COP 27 CIERRA EN FALSO

Acuerda 'in extremis' un fondo para los países más vulnerables al calentamiento

20 de noviembre de 2022

La Cumbre del Clima -Conferencia por el Cambio Climático de Naciones Unidas (COP27)- ha adoptado finalmente in extremis este domingo una resolución por la que se prevé la creación de un fondo destinado a financiar los daños climáticos que ya sufren los países más vulnerables a los efectos del calentamiento global.

Compartir en:

La decisión, calificada como histórica, ha sido adoptada por consenso en la asamblea plenaria que ponía fin a la conferencia climática en Egipto y ha sido recibida por un sonoro aplauso por parte de todos los representantes en el patio de butacas.
Según se ha reflejado en el texto, los países han establecido un consenso respecto a la «necesidad inmediata» de aportar recursos financieros «nuevos, adicionales, predecibles y adecuados» para ayudar a los países en desarrollo que se encuentran en una posición vulnerable respecto a los impactos «económicos y no económicos» del cambio climático.

En este sentido, se hace referencia a los desplazamientos forzados y los efectos en el patrimonio cultural, la movilidad y la vida, así como a los medios de subsistencia de las comunidades, por lo que subrayan la importancia de dar una respuesta «eficaz y adecuada» a las pérdidas y daños.


Los españoles, entre los que menos han oído hablar de la COP27

Mientras la Cumbre del Clima llega a su final marcada por el desacuerdo entre los diferentes países por como se deben compensar las pérdidas y daños provocados por el cambio climático, hay un triste acuerdo entre los principales países participantes.

Solo una de cada tres personas a nivel global reconoce saber de qué se trata la COP27. Y en España este valor es aún más bajo: solo el 19% de los encuestados en el país dicen saber algo del encuentro.
El alto nivel desconocimiento en España (46%) sitúa al país a la cola de los países analizados por un estudio de la consultora Kantar, solo por delante de Estados Unidos (58%) y Australia (66%). Francia es el único país europeo que está por delante del promedio regional: al menos el 85% de los franceses reconocen haber escuchado o entender algo sobre la COP27.

La empresa que llevó adelante el estudio se apresura a destacar que la poca familiaridad con el encuentro en Egipto no debe confundirse como una falta de interés en la problemática ambiental. El 92% de los españoles opina que es urgente tomar medidas para abordar el cambio climático, una cifra por encima de la media global.
Los resultados de esta investigación a nivel global están alineados al último barómetro publicado por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), donde los españoles destacan el medio ambiente como el quinto mayor problema que enfrenta el país. Esto sitúa a la cuestión climática solo detrás de los problemas económicos, el paro, las dificultades políticas y la sanidad.

En particular, el nuevo estudio profundiza sobre estas preocupaciones donde los españoles destacan particularmente el riesgo de pérdida de biodiversidad, la crisis de recursos naturales que lleve a una escasez y el impacto directo a la salud. En otros países, estos valores son muy distintos: el 56% de los chinos muestran preocupación por la aparición de nuevas enfermedades infecciosas y un 41% de los egipcios mencionan el deterioro de la salud mental.

Reto para el sector privado

El estudio también ubica a España como el país donde más se cuestionan los compromisos ambientales del sector privado. El 56% de los españoles dicen que los planes de las empresas para abordar el cambio climático no son ambiciosos. Del mismo modo, el 41% de los encuestados piensa que la mayoría de las empresas están empeorando la crisis climática.

"La inversión en energías limpias está en peligro por la inflación y las subidas de tipos"

La transición energética está en marcha. La Ley de Reducción de la Inflación de EEUU o la legislación RePower de la Unión Europea ponen de manifiesto la importancia de la descarbonización. Sin embargo, las altas tasas de inflación y el endurecimiento monetario llevado a cabo por los distintos bancos centrales han frenado las inversiones en energías limpias, poniendo en peligro la evolución hacia el cero neto.

Durante 2021, las perspectivas eran muy prometedoras y el gasto para la transición energética aumentó hasta los 800.000 millones de dólares, un 33% más que en 2020. El crecimiento fue impulsado por China, que duplicó su inversión, seguido de Europa. Pero el estallido de la guerra de Ucrania lo cambió todo.
"La geopolítica de la energía ha irrumpido en la escena. A corto plazo, el colapso de las exportaciones de gas ruso y los precios récord han obligado a las empresas de utilities a recurrir en mayor medida a la generación de energía con carbón, lo que ha provocado un aumento de las emisiones del sector eléctrico este año", indican desde Bank of America (BofA).

La crisis energética a la que se enfrenta Europa ha puesto de manifiesto los desafíos de la eliminación gradual de los combustibles fósiles, ya que la región aún no puede contar plenamente con las energías renovables para satisfacer sus necesidades energéticas. Los altos precios del gas han obligado a las empresas de servicios públicos europeas a confiar en mayor medida en la generación de energía a base de carbón, lo que probablemente contribuya a un aumento significativo de las emisiones del sector eléctrico este año.

En el caso de China, la generación de energía térmica ha alcanzado máximos históricos en los últimos meses y a pesar de las enormes inversiones en renovables realizadas por el gigante asiático, la dependencia del carbón del mayor emisor de CO2 del mundo ha quedado reflejada con el aumento de la producción nacional de este combustible fósil.
La situación de Estados Unidos es totalmente contraria. El aumento de la producción de gas natural a nivel nacional ha sido uno de los principales impulsores de los cambios en la combinación de electricidad, junto con la expansión del sector de las renovables. La participación del gas en la generación de energía del país ha pasado del 16% al 38% entre 2000 y 2021, a expensas del carbón, que ha disminuido del 52% al 22% durante el mismo período. Asimismo, la energía eólica y solar también han ido ganando terreno en la última década y actualmente representan el 12% de la generación de energía.

Desde BofA creen que este crecimiento de la demanda energética muestra que el mundo está preparado para otro aumento significativo de las emisiones de carbono en 2022. "Con un uso de la energía térmica que aumentará aún más en 2023, las emisiones de CO2 probablemente mantendrán al planeta en una senda de calentamiento insostenible a corto plazo".
En cambio, a medio plazo, "una combinación de precios muy altos y volátiles de los combustibles térmicos, junto con nuevos riesgos de seguridad energética, podría acelerar las inversiones en energías renovables", destacan los analistas de BofA

Un hecho que, de momento, se está viendo frenado a medida que los bancos centrales aumentan los tipos de interés en su lucha contra la alta inflación y se ajustan los presupuestos. "Los costes estimados de 5 billones de dólares al año para alcanzar los objetivos de emisiones netas cero para 2050 han aumentado en los últimos 12 meses en medio de una inflación global rugiente y las tasas de interés más altas. Dado que algunos mercados desarrollados luchan por equilibrar sus presupuestos gubernamentales, los problemas fiscales podrían sumarse a una política monetaria más estricta a medida que aumentan los costes de financiamiento, lo que ralentiza las inversiones ecológicas que tanto se requieren", valoran desde la entidad estadounidense.

Igualmente, los analistas de BofA aseveran que es poco probable que los balances de los bancos centrales sean una gran fuente de demanda de bonos verdes hasta que la inflación disminuya, lo que sugiere que el sector privado tendrá que desempeñar un papel cada vez mayor en la descarbonización para cumplir con los objetivos de 2050. En cambio, los expertos apuestan porque a más largo plazo "la carrera hacia cero neto probablemente se acelerará debido a los altos precios de los combustibles fósiles, la compresión de las primas ecológicas y los riesgos de seguridad nacional".
El avance de la innovación y los crecientes costes de los combustibles darán lugar a que muchas tecnologías de energía limpia se conviertan en la opción más económica en muchos mercados.

Sin embargo, para alcanzar la transición energética "necesitamos ver caer los costes de muchas más tecnologías limpias, como bombas de calor, biocombustibles, captura de carbono, nuevas tecnologías nucleares (más pequeñas) e incluso alimentarias. Ha comenzado la carrera para avanzar en la innovación y alcanzar las economías de escala necesarias para lograr el cero neto", concluyen desde BofA.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda