Trabajo se apunta al tanto

02 de septiembre de 2021

La recuperación de la actividad en el sector turístico no ha compensado la habitual retracción del empleo en agosto. Si el pasado julio se crearon casi 100.000 empleos en el mejor julio de la historia para la Seguridad Social, agosto ha dejado 118.000 menos, rompiendo la racha positiva para el empleo que arrancó en febrero y en la que se han creado más de 750.000 puestos de trabajo. 

Compartir en:

El pasado julio se crearon casi 200.000 empleos en el mejor mes de la historia para la Seguridad Social. El paro registrado, por el contrario, ha registrado el mejor dato para un agosto en la historia: bajó en 82.583 desempleados en agosto (-2,4%), su mayor retroceso en un mes de agosto dentro de la serie histórica, según datos publicados. Se trata, de hecho, del cuarto mes consecutivo en que marca un descenso histórico, aunque sin llegar a los 197.000 de julio.

"Este normalmente debería ser un mes modesto para el desempleo, pero por sexto mes consecutivo se reduce. Por primera vez en lo que llevamos de siglo, el paro registrado se reduce en agosto (...) Estamos prácticamente ya en los mismos niveles de desempleo que teníamos antes de la pandemia", ha destacado el secretario de Estado de Empleo y Economía Social, Pérez Rey, en relación con la histórica reducción del paro.
A 12 meses vista el paro registrado baja en 468.000 personas, y la afiliación crece en 681.000. El ritmo de creación de empleo ha bajado dado que agosto de 2020, con 6.800 empleos creados, fue notablemente mejor que el mes pasado. Así, España crea empleo a un ritmo del 3,63%, el más bajo desde abril. En términos desestacionalizados, el empleo crece en 76.541 ocupados En todo caso, agosto es un mes tradicionalmente negativo para el empleo, una tendencia rota por la pandemia: en 2020 se crearon 6.822 empleos, pero en los 12 años anteriores la destrucción de empleo prácticamente no bajó de las 100.000 personas. Así, en términos desestacionalizados, una medida más aproximada de la evolución del mercado laboral, se han creado 76.541 empleos.
Si bien España ya había superado los máximos históricos de empleo registrados en 2019 y los niveles inmediatamente anteriores a la pandemia, no lo había hecho eliminando los efectos del calendario, algo que sí ha conseguido, en la práctica, este agosto: termina con 19,477 millones de afiliados (en serie desestacionalizada) frente a los 19,479 de febreros de 2020. Con un matiz clave, eso sí, los trabajadores en ERTE, que cuentan como afiliados a la Seguridad Social aunque no desempeñen su actividad (o lo hagan parcialmente).


Respecto a los buenos datos de empleo en términos desestacionalizados, el secretario de Estado de Seguridad Social y Pensiones, Arroyo, ha subrayado la rapidez con la que España ha recuperado sus niveles de empleo prepandemia (en apenas año y medio), en comparación con el tiempo que llevó recuperarse de la anterior crisis financiera. "En este caso se adoptaron medidas que intentaron encapsular la crisis en los sectores más afectados y estas soluciones fueron el mecanismo de los ERTE. A la vista de esto podemos decir que esas políticas fueron un éxito", ha comentado Arroyo.


Todavía hay trabajadores en ERTE

A falta de un mes para que expire el acuerdo para mantener las ayudas aprobadas con el arranque de la pandemia, quedan todavía 272.000 trabajadores en ERTE. 59.000 han recuperado la actividad durante agosto, gracias a la mejora de la actividad y a la temporada turística. Como ya advirtiera el ministro de inclusión, Escrivá, a medida que pasan los meses la capacidad de absorber este empleo es menor.

"Hay una suave reducción del número de trabajadores en ERTE. Lo previsible es que esta tendencia continúe, quizá un poco más acelerada en septiembre. De todas formas, la cantidad que queda es un elemento prácticamente residual, muy concentrado en algunos sectores y territorios", ha puntualizado Arroyo.
A final de mes concluye la prórroga según la cual la Seguridad Social bonifica las cotizaciones de los empleados en suspensión, si bien en el último acuerdo de los agentes sociales se pactó bonificar también la recuperación del empleo. De momento, de los 272.000 empleados en ERTE, 188.000 están en suspensión total de actividad, cuando en su momento llegó a haber 3,3 millones de trabajadores en esta situación. La reducción de los ERTE, eso sí, supone un alivio para la Seguridad Social, que en julio (los datos de prestaciones se publican con un mes de retraso) gastó por este concepto 343 millones de euros, frente a los 670 de febrero.
 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda