Escriva: estamos trabajando en un ligero destope de las cotizaciones

18 de noviembre de 2021

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, ha avanzado hoy que para la segunda fase de la reforma de pensiones que se llevará a cabo el próximo año, el Gobierno trabajará "en un moderado destope de las bases de cotización", lo que supone elevar la cuantía sujeta a cotización (retención) a la Seguridad Social y que para 2022 está fijada en 4.139,40 euros mensuales.

Compartir en:

Es más, el ministro ha desvelado durante la clausura de las VII Jornadas sobre planes de pensiones en España organizadas por Ibercaja y Cinco Días, que dicho destope de las bases "se hará manteniendo estrictamente la contributividad del sistema". Esto quiere decir que las pensiones máximas subirán en la misma proporción que lo hagan las bases máximas de cotización en un futuro. Posteriormente, el ministro ha ratificado esta intención de subir las bases máximas durante su comparecencia para presentar el avance de la afiliación a mitad de mes.
Además, Escrivá ha confirmado que Gobierno tiene previsto aprobar definitivamente antes de fin de año en el Consejo de Ministros el anteproyecto de ley que regulará los nuevos fondos de pensiones de promoción pública, para enviarlos después al Parlamento y que su tramitación termine en el primer semestre del año, que es el compromiso alcanzado con Bruselas. A este respecto, el titular de Seguridad Social ha añadido que la nueva norma eliminará todos los obstáculos para el desarrollo de los planes colectivos de pensiones.

"Tenemos un compromiso que vamos a cumplir, antes de que finalice el año aprobar en Consejo de Ministros una nueva norma para los planes colectivos de pensiones", ha dicho Escrivá. Y ha explicado que justo esta semana, su departamento está en conversaciones con expertos y con la industria financiera del ahorro previsión para que "la ley incida en los cuellos de botella que han impedido su desarrollo. En este sentido, ha identificado algunos de estos obstáculos que, en su opinión, tienen que ver con la negociación colectiva o con la simplificación de procedimientos para extender estos planes a autónomos, pymes o a empleados públicos.

Escrivá ha hecho un repaso de la reforma de pensiones que negocia el Gobierno en estos momentos con los agentes sociales y que se tramita en el Parlamento. De todas las modificaciones de esta reforma ha destacado dos como las más importantes: el hecho de garantizar el poder aquisitivo para los pensionistas y los nuevos incentivos para que la edad real de jubilación que no llega a los 65 años se acerque a la legal (66 años). Y calificó esta última herramienta como "la más potente" para la sostenibilidad del sistema. En este sentido ha recordado que el Ejecutivo aprobará el pago de una sola vez de un cheque, que según lo diseñado puede llegar hasta 12.000 euros por cada año que se retrase la jubilación una vez cumplida la edad legal, "Lo que hemos comprobado en las encuestas, y hemos hecho muchas, es la preferencia abrumadora y disponibilidad a demorar la jubilación si el pago se hace de una sola vez".

Asimismo, ha asegurado que junto estos incentivos y al traslado de los gastos impropios de la Seguridad Social al Estado --que prevé que elimine el déficit actual del sistema en 2023--, la opción de retrasar unos meses las jubilaciones anticipadas e incentivar a los trabajadores que lo hagan cierran el grupo de las principales medidas para sanear financieramente las cuentas La situación del sistema público de pensiones ha vuelto a centrar el debate público. Tras el último acuerdo entre Gobierno y sindicatos para aumentar las cotizaciones sociales un 0,6% y así volver a financiar el fondo de reserva de la Seguridad Social, la gran incógnita es si este aporte será suficiente para mantener el nivel de las pensiones públicas.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda