Hacia un nuevo erte bautizado como MSE 

02 de julio de 2021

El Ministerio de Trabajo ha propuesto a sindicatos y empresarios la creación de un nuevo instrumento, que complementará al actual Erte regulado en el artículo 47 del Estatuto de los Trabajadores (ET) -de suspensión del contrato o reducción de jornada por causas económicas, técnicas, organizativas o de producción o derivadas de fuerza mayor-. 

Compartir en:

El nuevo Erte se utilizará cuando por razones de "carácter imprevisible", ajenas a la voluntad empresarial, cualquiera que sea la causa, impida o limite el desarrollo normalizado de una empresa en alguno de sus centros de trabajo. El nuevo instrumento, denominado Mecanismo de Sostenibilidad del Empleo (MSE), tiene como objetivo evitar que ante este tipo de imprevistos se pierda empleo.

Así, las empresas en tales circunstancias estarán obligadas a optar por el MSE antes de despedir a sus trabajadores. Se trata de una imposición legal, pues el ministerio que comanda Yolanda Díaz propone incluir en el ET que el MSE "será preferente frente a las extinciones por causa económica, técnica, organizativa y de producción".
Por ello, el nuevo borrador de negociación presentado este miércoles por Trabajo en la mesa de la reforma laboral, exige que la empresa motive "suficientemente en el caso de extinción por estas causas que el mecanismo del presente precepto (MSE) es inviable para resolver de modo proporcionado y razonable la situación en la que se encuentra la empresa".
La redacción establece que las empresas podrán reducir la jornada a través del MSE, pero a cambio adquirirán un "compromiso de mantenimiento del empleo respecto a las personas afectadas por el mismo", tal y como se ha impuesto en los Ertes usados durante el Covid.

Y, al igual que los Ertes Covid, durante la aplicación del MSE, los trabajadores no podrán realizar horas extraordinarias y las empresas no podrá subcontratar trabajos, ni contratar a nuevos empleados, ni de forma directa ni indirecta. El MSE tendrá que ser aprobado por la autoridad laboral previa negociación entre las empresa y los representantes de los trabajadores. No obstante, la Inspección o el propio Sepe, de oficio o a instancia de parte, investigarán si apreciasen existencia de dolo, fraude, coacción o abuso de derecho en la negociación del acuerdo, así como en el pago de las prestaciones.

Pero aquí no acaban las novedades.  En el caso de la modificación sustancial de condiciones de trabajo, el Gobierno ha cambiado la representación de los trabajadores. Así, la empresa deberá negociar con el comité de empresa o los delegados y en caso de carecer de ellos, lo hará con una "comisión sindical" integrada por los sindicatos más representativos del sector al que pertenece la empresa. Solo en caso de que no se pudiese conformar dicha "comisión sindical" y no hubiese secciones sindicales en la empresa, la plantilla elegiría democráticamente a sus representantes como se hace actualmente.

Trabajo ha presentado, además, la nueva regulación del contrato de formación. Lo reduce a un único tipo aunque con tres modalidades: una para personas que han terminado sus estudios y dos para compaginar estudio y formación, uno para la FP y el otro universitario.
Pero quizá una de las propuestas que más polémica ha generado entre los negociadores empresariales es el fin de la modalidad del contrato fijo de obra que se utiliza en el sector de la construcción hace 40 años.
También se ha regulado el fijo discontinuo, el único que es podrá usar para trabajos estacionales
 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda