Al final se saldrá con la suya , pero seguiremos pagando la electricidad mas cara de Europa

El Gobierno se ceba con la eléctricas

01 de junio de 2021

El Consejo de Ministros ha acordado tramitar el plan del Gobierno para frenar la sobrerretribución que percibe en el mercado mayorista la generación de energía mediante las centrales eléctricas no emisoras de CO2 (hidráulicas y nucleares) anteriores a 2005, que se traducirá en una reducción de la factura de la luz entre un 4% y un 5%.

Compartir en:

De este modo, con este anteproyecto de ley se abre paso a la reforma del mercado eléctrico con la eliminación de los conocidos como beneficios caídos del cielo (windfall profit, en inglés) para estas tecnologías del mix energético, que estaba incluido en el pacto de coalición entre PSOE y Unidas Podemos. Según ha detallado la vicepresidenta cuarta y ministra para la Transición Ecológica, Ribera, en rueda de prensa posterior al Consejo, la medida, que se someterá ahora a audiencia pública para su aprobación, supondrá un recorte de 1.000 millones en la retribución que reciben las eléctricas. El Gobierno quiere compensar el impacto que está teniendo en el coste de la electricidad el alza de los precios del dióxido de carbono (CO2) y atajar las posibles consecuencias que esto pudiera tener en la recuperación de las economías domésticas e industrial, con rebajas en la factura de la luz de entre un 4% y un 5% y un 1,5%, respectivamente, según fuentes de Transición Ecológica.
En este sentido, ha defendido que los beneficios por el alza de precios del CO2 debe repercutir también sobre los consumidores domésticos e industriales, y no solo en las cuentas de resultados de las empresas. "Es legítimo que las compañías maximicen su beneficio, pero debemos velar como Gobierno por el interés de los españoles. Es un mecanismo que beneficia a consumidores e inversores", ha subrayado.

Con este anteproyecto de ley, las eléctricas tendrán que repercutir en su coste de producción los derechos de emisión del CO2 para estas dos modalidades de generación, por lo que se les descontará del precio del mercado mayorista. Según la cartera que dirige Ribera, con estos ingresos del mecanismo se sufragará parte de la factura eléctrica de los consumidores vulnerables severos en riegos de exclusión social, con un 10% del total, mientras que el 90% restante se destinará a financiar los costes asociados al régimen retributivo específico de las renovables, cogeneración y residuos (Recore). Las mismas fuentes indican que el sistema es "robusto" jurídicamente, con lo que se pretende así blindar contra las más que seguras demandas por parte de las eléctricas, y es "compatible" con el mercado interior de la energía y de CO2.

En determinados despachos se especula con la posibilidad de que las eléctricas puedan reclamar estas decisiones puesto que  cualquier propuesta de poner un techo a la retribución nuclear e hidroeléctrica tendría que aprobarse en Bruselas, "donde no será simple justificar la penalización de estas tecnologías no emisoras". Las mismas fuentes advierten de que dicha medida introduciría una limitación de su competitividad.
 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda