascendió a 1.910 millones de euros, un 30,5% más con respecto a 2020, gracias principalmente a la aportación de la unidad de Mercados Globales, sobre todo en España y Turquía, y también por las revalorizaciones de las inversiones del Grupo en empresas tecnológicas a través de fondos y otros vehículos de inversión.

El buen comportamiento de los ingresos durante el ejercicio impulsó el margen bruto un 9,7%, hasta 21.066 millones de euros.

En un entorno de recuperación de la actividad y alza de los precios, los gastos de explotación aumentaron un 8,5% en el ejercicio, hasta 9.530 millones de euros. A pesar del incremento en gastos, las mandíbulas se mantuvieron positivas y el ratio de eficiencia mejoró en 53 puntos básicos a lo largo del año y se situó en el 45,2%, el mejor del grupo de entidades europeas comparables.

El deterioro de activos financieros cerró el ejercicio en 3.034 millones de euros, muy por debajo del año anterior (-38,7%), que estuvo marcado por la irrupción de la pandemia; mientras que la dotación de provisiones en el mismo periodo fue de 262 millones de euros, un 75,1% menos que la cifra acumulada en el año previo.

Derivado de todo lo anterior, el beneficio atribuido de BBVA en 2021, excluyendo impactos no recurrentes, alcanzó 5.069 millones de euros (+95,5%), lo que supone prácticamente duplicar los resultados del ejercicio 2020. Los impactos no recurrentes registrados en 2021 son, por un lado, los resultados generados por el negocio vendido en EE. UU., que sumaron 280 millones de euros hasta el cierre de la operación el 1 de junio de 2021. Por el otro, los -696 millones de euros en costes netos asociados al proceso de reestructuración de BBVA S.A. en España. Incluyendo ambos impactos (-416 millones de euros), el beneficio atribuido de BBVA en 2021 ascendió a 4.653 millones de euros, una cifra 3,6 veces superior a los 1.305 millones de euros del mismo período del año anterior. Solo en el cuarto trimestre de 2021, el beneficio (1.341 millones) superó el registrado en el conjunto de 2020.

Estos buenos resultados impulsan la rentabilidad de BBVA, con un ROTE del 12,0% y un ROE del 11,4% (sin considerar los impactos no recurrentes), y le han permitido seguir cumpliendo en 2021 con su compromiso de creación de valor. Prueba de ello es que el valor contable tangible por acción más dividendos pagados en el año se situó en diciembre en 6,66 euros, un 10,1% por encima del nivel de un año antes.

En cuanto a la remuneración al accionista, el banco tiene previsto someter a la aprobación de la Junta General el pago en efectivo de un dividendo de 23 céntimos de euro brutos por acción. Este pago, que está previsto para abril de 2022, se suma a los 8 céntimos que el banco pagó en octubre de 2021. En total, 31 céntimos para el ejercicio 2021, el mayor dividendo por acción en efectivo de los últimos 10 años, que representa un ‘payout’ del 44%².

Asimismo, BBVA tiene en marcha uno de los mayores programas de recompra de acciones en Europa, de hasta 3.500 millones de euros. Del primer tramo, de 1.500 millones de euros de importe máximo, se ha ejecutado un 60% hasta el 31 de enero de 2022. BBVA ha acordado llevar a cabo un segundo y último tramo del programa, por un importe máximo de 2.000 millones de euros, que se iniciará al terminar la ejecución del primer tramo y finalizará no más tarde del 15 de octubre de 2022³.

Los indicadores de riesgo se mantuvieron sólidos durante el ejercicio. El coste del riesgo acumulado a diciembre de 2021, cuya evolución en el año ha sido mejor de lo previsto, se situó en el 0,93%, por debajo del 1,55% del ejercicio anterior, muy afectado por el estallido de la pandemia, y también del 1,04% de 2019. La tasa de mora cerró el ejercicio 10 puntos básicos por debajo de la de 2020, en el 4,1%, y la tasa de cobertura se situó en el 75% a cierre de 2021.

En relación al balance y la actividad, la cifra bruta de préstamos y anticipos a la clientela registró un incremento del 2,1% con respecto al cierre de diciembre de 2020, hasta 330.055 millones de euros. Los recursos de clientes crecieron un 4,5% en el periodo, hasta 465.529 millones de euros, gracias a la evolución favorable de los depósitos a la vista y de los recursos fuera de balance.

En cuanto a solvencia, el ratio CET1 ‘fully-loaded’ del Grupo se situó a 31 de diciembre de 2021 en el 12,75%, una cifra muy superior al requerimiento regulatorio (8,60%) y que se encuentra también por encima del rango objetivo del Grupo, del 11,5% al 12%. Este dato de cierre de diciembre incluye ya la deducción del importe máximo del programa de recompra de acciones, de 3.500 millones de euros.

Récord de captación de clientes

Los avances en la estrategia de BBVA están dando resultados en la captación de clientes. Durante 2021, se incorporaron al Grupo 8,7 millones de clientes nuevos (+47% interanual), una cifra récord. De ellos, el 40% lo han hecho a través de canales digitales, frente a tan solo el 4% hace cinco años. Las ventas digitales suponen ya un 73% del total de las unidades vendidas; los clientes digitales representan un 69,4% del total y los clientes móviles, un 66%. En 2021, BBVA lideró la experiencia digital móvil de Europa por quinto año consecutivo, según Forrester. Asimismo, el Grupo mantiene su apuesta por la inversión en innovación como motor de crecimiento, a través de bancos digitales como Atom Bank y Solarisbank, y fondos de capital riesgo especializados en ‘fintech’ como Propel.

En España, los segmentos más rentables, como empresas medianas y crédito al consumo y tarjetas, impulsaron el crédito un 1,7% en el ejercicio. Los recursos de clientes aumentaron un 2,8%, gracias a los fondos de inversión y a las cuentas a la vista, que compensaron el descenso de los depósitos a plazo. En la cuenta de resultados, destaca el crecimiento de los ingresos por comisiones (+21,5% interanual), gracias a la recuperación de la actividad. Asimismo, el resultado se vio favorecido por los ingresos de bancaseguros (fundamentalmente por el acuerdo con Allianz) y los resultados de operaciones financieras, muy apoyados por la actividad de Mercados Globales. Pese a todo, el margen de intereses se redujo un 1,8%, en línea con lo que se esperaba en el año, principalmente por el efecto del entorno de tipos de interés y de la menor contribución de las carteras COAP. Sin embargo, el margen neto registró un alza del 14,5%, gracias a la estabilidad de los gastos de explotación. El beneficio atribuido en el ejercicio 2021 ascendió a 1.581 millones de euros, un 143% más que en 2020. Se trata del mejor resultado de los últimos 11 años. En términos de calidad crediticia, el coste de riesgo continuó su tendencia descendente, hasta alcanzar el 0,30% en el acumulado del año, frente a más del doble en 2020. La tasa de mora cerró el año en el 4,2% y la de cobertura se situó en el 62%.

En México, la actividad crediticia mostró dinamismo (+6,5% interanual) en todos los segmentos, especialmente el de pymes, tarjetas de crédito e hipotecas. En la misma línea, los recursos de clientes crecieron a buen ritmo (un 11,5% en 2021), gracias al impulso de los depósitos a la vista y los fondos de inversión. En la cuenta de resultados, destaca el buen comportamiento del margen de intereses (+5,4%) y de las comisiones netas (+11,6%), que impulsaron el margen bruto un 5,8% en el ejercicio. El margen neto creció, asimismo, un 3,3%, con un aumento de los gastos de explotación del 10,9% en un entorno de relativamente elevada inflación. El resultado atribuido alcanzó los 2.568 millones de euros (+42,6% interanual). En cuanto a los indicadores de riesgo, el coste de riesgo acumulado en el ejercicio descendió significativamente hasta el 2,67%. La tasa de mora cerró el ejercicio en el 3,2% y la de cobertura, en el 106%.

En Turquía, destaca el crecimiento de la inversión crediticia en liras turcas, con un alza en 2021 del 28,1% con respecto al cierre de 2020. Por el contrario, el crédito en moneda extranjera descendió un 13,3% en el mismo horizonte temporal. Los recursos de clientes crecieron un 24,5% en moneda local y un 5,1% en moneda extranjera. La cuenta de resultados se vio impulsada por los ingresos recurrentes, con un alza del 11,2% del margen de intereses y del 44,4% de las comisiones netas, así como por el ROF, que se incrementó un 137,4%. El margen neto creció un 23,8% en el ejercicio y el beneficio atribuido ascendió a 740 millones de euros, un 71,4% más que en 2020. El coste de riesgo cerró diciembre en el 1,33% en el acumulado del año, muy por debajo del 2,13% del ejercicio anterior. La tasa de mora se situó en el 7,1%, y la de cobertura, en el 75%.

En América del Sur, la cartera crediticia aumentó en todos los segmentos y en todos los países de la región, destacando las carteras de consumo y tarjetas de crédito. En conjunto, el crédito creció un 10,3% en 2021. Asimismo, los recursos de clientes se incrementaron un 5,7% con respecto a los saldos de cierre del año anterior, con crecimiento de los depósitos a la vista y de los recursos fuera de balance. En la cuenta de resultados destaca el incremento interanual del margen de intereses y comisiones (+15,5% y +34,9%, respectivamente). El beneficio atribuido en el ejercicio ascendió a 491 millones de euros, un 23,0% más que el año anterior. El coste de riesgo descendió hasta el 1,65% en el acumulado del año. La tasa de mora se situó en el 4,5% y la de cobertura, en el 99%.


¹  Incluye: (I) los resultados después de impuestos de actividades interrumpidas en 2021 y 2020; (II) los costes netos asociados al proceso de reestructuración en 2021; y (III) la plusvalía neta de la operación de bancaseguros con Allianz en 2020.

² Este ratio se ha calculado tomando en consideración: (i) los resultados de 2021, incluyendo los resultados del negocio de EE. UU. vendido a PNC y el impacto neto del proceso de reestructuración; y (ii) el número de acciones con derecho a dividendo a 31 de enero de 2022.

³  El plazo preliminarmente estimado de ejecución es de entre 4 y 5 meses, sin perjuicio de que el plazo efectivo se determinará en la posterior comunicación con los términos y condiciones concretos del segundo tramo.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda