LA PROGRESIA SOLO SABE GASTAR Y GASTAR

Hay que subir, como sea el salario mínimo interprofesional

07 de agosto de 2022

La vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo Díaz, ha asegurado que "ante una inflación desbocada, imposible para la mayoría social, más que nunca hay que subir el salario mínimo interprofesional". En una entrevista publicada este domingo en El Periódico, Díaz ha recordado que ya ha convocado a la comisión de expertos para el próximo día 2 de septiembre para estudiar cuánto ha de subir el SMI.

Compartir en:

Sobre las medidas del plan de ahorro de energía, Yolanda Díaz ha asegurado que, si hay alguna comunidad autónoma que no las cumple, "el Gobierno actuará en consecuencia" porque "las leyes se cumplen", a la vez que ha avisado a las empresas de que "negarse a cumplir el plan de energía es jugar con la vida de la gente". "Son tiempos de absoluta incertidumbre", ha dicho la vicepresidenta, y ha asegurado que "se van a ajustar el cinturón las energéticas, las grandes entidades financieras y corporaciones que cotizan en bolsa y que tienen beneficios extraordinarios", a la vez que ha defendido los nuevos impuestos a la banca y a las energéticas. En este sentido, ha dicho que los beneficios de las tres grandes eléctricas crecieron un 47% antes de impuestos, mientras que los salarios en España son bajos y están soportando la inflación con una "dureza extraordinaria".

Sobre el nuevo impuesto que gravará las comisiones e intereses de la banca, cree que "no puede ser" que las rentas de entre 1.000 y 1.200 euros paguen comisiones bancarias de 60 euros. Díaz ha asegurado que, si de ella depende, van a movilizar a todos los progresistas de este país para que Núñez Feijóo no llegue a Moncloa en 2023 porque "su proyecto es regresivo, reaccionario y antieuropeo", ya que "ningún partido europeo" defiende una bajada generalizada de impuestos.
En la entrevista, ha dicho que no cree que su proyecto 'Sumar' llegue a las elecciones locales y autonómicas porque "es una iniciativa ciudadana y no nos va a dar tiempo". Se ha mostrado convencida de que la coalición de Gobierno acabará la legislatura y ha reiterado que los dos partidos se llevan muy bien, pero que son "dos espacios políticos diferentes y no pensamos de igual manera".

Díaz se ha mostrado optimista sobre la negociación de los próximos Presupuestos y ha dicho que "tienen que ser los proyectos útiles para los pensionistas, los jóvenes, las mujeres y las mayorías sociales". Ha puesto el ejemplo de la salud mental, "que es transversal y muy compleja. No solo basta con implementar las plantillas, hay que dar más pasos y redefinir la salud mental", ya que con la incorporación de los riesgos psicosociales a los catálogos, las empresas y sindicatos requieren "más medios y atención".

CC OO la gente no puede resignarse y empobrecerse

 

El secretario general de Comisiones Obreras, Sordo, ha afirmado que con una inflación que "acabará el año entre el 7 y el 10% y unos salarios que solo suben el 2,8%", los sindicatos "no van a instar a la gente a que se resigne". "Al contrario. Se promoverá la movilización para hacer cambiar a la patronal y también para que el Gobierno ponga de su parte, porque tiene muchas cartas en la manga", advierte.

En una entrevista a El Correo, Sordo reconoce, además, que el dato del mercado laboral de julio no es bueno y recuerda que "llega después de una evolución muy positiva en los últimos trimestres". A su juicio, una de las causas del mismo es que la hostelería ha tenido "peor comportamiento porque mucha contratación se ha adelantado a junio" y aboga por esperar al cierre de agosto y septiembre para comprobar si se está en un cambio de tendencia.
Respecto al riesgo de recesión, manifiesta que las incertidumbres son "evidentes", con una inflación del 10% y una crisis energética que puede colocar a Alemania "en una situación muy difícil, sin olvidar que Estados Unidos está ya en recesión". "En principio, la previsión es de crecimiento, pero a nadie se le escapa el riesgo de contagio si el deterioro se agrava", advierte. Entre las medidas por las que apuesta está el "contener los precios de productos básicos", así como "acometer una subida salarial y adoptar medidas fiscales para proteger a los colectivos más vulnerables y a las clases medias".

"Creo que habría que explorar la limitación de precios de bienes básicos de la cesta de la compra en sectores en los que las empresas tienen márgenes suficientes", expresa. Asimismo, aboga por pactar unas subidas salariales iniciales "contenidas para los próximos tres años (entre el 3,5 y el 4% para este ejercicio y algo menores para los siguientes), pero que luego haya un ajuste con la inflación". "De forma que al final del ciclo, en 2024, se recupere el 100% de la subida del IPC", defiende.En este contexto, afirma que con una inflación que acabará el año entre el 7 y el 10% y unos salarios que solo suben el 2,8%, CCOO "no va a instar a la gente a que se resigne". "Al contrario. Se promoverá la movilización para hacer cambiar a la patronal y también para que el Gobierno ponga de su parte, porque tiene muchas cartas en la manga", indica. También reclama que mejore la prestación de desempleo y el alza del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) mientras que reconoce que los impuestos a las energéticas y a la banca "suenan bien".
Cuestionado por la deflactación del 4% del IRPF que se aplicará en Euskadi indica que "va en contra de nuestra línea". "Lo que se ha aprobado es una rebaja lineal del impuesto del IRPF. La deflactación podría tener sentido si los salarios hubiesen crecido tanto como la inflación, pero no es el caso", considera. Por ello, el secretario general de CCOO defiende que "lo que hay que hacer es tomar medidas progresivas para favorecer a los que tienen rentas más bajas".

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda