Victoria de los socialistas, pero la gobernanza será complicada

27 de septiembre de 2021

Los socialdemócratas alemanes de Olaf Scholz han logrado en las elecciones de este domingo en Alemania una mínima ventaja sobre los conservadores de Armin Laschet, que sufrieron una gran pérdida de votos, pero el escaso margen deja muy poco claro quién gobernará el país tras Angela Merkel.

Compartir en:

Es decir, estamos ante un mapa político  muy abierto. El Partido Socialdemócrata (SPD) tendría una mínima ventaja y sería la fuerza más votada, con cerca de un 26% de los votos mientras que los conservadores tendrían cerca del 24,5%. Por tanto, la ventaja de hasta cinco puntos con el que llegó en los últimos días a los comicios el candidato socialdemócrata Olaf Scholz -quien aseguró tras conocerse los primeros datos del escrutinio que se considera elegido por los votantes para ser el nuevo canciller- quedaron reducidos a apenas un punto de diferencia.

Al margen de cuál de los dos partidos ocupe el primer lugar, tanto Scholz como el candidato conservador, Laschet, se ven con opciones de gobernar. Para ello, tendrán que mantener negociaciones y lograr una coalición tripartita (con Verdes y con liberales) para poder superar el 50% de los votos necesario para formar Gobierno. Los Verdes, con cerca del 15% de los votos, y los Liberales Demócratas Libres (FDP), en el 11%, se erigen como la clave para alcanzar el Gobierno. Se descarta reeditar la gran coalición entre los principales partidos por desgaste. 

El doble sistema de votación alemán por candidato y por lista confirmaría así al SPD como principal formación en el Bundestag o Cámara Baja del Parlamento alemán con 205 de los 730 asientos, mientras que la CDU/CSU tendría 194. El líder del SPD, Ola Scholz, ha destacado el "gran éxito" obtenido por su partido en las elecciones federales de este domingo y ha apostado "formar gobierno". "Por supuesto que estoy contento por los resultados electorales. Muchos votantes han dejado bien claro que quieren un cambio en el gobierno y que el próximo canciller debe ser Olaf Scholz", ha remachado.

Mientras, el candidato de la CDU,  Laschet, ha convocado a los demás partidos a forjar una coalición "contra un gobierno de izquierda". Laschet ha apostado por un gobierno "liderado por la coalición" entre la CDU y su partido gemelo en Baviera, la Unión Social Cristiana (CSU).

Con estos resultados, Scholz se erige como el mejor posicionado para suceder a Angela Merkel como canciller, pero tendrá que buscar socios para su gobierno. “Las coaliciones ‘semáforo’ (60% de probabilidad) -liderada por los socialdemócratas- y ‘Jamaica’ -liderado por CDU/CSU- (40% de probabilidad), son las más probables y positivas desde el punto de vista económico”, señalan los expertos de Danske Bank, “debido a una mayor atención a las inversiones públicas y climáticas, así como a la posibilidad de una postura fiscal algo más relajada en el futuro que podría impulsar las perspectivas de crecimiento a largo plazo de Alemania”. “Los mercados han reaccionado escasamente al resultado electoral no concluyente, en línea con nuestras expectativas”, prosiguen, y avanzan que “se avecinan unas negociaciones de coalición difíciles y prolongadas. También esperamos que cualquier futuro gobierno alemán mantenga una postura fuertemente proeuropea”.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda