EL GOBIERNO NO ADMITE LA CRITICA

Calviño contradice a la AIReF y asegura que no habrá recesión técnica

26 de octubre de 2022

La vicepresidenta primera Calviño, ha insistido este miércoles en que los indicadores económicos "no apuntan" a una 'recesión técnica' para la economía española. Montero a por los ricos y Diaz a seguir vendiendo bondad laboral para sumar afiliados a su proyecto de estar votantes a Podemos

Compartir en:

Como se recuerda la AIReF no descarta la entrada de España en 'recesión técnica' (dos trimestres consecutivos de caída del PIB), ya que la economía entraría en "terreno negativo" en el último trimestre de 2022 y continuaría así también durante el primero de 2023 y al ser preguntada por esta afirmación Calviño, en declaraciones a Telecinco, ha asegurado que "los indicadores económicos no apuntan" a una situación de 'recesión técnica' y ha explicado que estas diferencias en las previsiones se deben a la "gran incertidumbre" que existe en la situación actual.
"Había analistas que decían que íbamos a entrar en recesión en el segundo trimestre del año y hemos tenido un trimestre récord, con un crecimiento superior al 1,5% y con crecimientos interanuales por encima del 6%. Las previsiones hay que cogerlas con mucha cautela y hay que estar preparados para lo peor, siendo muy prudentes, y eso es lo que estamos haciendo desde el Gobierno",.

Calviño ha destacado además que todos los organismos nacionales e internacionales, públicos y privados, prevén crecimiento para España en 2023. Es más, ha resaltado que España será el país que más crezca el año próximo dentro de las grandes economías europeas. Eso no quita, ha precisado, para que el momento actual sea "muy delicado" y ha añadido que si Alemania se frena, afectará al resto de países de la UE, aunque España, ha dicho, es de "los menos expuestos" al impacto de la guerra porque no tiene la dependencia energética que tienen los alemanes y otros países de Rusia.

Preguntada por los datos del PIB del tercer trimestre, que el Instituto Nacional de Estadística publicará este viernes, Calviño ha asegurado que "todos los indicadores" que tiene a su disposición apuntan a crecimiento económico en este periodo."El sector turístico ha tenido un 'boom' espectacular, pero también el sector industrial sigue bien y las exportaciones han ido muy fuertes. Todos los indicadores apuntan a un tercer trimestre de crecimiento económico", ha enfatizado Calviño, que ha añadido que se sigue creando empleo y que mes a mes "se refuerza la posicion de España en este contexto tan difícil".

La vicepresidenta ha asegurado además que los inversores internacionales siguen confiando en España porque es un país "serio y responsable, con estabilidad política" y que cumple con sus objetivos de reducción de déficit y deuda.. La vicepresidenta también ha subrayado que la inflación ha empezado a bajar y que seguirá en esa senda "en los próximos meses", al igual que los precios de la energía, que también se están reduciendo. "Eso son buenas noticias dentro de la incertidumbre de lo que pasará con la guerra en el invierno".
En este contexto, en el que también se han encarecido los tipos de interés, Calviño ha asegurado que el Gobierno está tratando de "aliviar al máximo" la situación de las familias y las empresas, aunque es consciente de que las medidas adoptadas "no anulan al 100% el impacto negativo" de la guerra y la inflación.

"Estamos tratando de llegar al conjunto de la economía y de la sociedad utilizando con racionalidad el dinero público y hemos hecho unos Presupuestos prudentes para tener margen de maniobra el año próximo para tomar más medidas". Asi mismo, la vicepresidenta espera poder alcanzar un acuerdo con las entidades financieras "en las próximas semanas" para aliviar aún más la situación de las familias con hipotecas afectadas por la subida de los tipos de interés.
"Está claro que la inflación nos empobrece a todos y afecta más a los más vulnerables. Yo espero que las entidades financieras que están anunciando ahora beneficios récord arrimen el hombro", ha indicado Calviño.

Entre las medidas propuestas por la banca, ha recordado, se encuentran la de alargar los periodos hipotecarios, aplanar la subida de los tipos de interés y ver cómo se puede ayudar a los hogares con rentas más pagas que tienen una hipoteca. "Todas estas medidas irían en la buena dirección para aliviar la situación", ha afirmado Calviño.

El Gobierno trabaja en un despido 'restaurativo' por edad, género o renta


El Ministerio de Trabajo estudia una reforma del despido basada en el modelo europeo de "indemnización restaurativa", para aplicar indemnizaciones diferentes en función de la antigüedad del trabajador, de su renta, o de otros factores como su edad o género.

Así lo ha anunciado en unas jornadas sobre la reforma laboral organizadas por la Asociación de Periodistas Económicos. Esta iniciativa -que se trasladará al ámbito de la negociación colectiva- se enmarca en la reforma pendiente del Estatuto del Trabajo del Siglo XXI que, según ha reconocido Díaz, puede no dar tiempo a aprobar en lo que queda de legislatura (que concluiría a finales del año que viene, dada la intención del presidente Pedro Sánchez de agotarla). La titular de Trabajo ha recordado que cumplió su promesa de no tocar el despido en la reforma laboral, pero que en la coyuntura actual sí habría que abordar su modificación, introduciendo cambios que incidan más en "las causas" que, desde su punto de vista son la clave del despido. Así, la indemnización dependería de la situación de la persona, en línea con lo que se está estudiando actualmente en Europa. La ministra ha hecho hincapié en la singularidad del tratamiento del despido en España en relación con lo que sucede en el resto del Viejo Continente. "El Estatuto del Trabajo es del año 80", ha recordado, a la vez que incidía en que el despido no se ha abordado de fondo hasta la fecha, sino que a lo largo de las distintas crisis solo se ha operado abaratándolo.

Toque de atención a sindicatos y empresarios

La vicepresidenta segunda ha aprovechado su intervención para llamar a sindicatos y patronal a que vuelvan a sentarse a negociar el Acuerdo de Negociación Colectiva, que no solo incluye las recomendaciones salariales, sino también las de empleo y condiciones laborales en general para los negociadores de los convenios. Sobre este punto, Díaz ha recordado que los agentes sociales llevan desde el pasado 5 de mayo sin sentarse a esa mesa de negociación y los datos de convenios "son muy malos", ha lamentado. Según ha detallado Díaz, a fecha de septiembre hay 653 firmados en total (461 de empresa) con una afectación a algo más de 1,5 millones de trabajadores, cuando por las mismas fechas hace un año se habían firmado 1.400 convenios con más de 4 millones de trabajadores afectados por los mismos.

"Sería conveniente que avancemos porque tenemos que subir los salarios en nuestro país", ha incidido la titular de Trabajo, a la vez que recordaba que el propio vicepresidente del Banco Central Europeo, ya sabe que no es una crisis de demanda y no está provocada por los salarios. Según ha explicado Díaz, no es casual que el emisor esté pidiendo subir los salarios en Europa un 5%, "lo hacen porque el riesgo de morosidad y de empobrecimiento es real", ha advertido, y ha confirmado además que piensa convocar el próximo mes de diciembre la mesa del diálogo social para abordar la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI), es decir, cuando ya se conozca el dato de inflación de noviembre.

Así, la líder de Sumar ha pedido a los expertos de la Comisión Asesora en materia de SMI que evalúen su impacto en la pobreza, tal y como apuntaba el Banco de España. A preguntas de los medios de comunicación sobre si su ministerio endurecerá el despido de los trabajadores de mayor edad, ha incidido en que tenemos que eliminar el edadismo en el mercado de trabajo de nuestro país. "Se habla de los jóvenes, pero el problema lo tenemos en los mayores de 45 años parados de larga duración", ha asegurado.

 
Hacienda adelanta a 2022 la entrada en vigor del impuesto a las grandes fortunas

El impuesto a las grandes fortunas entrará en vigor en 2022, antes de lo que el Gobierno se había propuesto, que había previsto que el impuesto de 'solidaridad' empezara a aplicarse en 2023 y se extendiera durante 2024. Hacienda espera recaudar con esta medida 3.000 millones en dos años.

Aunque tanto la titular de Hacienda como otros miembros del Ejecutivo hayan repetido 2023 y 2024 como fecha de aplicación, en una parte del Plan Presupuestario remitido por a Bruselas el pasado 15 de octubre se incluye que prevé ingresar, ya en 2023, unos 1.500 millones. Esto "solo es posible si el impuesto ha entrado en vigor en 2022", afirma la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef). Algo que ha confirmado el Ministerio de Hacienda, asegurando que será así siempre que se logre aprobar el nuevo impuesto a las grandes fortunas antes del 31 de diciembre de este año.
Cuando Montero anunció este "impuesto de solidaridad" para las grandes fortunas, aseguró que la intención es "pedir un mayor esfuerzo que se traduzca en solidaridad en el interés general" en un momento tan complicado como el actual.

Lo abonarán contribuyentes con una riqueza superior a 3 millones de euros. En concreto, para los patrimonios de entre 3 y 5 millones, será del 1,7%, mientras que para los que tengan entre 5 y 10 millones, se articulará en el 2,1%. Los patrimonios superiores a los 10 millones de euros se gravarán en un 3,5%.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda