Ribera decepcionada  por la fría acogida en Bruselas a su plan 

17 de septiembre de 2021

A la vicepresidenta Ribera, no le ha sentado bien la reacción de Bruselas a su plan de choque para atajar la crisis de la luz. Horas después de que el Gobierno, presentase una reforma sin precedentes en la historia del mercado eléctrico español, la vicepresidenta manifestó su decepción por la fría acogida de Bruselas a esta batería de medidas.

Compartir en:

Lo que ha provocado el lamento de Ribera es, sobre todo, el débil respaldo que las autoridades comunitarias han mostrado ante algunas de las medidas más ambiciosas incluidas en la nueva reforma energética. El Consejo de Ministros dio luz verde al citado plan de choque el martes. El miércoles, cuando el Boletín Oficial del Estado (BOE) publicó el paquete de medidas de urgencia recogido en el Real Decreto-ley 17/2021, la queja de la ministra energética ya había calado, no solo en su equipo más cercano, sino a lo largo de todo el arco de su grupo parlamentario.
A principios de esta semana, recién detonada la rebelión desde el frente empresarial, Ribera se puso en contacto con el vicepresidente de la Comisión Europea (CE) para el cambio climático, Frans Timmermans. Con este acercamiento, la ministra buscaba confirmar el respaldo del área energética del Ejecutivo comunitario al paquete especial de medidas de urgencia recién aprobado. Pero el 'decreto Ribera' no suscitó el entusiasmo esperado en el mandatario comunitario. 

En el marco de dicha conversación, el vicepresidente de la Comisión habría trasladado a la ministra su inclinación a que el departamento actuara con más calma. Ribera se interesó por el plan de actuaciones de la Unión Europea para afrontar la escalada en el mercado eléctrico, que desde hace meses afecta a todo el territorio comunitario. Pero los tiempos que manejan en Bruselas no casan con la urgencia del plan de choque español y esto, según las fuentes consultadas, ha impacientado a la vicepresidenta cuarta.

El de esta semana ha sido el segundo contacto que han mantenido en lo que va de verano Ribera y Timmermans con motivo de la escalada de la luz, un escenario que no revertirá, al menos, hasta 2022. El primero se produjo hace meses, a través de una misiva que la ministra envió al vicepresidente de la Comisión Europea en la que le instaba a redefinir el mercado eléctrico a través de una reforma sustancial y con efecto sobre toda Europa. Pero desde Bruselas se han mostrado tajantes. "El mercado energético no se puede cambiar de la noche a la mañana", trasladó el jueves el propio Timmermans.

Desde la Comisión Europea han aclarado a Ribera que los tiempos que manejan en Bruselas no casan con la urgencia del plan de choque español

Compartir en:

Crónica económica te recomienda