renovables

El arancel de EEUU a la eólica española afecta al 7% de exportaciones 

14 de julio de 2021

Tras una investigación de varios meses, que arrancó con la Administración Trump, el Departamento de Comercio concluye que fabricantes de los tres países han vendido su material en Estados Unidos por debajo del precio de coste, en una práctica que se conoce como ´dumping´, y que no han contestado a los requerimientos que se les ha venido haciendo desde el pasado mes de abri. 

Compartir en:

Esta medida, que ha provocado caídas en bolsa para estas renovables, afectaría a entre un 6 y un 7% de las exportaciones del conjunto de empresas del sector eólico español. Es el cálculo que hacen desde la Asociación Empresarial Eólica (AEE): el 25% de las ventas que las eólicas españolas realizan al exterior van a parar al mercado americano (que incluye Estados Unidos y Latinoamérica) e incide en que ese 7% afectado por la tasa estadounidense "se puede absorber porque el sector ya está reorientando la producción para llevarla a otros mercados". 

"Siempre hemos defendido que nuestras fábricas producen con costes internacionales", incide y recuerda que más allá de los costes del acero (que se emplea en la fabricación de las torres, que son a su vez parte del aerogenerador), están los logísticos, la mano de obra y la mejora del proceso (en el caso de España, uno de los líderes mundiales del sector, éste se ha optimizado al máximo). "Estamos convencidos de que nuestra industria no ha hecho dumping", sentencia. 
Considera, en todo caso, que el hecho de que un país establezca medidas arancelarias de este tipo "no es una buena noticia" para el sector en conjunto y cree que obedecen más a un "planteamiento estratégico desde el punto de vista de la producción industrial que no solo afecta a las torres eólicas sino también a otras industrias

". Es una medida que iría en detrimento, en principio, del propio consumidor norteamericano porque a priori los precios del sector no son tan competitivos pero, sin embargo, el Gobierno hace una apuesta a fututo por su industria.

Las cifras lo explican todo. Biden ha planteado un cambio en el modelo energético de su país y en ese puzle, el papel que juega el viento es esencial, puesto que el proyecto incorpora la inversión cada año y hasta 2030 de 12.000 millones de dólares (alrededor de 10.164,30 millones de euros) para la eólica marina con el objetivo de alcanzar una capacidad instalada de 30 GW en la Costa Este -lo que permitirá cubrir la demanda de más de 10 millones de hogares estadounidenses-. 

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda