NO DESCARTA NUEVAS SUBIDAS

El BCE sube los tipos otros 0,75 puntos

27 de octubre de 2022

Según la propia institución declara, el Consejo de Gobierno ha decidido subir los tres tipos de interés oficiales del BCE en 75 puntos básicos. Con esta tercera importante subida consecutiva de los tipos oficiales, el Consejo de Gobierno ha logrado un avance considerable en la reversión de la orientación acomodaticia de la política monetaria.

Compartir en:

El Consejo de Gobierno ha adoptado esta decisión y prevé seguir incrementando los tipos de interés para asegurar el retorno oportuno de la inflación a su objetivo del 2 % a medio plazo. El Consejo de Gobierno basará la senda futura de los tipos de interés oficiales en la evolución de las perspectivas de inflación y de la economía, siguiendo con su enfoque en el que las decisiones se adoptan en cada reunión.

La inflación sigue siendo excesivamente elevada y se mantendrá por encima del objetivo durante un período prolongado. En septiembre, la inflación en la zona del euro se situó en el 9,9 %. En los últimos meses, la escalada de los precios de la energía y de los alimentos, los cuellos de botella en la oferta y la recuperación de la demanda después de la pandemia han dado lugar a una generalización de las presiones sobre los precios y a un incremento de la inflación. La política monetaria del Consejo de Gobierno está orientada a reducir el apoyo a la demanda y proporcionar protección frente al riesgo de un desplazamiento persistente al alza de las expectativas de inflación.

El Consejo de Gobierno también ha decidido modificar las condiciones de la tercera serie de operaciones de financiación a plazo más largo con objetivo específico (TLTRO III). Durante la fase aguda de la pandemia este instrumento resultó fundamental para contrarrestar los riesgos a la baja para la estabilidad de precios. Actualmente, en vista del inesperado y extraordinario aumento de la inflación, es necesario recalibrarlo para que sea coherente con el proceso más amplio de normalización de la política monetaria y para que fortalezca la transmisión de las subidas de los tipos de interés oficiales a las condiciones de financiación bancaria. En consecuencia, el Consejo de Gobierno ha decidido ajustar los tipos de interés aplicables a las TLTRO III a partir del 23 de noviembre de 2022 y ofrecer a las entidades de crédito fechas adicionales para los reembolsos anticipados voluntarios de esas operaciones.

Por último, para alinear más estrechamente la remuneración de las reservas mínimas mantenidas por las entidades de crédito en el Eurosistema con las condiciones de los mercados monetarios, el Consejo de Gobierno ha decidido fijar la remuneración de las reservas mínimas en el tipo de interés de la facilidad de depósito del BCE.

Tipos de interés oficiales del BCE

El Consejo de Gobierno ha decidido subir los tres tipos de interés oficiales del BCE en 75 puntos básicos. En consecuencia, el tipo de interés de las operaciones principales de financiación y los tipos de interés de la facilidad marginal de crédito y de la facilidad de depósito aumentarán hasta el 2,00 %, el 2,25 % y el 1,50 %, respectivamente, con efectos a partir del 2 de noviembre de 2022.

Programa de compras de activos (APP) y programa de compras de emergencia frente a la pandemia (PEPP)

El Consejo de Gobierno prevé seguir reinvirtiendo íntegramente el principal de los valores adquiridos en el marco del APP que vayan venciendo durante un período prolongado tras la fecha en la que comenzó a subir los tipos de interés oficiales del BCE y, en todo caso, durante el tiempo que sea necesario para mantener unas condiciones de amplia liquidez y una orientación adecuada de la política monetaria.

En lo que se refiere al PEPP, el Consejo de Gobierno prevé reinvertir el principal de los valores adquiridos en el marco del programa que vayan venciendo al menos hasta el final de 2024. En todo caso, la futura extinción de la cartera del PEPP se gestionará de forma que se eviten interferencias con la orientación adecuada de la política monetaria.

El Consejo de Gobierno continuará actuando con flexibilidad en la reinversión del principal de los valores de la cartera del PEPP que vayan venciendo, con el objetivo de contrarrestar los riesgos para el mecanismo de transmisión de la política monetaria relacionados con la pandemia.

Operaciones de financiación

El Consejo de Gobierno decidió ajustar los tipos de interés aplicables a las TLTRO III. Desde el 23 de noviembre de 2022 hasta la fecha de vencimiento o la fecha de reembolso anticipado de la operación TLTRO III vigente correspondiente, el tipo de interés aplicable a las operaciones TLTRO III se indexará al promedio durante ese período de los tipos de interés oficiales del BCE aplicables. El Consejo de Gobierno también ha decidido ofrecer a las entidades de crédito fechas adicionales para los reembolsos anticipados voluntarios. En todo caso, el Consejo de Gobierno evaluará periódicamente la forma en que las operaciones de financiación con objetivo específico están contribuyendo a la orientación de su política monetaria.

Lagarde incluye la posibilidad de la recesión

Lagarde ha explicado en rueda de prensa que a la hora de tomar la decisión de nuevas subidas de tipos, la primera referencia que tendrá en cuenta el BCE serán las perspectivas de inflación, que incluirán también “la posibilidad de una recesión”, un matiz importante con el que se reconoce el impacto de un dinero más caro sobre el crecimiento. Otra de las consideraciones para subidas adicionales será “las medidas ya tomadas”, después de que los tipos hayan subido un total de 200 puntos básicos desde julio. Y un tercer elemento, la vigilancia de la transmisión de la política monetaria, siendo conscientes de que las alzas de tipos no tienen un impacto inmediato en la economía.
La presidenta del BCE ha señalado que la economía se está desacelerando de forma significativa y que esa desaceleración será más profunda en el cuarto trimestre del año y el primero del siguiente. Ha avanzado además que ese declive económico podría conducir a más desempleo. En definitiva, ha reconocido que los riesgos para la economía de la zona euro son elevados al tiempo que se mantiene el peligro de una inflación más elevada. De hecho, Lagarde ha apuntado a una posible subida de los salarios, con lo que el alza de precios habría calado ya en todas las capas de la economía.

En sus palabras finales de la rueda de prensa, Lagarde ha defendido que el BCE “está haciendo su trabajo” para cumplir con su mandato de estabilidad de precios: subir los tipos de interés. Y ha defendido que esa medida debe tener una total efectividad y calar en todas las capas del sistema financiero. Para Lagarde, la motivación de estos cambios en la TLTRO III se debe expresamente al objetivo de garantizar que su lucha contra la inflación es lo más efectiva posible. Si en la pandemia, las condiciones de las TLTRO III cambiaron y fueron más favorables para incentivar el crédito, ahora, en un contexto completamente opuesto, se modifican de nuevo. “Si los costes de financiación se elevan, inevitablemente el crédito tiene que ser más caro”, ha reconocido Lagarde.

 “No puedo decir a qué ritmo ni hasta dónde subirán los tipos"

“No hemos completado el trabajo de normalizar nuestra política. Todavía hay un camino por recorrer y lo seguiremos haciendo en función de los datos, reunión a reunión”, ha repetido la presidenta del banco central, quien ha rechazado dar una guía porque “no es lo que necesitamos en estos momentos”.

Y es que la inflación, ha señalado, “permanece demasiado alta”. En septiembre, el Índice de Precios de Consumo (IPC) alcanzó el 9,9%, ocho décimas más que en agosto, según los datos confirmados por Eurostat, la oficina de estadística comunitaria, que había avanzado una primera estimación del 10%.
“Las presiones de precios son evidentes en más y más sectores, en parte debido al impacto de los altos precios de la energía, que se transmiten a toda la economía”, ha apuntado. Lagarde ha resaltado que las expectativas a largo plazo se sitúan en el 2%, dentro del objetivo y el mandato del BCE, pero también ha admitido que “algunos indicadores justifican” preocupación por que se supere el objetivo final.

Lagarde ha señalado que el organismo seguirá “monitorizando la evolución de las expectativas de inflación a medio plazo”, ya que “este es el principal elemento contra el que estamos luchando”, al tiempo que ha reconocido que en el BCE “tendrán presente en las decisiones el riesgo de recesión”. “Sabemos que las subidas de tipos no tendrán un efecto inmediato en el control de la inflación”, ha admitido Lagarde, señalando que vigilarán para que el sector financiero transmita adecuadamente la política monetaria.

“Tenemos que hacer lo que tenemos que hacer, nuestro mandato es la estabilidad de precios", ha respondido Lagarde al ser cuestionada por las críticas de varios líderes a un endurecimiento monetario excesivo por parte del BCE. “No queremos provocar una recesión, pero debemos encarar la realidad de la inflación y luchar contra ella. Continuaremos haciéndolo”. En este sentido, la banquera central ha señalado que “hay una desaceleración económica claramente en marcha”, aunque ha señalado que ver “fortaleza en el mercado laboral y apoyo fiscal de los gobiernos”. Sin embargo, esta desaceleración podría terminar provocando “un mayor desempleo en el futuro”.

“Es probable que los mercados laborales sólidos respalden salarios más altos para compensar la inflación más alta”, ha añadido Lagarde.

 

La economía de EEUU sale de la recesión y crece el 0,6 %


La economía de Estados Unidos (EE.UU.) ha dejado atrás las caídas que la colocaron en recesión técnica y volvió a crecer en el tercer trimestre un 0,6 %, según los datos de la Oficina de Análisis Económico (BEA) dados a conocer hoy.


El ritmo anual de crecimiento se situó además en el 2,6 %, según el primer cálculo oficial que hace esta oficina de la evolución del producto interior bruto (PIB). La primera economía del mundo había registrado caídas del 0,4% y del 0,1% en los dos primeros trimestres del año, respectivamente, lo que se considera recesión técnica. El aumento del PIB de julio a septiembre fue posible por una mejora de las exportaciones y del gasto de los consumidores, así como de la inversión no residencial y del gasto público tanto federal como estatal y local, que compensaron en parte el decrecimiento en la inversión residencial y en otras inversiones.

En un análisis más detallado, la BEA muestra que hay muchos componentes de la economía que todavía no se están recuperando, como es el caso del consumo de los hogares en un momento marcado por la elevada inflación. La estadística explica que el gasto de los consumidores mejoró por el alza en servicios, como los gastos de salud o los viajes, aunque el consumo de bienes descendió. En este último caso se redujo principalmente en automóviles, y también el destinado a alimentos y bebidas. En cuanto al aumento del gasto público se genera por el mayor gasto en defensa en el caso del Gobierno federal, y en la subida de las compensaciones a empleados por parte de los gobiernos estatales y locales. La bajada de la inversión residencial se notó en las construcciones familiares y en las menores comisiones de los vendedores inmobiliarios.

La disminución de las inversiones se reflejó en el comercio

La vuelta al crecimiento económico en este tercer trimestre se ha producido en un contexto marcado por la elevada inflación y las consecuentes subidas de tipos de interés o los problemas en la cadena de suministro, pero también por un desempleo bajo y un fortalecimiento del dólar. La BEA no se aventura a calcular los efectos que estos factores, ya sean positivos o negativos, han podido tener sobre el PIB, y recuerda que se trata del primer cálculo sobre la evolución económica, que puede variar en los cálculos posteriores.

En cualquier caso, el dato positivo conocido hoy, que supera las expectativas de economistas y mercados, da un respiro a la Administración que preside Joe Biden en un momento político clave, a menos de dos semanas de las elecciones de medio mandato.
La situación económica y la elevada inflación son precisamente los dos factores que más van a pesar en el voto de los estadounidenses según coinciden en señalar la mayor parte de los sondeos.

 

 

 

 

 

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda