OPA IFM: Calviño terminara salvando los trastos

26 de julio de 2021

La ineficacia de la ministra Ribera es conocida, no solo entre sus compañeros de Gobierno, sino también entre los empresarios de la industria que, para su desgracia les ha tocado en suerte un ministro de cupo y eso en el caso de la industria se traduce en un paron que luego es muy difícil de recuperar, no digamos nada si esta situación lleva pareja una pandemia como la que sufrimos.

Compartir en:

El problema, o la suerte, depende del bando en el que uno se encuentre es que los  asesores del fondo australiano no sabían nada de esto. De ser así, probablemente se hubiesen pensado muy mucho la presentación de su OPA sobre Naturgy, que de ser una bicoca se ha convertido en un dolor de estomago que ninguna pastilla cura y que solo la campanada final puede arreglar, aunque no del todo.

En efecto, en la primera semana de agosto el Gobierno debe pronunciarse sobre la acción de oro que pesa sobre Naturgy, y en ese momento los plantes tomaran su decisión que en estos momentos, ni ellos mismos saben cual puede ser ya que la actuación de la vicepresidenta Calviño y su mano derecha en la operación, Faine hace empresarialmente poco interesante una compra de acciones que el primer obstáculo con el que se va a encontrar es un pliego de condiciones gubernamentales que imposibilitaran  las especulaciones financieras propias de los fondos, una vez que entienden que su inversión a madurado y quieren realizar.

Pero es que en este tiempo el precio de la compra se ha visto necesariamente incrementado por la operación compra levada a cabo por Criteria que ha situado el precio del valor muy por encima del ofertado por los australianos. En esas condiciones serán muy pocos los accionistas que venderán si los australianos no hacen junta oferta tentadora a un grupo reducido de propietarios o lo que es lo mismo, a solo un 22/23% del capital, porque el resto esta en manos de entidades que ni van a vender. Y a todo esto con el ojo del “argelino”para el que la OPA puede ser un problema. 

De todas formas se ha llegado a esta situación por el desconocimiento gubernamental de lo que es el suministro de gas y como hay que manejarlo. La ignorancia de las huestes de Sanchez es tal, que de no ser por Calviño ahora podríamos estar ante un problema de primera magnitud y con el abastecimiento energético cuestionado.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda