El Gobierno cumple la previsión de recaudación

27 de enero de 2022

Los datos de recaudación tributaria del ejercicio 2021 cumplieron con las previsiones presupuestarias de ingresos por primera vez en una década. En concreto, hay que remontarse al ejercicio 2010 para encontrar una cifra de recaudación que no sufra una desviación a la baja respecto a las estimaciones recogidas en las cuentas públicas.

Compartir en:

De esta forma, el Gobierno de coalición logra en sus primeros
Presupuestos Generales aprobados acertar en sus proyecciones de
ingresos, lo que refuerza la credibilidad de la economía española.
“Este Gobierno y este Ministerio siguen una política presupuestaria
prudente y los resultados así lo avalan”, ha señalado Montero, durante la presentación del avance del cierre tributario del ejercicio 2021.
En este sentido, Montero ha resaltado que el año pasado la recaudación
se incrementó un 15,1% hasta situarse en los 223.382 millones de euros.
Eso significa que se obtuvieron 1.275 millones más de ingresos de los
estimados en las cuentas públicas de 2021, lo que supone una mejora del
0,6% respecto a las previsiones. Es decir, se ha logrado un cumplimiento
del 100,6% de las estimaciones presupuestarias.
La ministra ha destacado que las cifras ponen de manifiesto la sólida
recuperación de la economía española tras superar la fase más dura de la
pandemia y, al mismo tiempo, permiten obtener los recursos suficientes
para avanzar en el despliegue de políticas sociales que refuercen el Estado
del Bienestar y garanticen servicios públicos de calidad para los
ciudadanos.
En este sentido, la titular de Hacienda ha criticado los discursos que tratan
de “deslegitimar” los impuestos porque obvian que la finalidad del sistema
tributario es “financiar servicios públicos como la sanidad, la educación o
la dependencia, así como vertebrar el país mediante las infraestructuras y
modernizarlo con inversiones en ciencia e innovación”.
Asimismo, Montero ha explicado que la mejora de la recaudación permite
a la Administración Pública reducir su déficit público “sin necesidad de
recurrir a recortes y políticas de austeridad” y ha adelantado que los datos
de cierre que se conocerán en marzo supondrán una “reducción relevante”
del déficit.

La reactivación económica impulsa los ingresos

Este comportamiento en la recaudación tributaria no se debe a la
aprobación de cambios normativos que conlleven subidas de impuestos,
ya que han tenido un impacto superior las medidas adoptadas para rebajar
las figuras impositivas sobre la electricidad o la reducción del IVA de las
mascarillas para combatir la pandemia.
En concreto, la creación de nuevas figuras fiscales como el Impuesto de
Transacciones Financieras o el Impuesto sobre Determinados Servicios
Digitales, así como otros cambios normativos de ámbito fiscal introducidos
en los Presupuestos Generales de 2021 tuvieron un impacto de 1.462
millones de euros. Sin embargo, las rebajas fiscales sobre la luz o las
mascarillas supusieron un impacto de 2.392 millones de euros. Es decir, el
saldo neto implica un ahorro de 930 millones de euros en impuestos para
los españoles durante el ejercicio 2021 gracias al mayor énfasis de las
reducciones impositivas.

Además, la ministra ha explicado que la mejora de la recaudación tampoco
se debe a la mayor inflación, ya que los datos de inflación subyacente se
encuentran alrededor del 2%, por lo que el repunte de los precios se
concentra en el sector energético, precisamente donde se ha producido
una importante rebaja de impuestos.
Por tanto, el aumento de los ingresos se debe al impulso de la actividad
económica en 2021 tras la exitosa campaña de vacunación contra la
COVID-19 que ha permitido la recuperación del consumo y también del
empleo a niveles prepandemia con cifras récord de afiliados a la Seguridad
Social.

En definitiva, la recaudación alcanzó en 2021 los 223.382 millones de
euros. Una cifra en línea con los 222.107 millones previstos en los
Presupuestos Generales del Estado de dicho ejercicio. Así, se han logrado
cumplir las previsiones de ingresos en la mayoría de grandes impuestos
del sistema tributario.
En el caso del IRPF, la recaudación se elevó un 7,5% respecto a 2020
hasta situarse en los 94.546 millones, lo que supone un cumplimiento del
100,4% respecto a las previsiones presupuestarias de 2021 (94.196
millones). La mejora de este impuesto se debe a la gran evolución del
empleo gracias a las medidas de protección de rentas adoptadas por el
Gobierno a través de los ERTE y las prestaciones de cese de actividad.
Estas iniciativas unidas a la mejora de la economía han contribuido a un
incremento del 6,1% de las retenciones del trabajo, en línea con la
evolución de la masa de salarios (6,7%). En este sentido, cabe destacar
que las afiliaciones a la Seguridad Social cerraron 2021 con cifras récord
de 19.842.427 ocupados, lo que supone 362.613 personas más que antes
de la pandemia.
El Impuesto sobre Sociedades aumentó los ingresos un 67,9% respecto al
año anterior y se situó en 26.628 millones, lo que supone un cumplimiento
de 122,6% respecto a las estimaciones de los PGE 2021. Este significativo
crecimiento se debe fundamentalmente a la mejora de los beneficios
empresariales, que se incrementaron un 73,8%, en línea con la mejora de
la recaudación. Asimismo, los pagos fraccionados se elevaron un 53,7%.
Por su parte, el IVA también mejoró su recaudación un 14,5% respecto a
2020 y se situó en los 72.493 millones. De esta forma, este impuesto
también cumplió las previsiones al lograr un 100,4% de la estimación
presupuestaria de 2021. El aumento se debe a la mejora del consumo por
la mayor actividad económica con un aumento del 6,8% del gasto final en
consumo privado.
Por último, los Impuestos Especiales crecieron un 5% respecto a 2020 al
registrar 19.729 millones de euros. Estas figuras tributarias quedaron por
debajo de las previsiones al situarse en el 85,2% de lo presupuestado. En
este caso, los menores ingresos respecto a las estimaciones se deben al
impacto de las rebajas fiscales aprobadas por el Ejecutivo para mitigar el
aumento de la factura de la luz por el alza de los precios de la electricidad
en el mercado mayorista. En concreto, la reducción del Impuesto Especial de la Electricidad del 5,11% al 0,5% a partir de mediados de septiembre ha permitido un ahorro a las familias de 333 millones de euros, que se refleja en la caída del 12,2% en los ingresos de esta figura.
Sin embargo, otros impuestos especiales como el de Hidrocarburos, el
Alcohol o la Cerveza sí se han incrementado como consecuencia del
mayor consumo y actividad económica.
Por tanto, el cumplimiento de la previsión de ingresos tributarios de 2021
es un punto de partida clave para lograr cumplir también con la estimación
de recaudación contemplada en los Presupuestos de 2022, una
herramienta fundamental para lograr tener un Estado del Bienestar fuerte
y que permita una recuperación justa. “Un círculo virtuoso que todo apunta
que mantendremos también a lo largo de 2022”, ha afirmado Montero.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda