FISCALIDAD E IMPUESTOS

Fedea pide que los nuevos impuestos solo graven beneficios extraordinarios

21 de noviembre de 2022

La Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea) ha advertido de que los nuevos gravámenes temporales sobre entidades energéticas y financieras "distorsionan la asignación eficiente de los recursos, alterando las relaciones de intercambio de las empresas con los clientes", puesto que la base imposible no son los beneficios extraordinarios de las empresas, sino las ventas (energético) o los márgenes ordinarios (banca).

Compartir en:

Los profesores López Laborda y Salas proponen que la base imponible de los gravámenes coincida con los beneficios extraordinarios de las empresas, incluyendo una deducción por el coste de oportunidad de los fondos propios. Así se desprende del análisis realizado sobre los gravámenes temporales sobre entidades energéticas y financieras que se están debatiendo en el Congreso de los Diputados. De acuerdo con el informe, el objetivo teórico de estos gravámenes es hacer tributar los beneficios "caídos del cielo" que están obteniendo las empresas de los sectores energético y financiero en el presente contexto inflacionario para destinar su recaudación a reforzar el denominado "pacto de rentas".

Ahora bien, como señalan los autores de la nota, la base imponible de los gravámenes proyectados no son los beneficios extraordinarios de las empresas, sino las ventas (en el gravamen energético) o los márgenes ordinarios (en el financiero), lo que distorsiona la asignación eficiente de los recursos. Por ello, proponen que la base imponible de los gravámenes coincida con los beneficios extraordinarios de las empresas.
Este diseño de la base imponible asegura, según los autores, que los gravámenes no son distorsionantes y que no se van a trasladar a los clientes, siendo soportados por los accionistas de las empresas afectadas, sin que sea necesario establecer en la normativa una prohibición de repercusión que puede resultar difícil de implementar.

Extender el gravamen a todas las empresas y sectores

Puesto que los beneficios extraordinarios pueden darse en cualquier empresa y sector de actividad, los autores proponen extender el gravamen a todas las empresas y sectores de la economía. El diseño propuesto en este análisis garantizaría la tributación de cada empresa en proporción a los beneficios extraordinarios obtenidos por la misma en cada período impositivo, según han defendido sus autores. "Con ello, se eliminaría, además, el riesgo de que este gravamen pudiera ser declarado inconstitucional, por discriminatorio", han asegurado.
Finalmente, el beneficio extraordinario propuesto como base imponible, ahora como parte de un gravamen temporal, podría ser el punto de partida para una reforma estructural del Impuesto sobre Sociedades, tal como ya se contempla en el reciente 'Libro Blanco sobre la reforma tributaria'.

Botín: los impuestos más altos deben ser iguales para todas las empresas


La presidenta de Banco Santander, Ana Botín, ha defendido que los impuestos más altos deberían ser iguales para todas las empresas y ha recalcado que, para tener una economía fuerte, se necesitan bancos fuertes.

Así lo ha señalado en una entrevista al ‘Financial Times’ con motivo del ‘Global Banking Summit’, en la que ha recordado que el impuesto extraordinario a la banca configurado por el Gobierno español, que pretende recaudar 3.000 millones de euros en dos años, restará al sector capacidad para prestar alrededor de 50.000 millones de euros.

«Los impuestos más altos deberían ser iguales para todas las empresas. Los gobiernos deben averiguar cuál es el nivel correcto de impuestos que realmente permite el crecimiento y la inversión sostenibles», ha avisado. Uno de los argumentos que esgrime el Ejecutivo español para imponer dicho gravamen es que la banca tendrá unos ingresos extraordinarios como consecuencia de la subida de tipos de interés por parte del Banco Central Europeo (BCE). Sin embargo, la presidenta de Santander ha afirmado que estos ingresos extraordinarios son «una buena noticia». «Se necesitan bancos fuertes para tener una economía fuerte», ha recalcado.
En la misma línea, Botín ha explicado que se necesita un crecimiento sostenible y no inflacionario. «Los bancos son fundamentales en esa ecuación. Esto es lo que los gobiernos deben entender», ha apostillado.

La proposición de ley para introducir nuevos gravámenes a empresas energéticas y banca encara esta semana su recta final en el Congreso con el debate y votación en el Pleno del próximo jueves.

 

La AEAT estudia incorporar el ‘derecho a rectificación del error’ al ordenamiento

La directora general de la Agencia Española de Administración Tributaria (AEAT), Fernández, ha informado este lunes de que desde el organismo se está estudiando la posibilidad de incorporar en el ordenamiento jurídico tributario el llamado ‘derecho al error o derecho a la rectificación del error’.

En su comparecencia en el Congreso de los Diputados para informar sobre los objetivos y líneas de acción del organismo en próximos ejercicios, la directora de la Agencia Tributaria ha insistido en que la introducción de este derecho está en fase de estudio y se está analizando su viabilidad y posibles efectos. Y es que el departamento de gestión de la Agencia Tributaria está reflexionando sobre la posibilidad de avanzar en algunos aspectos de la valoración de la conducta de algunos contribuyentes cuando incurren en pequeños errores o pequeños incumplimientos involuntarios, especialmente cuando no se produce perjuicio económico para la Hacienda Pública y que son cometidos ocasionalmente por algunos contribuyentes que son tradicionalmente cumplidores.

Esta idea, según ha recordado Fernández, se plantea en el ‘Libro Blanco’ para la reforma tributaria y últimamente también se está proponiendo desde algunas asociaciones de profesionales tributarios. «Se trata de la mera posibilidad de incorporar en nuestro ordenamiento el llamado derecho al error o derecho a la rectificación del error», ha señalado Fernández. Además, la directora ha avanzado de que también se van a ampliar los avisos en el mismo momento de la confección de las declaraciones y se va estudiar la viabilidad jurídica y técnica de un sistema que permita que sean los propios contribuyentes quienes corrijan sus propias declaraciones de una manera «fácil y rápida» cuando desde la Agencia se les comunique que en las declaraciones se haya cometido algún «pequeño error o incorrección». «Vamos a empezar a pensar en esto en el IRPF y respecto a contribuyentes que solicitan una devolución», ha afirmado la directora de la Agencia.

Según ha informado, desde el organismo se está preparando actualmente los documentos estratégicos de planificación y control que van a conducir las actuaciones del 2023, año en el que también se va a empezar a diseñar el próximo plan estratégico de la Agencia para el periodo 2024-2027 y ha asumido que desde el organismo deben «replantearse» una parte del modelo de objetivos y de presentación de resultados para que sea transparente, comprendido y aceptado. «De no hacerlo, el modelo presenta alguna contradicción que dificulta su comprensión y su afectación interna, y también impide trasladar a la sociedad los resultados completos de la actividad de la Agencia Tributaria. Tenemos que cambiar algo», ha reconocido.

La directora ha defendido las actuaciones del organismo enfocadas a fomentar el cumplimiento voluntario por parte de los contribuyentes con actuaciones preventivas, como las medidas de impulso de la prestación de servicios al ciudadano a través de múltiples canales o el suministro de datos fiscales, que han permitido evitar incumplimientos por parte de los declarantes y supone un incremento de los ingresos. En este ámbito, Fernández ha informado de que van a continuar con la realización de controles tempranos en el momento de incorporación de los contribuyentes al censo y van a seguir con las actuaciones preventivas –cartas aviso– para avisar a determinados colectivos de la obligación de presentación de autoliquidaciones o declaraciones informativas.

Protocolo con la plataforma de mayores y pensionistas
De su lado, Soledad Fernández ha informado de que «próximamente» la Agencia Tributaria va a firmar un protocolo con la Plataforma de Mayores y Pensionistas, poniendo el foco en la atención presencial a las personas mayores. «Ya está redactado, faltan las firmas», ha confirmado la directora de la AEAT.

Ha explicado que este protocolo supone que en cualquier oficina de la Agencia Tributaria se pueda prestar una completa asistencia a través de un sistema de cita previa preferente. No obstante, en caso de que no se cuente con cita previa, se atenderá al ciudadano si la organización de ese día lo permite y, si no, en ese mismo momento se le dará una cita previa preferente de manera presencial.
También se establece el incremento de la prestación de servicios a través de vía telefónica y otros compromisos referidos a rebajar el impacto que provoca el proceso de digitalización sobre la vida de las personas mayores.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda