ERTEs si, pero con su correspondiente "pago"

22 de septiembre de 2021

El Gobierno va a vincular las renovaciones de los expedientes  a los planes de formación que pongan en marcha ñas empresas y asi, llanamente se le ha trasmitido a la patronal y a las organizaciones sindicales 

Compartir en:

Gracias a esa “comunicación” los agentes explican que Trabajo quiere vincular el mantenimiento de las ayudas por la vía de las cotizaciones a la Seguridad Social a que las empresas formen a los trabajadores. Y además ha fijado un plazo para estas acciones formativas, que deberán llevarse a cabo entre el 1 de octubre y el 30 de junio de 2022, es decir, durante los próximos nueve meses.

El planteamiento ha generado dudas sobre su aplicación, ejecución y financiación dentro de la mesa, según han indicado fuentes del diálogo social. Si bien el Gobierno lleva tiempo trabajando en el nuevo Mecanismo de Sostenibilidad en el Empleo (MSE), que complementará a los ERTE en el marco regulatorio laboral y que permitirá a las empresas reducir la jornada de sus trabajadores cuando vean limitado el desarrollo normalizado de su actividad por razones imprevisibles e involuntarias, y donde la formación jugará un papel clave para la mejora del capital humano.
Por lo demás, el Gobierno ha propuesto a los agentes sociales extender los ERTE hasta el 31 de enero. Pero en esta ocasión, la prórroga no se producirá de manera inmediata, sino que las empresas deberán solicitarla antes del 10 de octubre, incluida la solicitud de prestación por desempleo a los trabajadores. Pasado ese plazo, la Administración tendrá diez días para resolver la solicitud y en caso de no resolución se entenderá desestimada. 
La propuesta del Gobierno también unifica la exoneración y mantiene el 100% para los ERTE de impedimento, del 50% para empresas de menos de 50 trabajadores en ERTE de limitación y 40% las empresas mayores. Del mismo modo, se prorrogan todas las Clasificación Nacional de Actividades Económicas (CNAE) del Real Decreto anterior y las situaciones de fijos discontinuos.

Por otra parte. el ministerio mantiene la condición de no despido durante seis meses para cualquier renovación, con las excepciones ya conocidas  En definitiva, el Gobierno trata de promover la formación como instrumento para recolocar a los que quedan en ERTE y buscarles una salida en el mercado laboral. Está por negociar cómo tienen que ser estas acciones formativas y, lo más importante, quién las va a financiar. Y es en este punto en el que van a centrarse las conversaciones, apuntan desde el diálogo social.
 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda