Prácticamente entre ellas se ha cocido este enfrentamiento, que desde el principio de la Legislatura era una crónica constante y asidua en cenáculos politicos

CRISiS EN EL GOBIERNO FRANKESTEIN

Los socios se reúnen profundamente enfrentados y Sánchez pone paz desde Bruselas

23 de octubre de 2021

El PSOE ha aceptado convocar la reunión "urgente" que ha pedido esta misma mañana la ministra Belarra, de la mesa de seguimiento del acuerdo de coalición entre los socialistas y Unidas Podemos. "Necesitamos abordar la gestión y ejecución de los compromisos de coalición", ha manifestado en un comentario en Twitter Ione Belarra sin hacer mención concreta sobre los puntos concretos del pacto que quiere abordar con sus socios socialistas.

Compartir en:

Ante este panorama, 

Sánchez, ha contestado a Podemos desde Paris, afirmando que no existe una intromisión de la vicepresidenta primera del Gobierno, Nadia Calviño, en la negociación sobre la reforma laboral, pues es un asunto que compete a todo el Ejecutivo como ocurre con las grandes medidas, como los Presupuestos Generales del Estado. Específicamente, ha señalado que esta norma implica al menos a cinco departamentos, los cuales deben "actualizar" el marco normativo del mercado laboral: Trabajo, Economía, Educación, Inclusión y Seguridad Social y Hacienda.

"No hay intromisión, lo que hay es una colaboración, una coordinación y un aporte de los ministerios para que salga efectiva una reforma del mercado laboral", ha trasladado en rueda de prensa tras la reunión del Consejo Europeo celebrada en Bruselas. Todo ello después de la solicitud de reunión urgente de su socio de coalición tras criticar intromisión de la titular de Economía en las competencias de la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz.
Sánchez ha insistido en rechazar términos como "inmiscuirse" ni de "intervenir" competencias, sino de aportar y colaborar porque esta reforma es "de todo el gobierno". En este sentido, ha aludido a que la futura ley que cambiará el marco laboral afecta a "muchos ministerios" que tienen que colaborar, coordinarse y aportar, que es la orden que ha dado a todos los departamentos del Ejecutivo. Por su parte, el portavoz de los 'morados', Pablo Echenique, no se ha hecho esperar ante la contestación del presidente del Gobierno y ha declarado que la "injerencia" de Nadia Calviño es clara e intencionada para no derogar la reforma laboral.

Sánchez ha aludido a que la futura ley que cambiará el marco laboral afecta a "muchos ministerios" que tienen que colaborar, coordinarse y aportar, y que esa es la "orden" que ha dado a todos los departamentos del Ejecutivo. Asimismo, ha indicado que existe un consenso claro en el Ejecutivo de coalición sobre este asunto. Así, en materia de plazos el compromiso de que la nueva normativa esté lista antes de que finalice el año mientras que en el apartado de contenidos el objetivo es "eliminar muchos de los males" que atañen al mercado laboral que la reforma del PP agravó.

Por tanto, argumentó que la envergadura de este tema es similar a la negociación de los Presupuestos Generales del Estado o la futura Ley de Vivienda, donde no solo forman parte los ministerios que ostentan estas competencias sino otros departamentos.
De esta forma, ha aludido al papel que ha tenido Podemos, a través del secretario de Estado Nacho Álvarez, en la negociación en las cuentas públicas con el Ministerio de Hacienda o el papel de la ministra y líder de la formación, Ione Belarra, en la confección junto a Transportes en la confección de la futura Ley de Vivienda. Sánchez ha señalado que esta forma de proceder es "más laboriosa", pero a la postre también "más efectiva" para culminar "el desmontaje de la reforma laboral del PP, donde tiene que imperar el diálogo entre distintos ministerios, pues existen ramificaciones que entrañan a otros departamentos".

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda