Las  reformas laboral y de pensiones estarán en 2022

05 de mayo de 2021

El Gobierno se ha comprometido con Bruselas a cerrar la primera fase de las reformas laboral y de pensiones en los próximos meses y a tenerlas ya en vigor en el año 2022.

Compartir en:

La Comisión Europea quería resultados tangibles antes del verano, pero el retraso en la tramitación de los fondos europeos ha proporcionado al Gobierno de España un margen extra para cerrar con los agentes sociales las negociaciones ya abiertas respecto a determinados aspectos centrales del sistema laboral y también del de pensiones.
Así lo ha confirmado este miércoles la vicepresidenta segunda del Gobierno, Nadia Calviño, en un avance del calendario que el Gobierno ha hecho público al fin y que tanto la vicepresidenta económica como la vicepresidenta Díaz han negociado con Bruselas en las últimas semanas. "Queremos que el nuevo marco laboral esté ya operativo en 2022 para que la creación de empleo que venga con la recuperación se produzca ya con este nuevo marco laboral y permita generar empleo de calidad", ha explicado la vicepresidenta, que ha incluido entre los aspectos que se abordarán en esta primera fase de la reforma laboral la simplificación de los contratos, reduciendo a tres las modalidades existentes (fijo, temporal y de formación); la aprobación de un marco estable para los ERTE; la modernización de la negociación colectiva, donde se enmarca la eliminación de la ultraactividad y la más que probable prioridad aplicativa de los convenios sectoriales sobre los de empresa; la reforma de la subcontratación; y la revisión de las bonificaciones a la contratación, en la que el Gobierno confía para ahorrarse cerca de 500 millones de euros.

En el ámbito de las pensiones, la hoja de ruta que el Ejecutivo ha planteado en Bruselas pasa por activar el año que viene algunos de los componentes más emblemáticos de su reforma de pensiones, como el nuevo esquema de cotización de autónomos en función de sus ingresos, la separación de fuentes de financiación o al menos el calendario para llevarlo a cabo, la implantación de los desincentivos a la jubilación anticipada y los incentivos a la prolongación de la vida laboral y, sí, también el mecanismo que permitirá asegurar el poder adquisitivo de las pensiones, acompasando la subida de las prestaciones al IPC.

El Gobierno es consciente de que ambos flancos son prioritarios para Bruselas...y la Comisión Europea se lo ha hecho saber al Gobierno de todas las formas posibles durante el proceso de negociación del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia. Con esas reformas sobre la mesa y el centenar de hitos que Calviño asegura haber alcanzado ya, antes incluso de recibir los fondos europeos, el Gobierno confía en poder recibir este año 25.000 millones de euros del Mecanismo de Recuperación, los 9.000 millones de euros de prefinanciación comprometidos por la Comisión y 16.000 millones correspondiente al primer tramo de las ayudas, que el Ejecutivo confía en recibir antes de final de año.
 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda