Trabajo el plan enviado supone la derogación de la reforma laboral

10 de mayo de 2021

La vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, ha asegurado que la pata relacionada con el empleo del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia enviado a Bruselas supone una derogación de la reforma laboral del Partido Popular. 

Compartir en:

"No es sólo la derogación de la reforma laboral del partido popular, porque es mucho más ambicioso, pero sin duda claro que lo es", ha dicho Díaz quien ha remarcado la importancia que tiene este plan para el futuro del país. "La legislatura empieza ahora, los cambios empiezan ahora. Nuestro quehacer es darle esperanza a la gente. La legislatura se va a culminar, vamos a trabajar mucho. Se reinicia la legislatura", ha asegurado. Actualmente, su cartera se encuentra en conversaciones con sindicatos y patronal para tratar los cambios en legislación laboral que el Gobierno quiere aplicar a partir del año que viene. Díaz ha descartado la posibilidad de que dichas negociaciones se alarguen más allá de este año, ya que la intención del Gobierno es empezar 2022 con un nuevo marco laboral. "Los plazos en derecho no se discuten, se cumplen. Los fondos europeos dependen de estas grandes transformaciones", ha asegurado categóricamente Díaz.

El Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia contiene 110 inversiones y 102 reformas con las que el Gobierno aspira a captar unos 140.000 millones de euros en ayudas y créditos blandos provenientes de la Unión Europea. El Gobierno espera que esa enorme cantidad de dinero le ayude a poner en marcha la economía española, que en 2020 se contrajo un histórico 11% debido a la crisis del coronavirus. Para este año, el Ejecutivo prevé que el Producto Interior Bruto aumente un 6,5% y estima que los fondos europeos ayudarán al PIB a crecer un 2% extra anual en los próximos años, aunque en el medio plazo esa cifra se irá diluyendo hasta quedarse en un 0,4%.

El objetivo que se plantea el ministerio de Trabajo y Economía Social, según ha explicado la vicepresidenta tercera en rueda de prensa, es acabar con el paro y la precariedad laboral, dos elementos "que nos hacen sensiblemente diferentes" en la Unión Europea. Para ello, la pata laboral del Plan contempla diez reformas y siete grandes inversiones por más de 2.600 millones. Dichas reformas, ha asegurado la ministra de Trabajo tendrán la mira puesta en transformar la economía en una más verde, en promover la igualdad entre hombres y mujeres y en darle mayores oportunidades a los más jóvenes. "No se puede emprender las reformas de un país sin los jóvenes dentro. No hay porvenir si no abordamos la enorme deuda que España tiene con sus jóvenes, en menos de diez años han sido pegados en cada una de sus mejillas", ha dicho Díaz.

Una de las necesidades que ha planteado el Ejecutivo es simplificar la gran cantidad de contratos laborales que existen hoy día para pasar a tener solo tres: indefinido, temporal y de formación. Además, el Gobierno pretende rediseñar los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) para transformarlos en una herramienta estructural que sirva como alternativa a los ajustes de plantilla. La idea del Gobierno es que antes de despedir, las empresas opten por suspensiones temporales o reducciones de la jornada, durante las cuales los trabajadores podrán formarse y así aumentar su productividad cuando se sumen de nuevo a la actividad o bien permitirles tener una mejor cualificación que les ayudará en una futura búsqueda de empleo.
 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda