Diaz se reúne con los agentes

01 de septiembre de 2021

Coincidiendo con el anuncio de Sanchez, ha tenido lugar la reunión para iniciar la subida del SMI entre el Ejecutivo y los agentes sociales anunciada la semana pasada. 

Compartir en:

Así, el ala socialista del Gobierno pretende complacer tanto a su socio minoritario como a los sindicatos, los cuales llevan meses pidiendo un aumento de los sueldos más bajos, sobre todo a raíz del progresivo incremento de la inflación por el encarecimiento de la energía (el IPC ha subido de forma interanual un 3,3%, el mayor dato en la última década).
Esta reunión llega tras los grandes datos de empleo de los últimos meses, que han provocado un cambio de postura en la vicepresidenta primera y ministra de Economía, Calviño, quien hasta finales de julio pasado se había mostrado contraria a un aumento del salario mínimo, en consonancia con la patronal, en pos de no entorpecer la recuperación económica. Sin embargo, tras un gran verano, el Ejecutivo prevé que agosto finalice con el mismo nivel de empleo de febrero de 2020, justo antes del comienzo de la pandemia.
El Gobierno ha asegurado que, antes de proponer una cifra, primero oirá tanto la opinión de los sindicatos como de los empresarios. Sin embargo, desde el Ejecutivo han señalado que lo que siempre han defendido es el informe del comité de expertos contratado por Trabajo, que propone una subida del salario mínimo de entre 12 y 19 euros para este año. De esta forma, se dejaría para los últimos años de la legislatura (2022 y 2023) los mayores incrementos para así llegar a un SMI que represente el 60% del salario medio, el objetivo que se ha autoimpuesto el Gobierno.

Y así ha sido, porque Diaz ha planteado a los agentes sociales la posibilidad de aprobar una subida del salario mínimo interprofesional (SMI) de 15 euros en 2021, lo que elevaría la referencia salarial mensual desde los 950 euros actuales hasta los 965 euros. Así lo han comentado los sindicatos tras la reunión mantenida con representantes del departamento. Las organizaciones sindicales han calificado la propuesta del Gobierno de "insuficiente", mientras la patronal ha pedido prudencia y consolidación del crecimiento económico en un contexto de incertidumbre por las reformas anunciadas. No obstante, el secretario de Estado de Empleo, Pérez Rey, preguntado al respecto, ha evitado concretar las cifras y ha asegurado que el Gobierno sigue abierto a la negociación con los agentes sociales. De hecho, ya se han emplazado a un nuevo encuentro el próximo lunes con el objetivo de cerrar un acuerdo.

Desde la patronal, sin embargo, han criticado la "falta de concreción" del Ministerio en la reunión asegurando que el Gobierno tiene la intención de sacar el real decreto a consulta pública el próximo 6 de septiembre, lo que deja poco margen a la consulta interna en las organizaciones empresariales. Con todo, la CEOE se mantiene en el 'no' a la subida del SMI en 2021, ante la incipiente recuperación económica y la necesidad de consolidar el empleo y en un contexto de "incertidumbre" por las reformas anunciadas por el Ejecutivo, especialmente en materia laboral. Los empresarios sí se han mostrado abiertos, en cualquier caso, a debatir sobre la senda de incremento para los años 2022 y 2023.


Con el planteamiento inicial del Ejecutivo, el SMI se situaría en 965 euros desde este mes de septiembre y escalaría a los 996 euros en 2022, para alcanzar los 1.027 euros mensuales en 2023. De este modo, el suelo salarial legal se colocaría en la mitad de la horquilla dibujada por el comité de expertos, que el pasado mes de junio determinó que, para cumplir el objetivo de llevarlo al 60 % del salario medio neto en esta legislatura, este sueldo mínimo debería subir entre 61 y 99 euros de aquí a 2023, hasta situarlo al final de ese periodo en entre 1.049 y 1.011 euros por 14 pagas. Esto equivaldría a incrementarlo entre un 6,4 % y un 10,4 % respecto a la cantidad actual.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda