En Bruselas ya se discute el embargo de petróleo

11 de abril de 2022

Los ministros de Exteriores de la Unión Europea discuten este lunes el sexto paquete de sanciones a Rusia por la invasión de Ucrania, que incluye el debate sobre las restricciones a las importaciones de petróleo ruso, que se sumarían a las aprobadas la semana pasada sobre el carbón pero que no se prevén fáciles de consensuar por la alta dependencia energética de muchos Estados miembros con Moscú.

Compartir en:

"Discutir sobre Ucrania significa ciertamente discutir sobre la eficacia de nuestras sanciones, de lo que ya se ha decidido", ha indicado el alto representante de la UE para Asuntos Exteriores, Josep Borrell, y recoge Efe, a su llegada al Consejo respondiendo a si la UE va a sancionar las compras de petróleo ruso como ya ha hecho EEUU. Tras aprobar la UE el quinto paquete de medidas restrictivas contra Rusia, que incluyó un veto a las compras de carbón ruso a partir de agosto -pese a que el gas y el petróleo son las exportaciones energéticas más lucrativas para ese país-, ya se trabaja ya en un sexto.

El ministro lituano de Exteriores, Landsbergis, se ha mostrado satisfecho porque la presidenta de la Comisión Europea, Ursul von der Leyen, haya informado de que están preparando ya sanciones contra el petróleo, lo que "significa que ya ha empezado el trabajo para lograr un consenso". Es necesario, ha señalado el ministro danés, Kofod, para "seguir incrementando la presión a Rusia para que detenga la guerra" y confió en que, en ese sexto paquete de sanciones, se vaya "todo lo lejos que se pueda logrando consenso", incluyendo la energía. Su homólogo irlandés, Coveney, ha pedido mantener la "máxima disuasión posible" con las sanciones, lo que a su juicio "debería incluir el petróleo", pese a la dificultad que supone para algunos Estados miembros y el representante checo, Jan Lipavsky, ha preguntado: "¿Qué tiene que pasar en la UE para tener un embargo al petróleo y al gas (rusos)?", avanzando su voto a favor.

Por su parte, el ministro español de Asuntos Exteriores, Albares, ha instado a evitar la financiación de la guerra rusa contra Ucrania con dinero europeo y, al mismo tiempo, a no desestabilizar a algunos países de la UE que son dependientes de las fuentes de energía rusas. Desde el país germano, la ministra alemana, Baerbock, ha recordado que la semana pasada la UE ya acordó que se eliminarán todas las importaciones de combustibles fósiles de Rusia. El Gobierno alemán ha "dejado claro que habrá una salida completa de las energías fósiles, empezando por el carbón, luego el petróleo y el gas", para lo que será necesario "acordar un plan". El ministro holandés, Hoekstra, ha subrayado que "todas las opciones seguirán en la mesa" en cuanto a sanciones, incluida la energía, "siempre que mantengamos la unidad dentro de la UE".
"Si me dijera que, si aprobamos este embargo, sabríamos que se acaba la guerra, lo firmo", ha opinado el titular luxemburgués, Jean Asselborn, aunque advierte de que, "si en Alemania se produce un duro golpe contra la industria, no tendrá solo consecuencias para Alemania (…), sino que afectará a toda Europa".

Por su parte, el ministro austriaco, Alexander Schallenberg, ha aludido a la visita de su canciller a Moscú para entrevistarse con el presidente ruso, Vladímir Putin, y dijo que no quieren "desaprovechar ninguna oportunidad" para "acabar con el infierno humanitario e n Ucrania", aunque otros países mostraron su escepticismo respecto a que ese diálogo pueda dar resultados.

Apoyo a la CPI para investigar crímenes de guerra
Los Estados miembros también mostraron su determinación en apoyar a la fiscalía de la Corte Penal Internacional (CPI) para investigar posibles crímenes de guerra en Ucrania que precisamente pusieron en el punto de mira las sanciones a la energía rusa.
"Cada uno de los Estados miembros está totalmente comprometido para asegurar que esto sucede, asegurar que hacemos justicia dadas las horribles imágenes y los crímenes claros que hemos visto en televisión", ha indicado Hoekstra en este sentido.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda