COVID 19

VACUNAS: Bruselas asume "errores" y demasiado "optimismo"

10 de febrero de 2021

La presidenta de la Comisión Europea, von der Leyen, reconoció este miércoles "errores" y un "exceso de optimismo" en la estrategia comunitaria de vacunación, pero defendió el plan diseñado por Bruselas y subrayó que el "cuello de botella" se debe a que la ciencia ha ido más rápido que la industria.

Compartir en:

"Hemos sido demasiado optimistas con la capacidad de producción" y "de alguna manera la ciencia ha superado a la industria", dijo Von der Leyen en una comparecencia en el Parlamento Europeo (PE) sobre la estrategia de vacunación en la UE. La presidenta alemana del Ejecutivo comunitario, asediada por las críticas por el lento inicio de la inmunización y los retrasos en las entregas de las tres vacunas aprobadas en la UE (Pfizer-BioNTech, Moderna y AstraZeneca-Oxford), se sometió al escrutinio de la Eurocámara contando con el respaldo anticipado de los principales grupos del hemiciclo, con reuniones previas a puerta cerrada con los democristianos, socialdemócratas y liberales.

Defendió la compra centralizada de los fármacos para los Veintisiete a través de la Comisión Europea y explicó que su Ejecutivo ha tomado decisiones para enmendar los problemas que han ido surgiendo, como la creación de un grupo de trabajo "para redoblar la producción" o - a medio plazo- la Autoridad de Respuesta de la UE y de Preparación de Emergencia Sanitaria (HERA, por sus siglas en inglés), para armarse ante futuras crisis sanitarias. "Uno de los cuellos de botella tiene que ver con sólo 2 moléculas sintéticas. Si tuviéramos solo 250 gramos más de esas moléculas podríamos producir 1 millón más de vacunas, nos dicen las empresas", dijo Von der Leyen. Médica de formación, la conservadora alemana explicó que desarrollar una vacuna requiere generalmente entre 5 o 10 años, mientras que los fármacos para protegerse contra la Covid-19 se han generado en sólo 10 meses y en algunos casos con nuevas tecnologías, como el ARN mensajero de Pfizer-BioNTech o Moderna.

En solo 12 minutos de intervención en más de 4 horas de debate, y delegando la réplica en la eurocomisaria de Sanidad, Kyriakides, Von der Leyen -que leyó su discurso- se excusó especialmente por la minicrisis generada en Irlanda del Norte a propósito del acuerdo de Brexit, con el improvisado mecanismo de control de exportaciones de vacunas, que fue inmediatamente corregido."Sí, se han cometido errores en el proceso que nos llevó a la decisión última. Y sí, lo lamento profundamente (...). Mi Comisión va a hacer todo lo posible por preservar la paz en Irlanda del Norte", dijo la alemana.
"Soy consciente de que la confianza requiere transparencia", dijo Von der Leyen ante uno de los grandes reproches al sistema de compra: la confidencialidad de los contratos con las farmacéuticas, de los que solo se han publicado cuatro y con las partes sensibles censuradas, como el precio de las vacunas o los plazos de entrega.

Entre los diferentes asuntos abordados, varios eurodiputados plantearon si la CE se equivocó al priorizar el precio en la negociación con los laboratorios en vez de garantizar la producción pues, pese a conseguirlas más baratas que EE.UU. o Israel, el ritmo de vacunación es más lento. "Lo barato sale caro", dijo el liberal Luis Garicano (Ciudadanos) en un debate en el que el Jorge Buxadé (VOX) pidió la dimisión de Von der Leyen, en línea con otros diputados de ultraderecha.
En el turno de réplica, la comisaria de Sanidad reconoció que "el ritmo de vacunación puede y debe aumentarse". "Estamos haciendo todo lo que podemos para que así sea en las próximas semanas", explicó Kyriakides, que realzó también la iniciativa de la UE para suministrar vacunas a países pobres.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda