CUMBRE EUROPEA

Sánchez mendiga por unas medidas comunitarias contra la subida de la luz

22 de octubre de 2021

Sánchez se reunió con Michel en Bruselas horas antes del inicio de la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno que tiene como uno de sus puntos el análisis de la situación generada por el incremento de los precios de la energía, cuyo debate por la búsqueda de soluciones lidera España. No obstante, a este punto a tratar le robará protagonismo el desafío lanzado por Polonia al negar la preeminencia del Derecho europeo sobre el nacional, uno de los fundamentos de la UE, que finalmente se ha colado en la cumbre.

Compartir en:

"Abordaremos los desarrollos recientes relacionados con el Estado de derecho durante nuestra sesión de trabajo" del jueves, informa el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, en su carta de invitación a los jefes de Estado y de Gobierno de los Veintisiete.España abrió el debate en el seno de la UE en torno al problema de los precios de la luz al considerar que no es una cuestión nacional, sino europea y, por tanto, las respuestas, aparte de las que puedan dar cada estado miembro, también han de ser conjuntas.
España encabeza la presión de un grupo de países entre los que se cuentan Francia, Italia, Portugal y Grecia, entre otros, para que la UE adopte medidas excepcionales. Ante ello, ya ha habido movimientos por parte de la Comisión Europea, pero el Gobierno español los considera claramente insuficientes y pide ir más allá y adoptar medidas como las compras conjuntas de gas.
Eso es lo que transmitió Sánchez en su encuentro con Michel y eso es lo que va a trasladar también en otra reunión posterior a la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen. Un mensaje que expondrá igualmente a los líderes socialistas europeos con los que se va a reunir también este jueves poco antes del inicio de la cumbre.

Michel recibió en la sede del Consejo Europeo al presidente del Gobierno español, quien defiende avanzar no solo en la compra conjunta de gas tras la eficacia demostrada con la adquisición unitaria de vacunas contra el coronavirus, sino también en revisar el sistema de fijación de precios en el mercado de la electricidad. A su juicio, el sistema de precios marginalista penaliza a las fuentes de energía renovables. Sánchez, en la reunión que protagonizaron en la localidad eslovena de Kranj a principios de mes los líderes europeos, ya les pidió "audacia y contundencia" para adoptar medidas que frenen los precios energéticos.
En ello insistirá durante esta jornada en Bruselas, ya que no está satisfecho con la respuesta inicial de la Comisión Europea al considerar que no hay que adoptar solo medidas paliativas para ayudar a las personas más vulnerables, sino otras más estructurales.

La Comisión, en una comunicación que hizo pública el pasado 13 de octubre, no planteó medidas urgentes de forma conjunta al considerar que los estados miembros pueden ofrecer respuestas por sí mismos. Aceptó reabrir el debate de las compras mancomunadas, pero es partidaria de crear reservas comunitarias de gas similares a las que ya existen para la gasolina. La Comisión, que calcula que los precios caerán a partir de abril, cuando pase el invierno en el hemisferio norte y previsiblemente Rusia empiece a bombear más gas a Europa a través del nuevo gasoducto Nord Stream 2, entiende que la situación debe servir como acicate para acelerar el despliegue de renovables.

Bruselas no quiere que se vincule el precio del gas con las políticas climáticas europeas, ahora que empiezan a debatirse las leyes comunitarias para acelerar el recorte de emisiones en 2030, y la CE insiste en que el aumento del precio del CO2 en el mercado europeo de emisiones representa sólo una parte "marginal" del problema. La Comisión insiste en que la situación se debe a una serie de factores, y especialmente al aumento de la demanda de hidrocarburos en Asia tras un consumo particularmente bajo durante el parón de la pandemia.
El Ejecutivo comunitario, alineado con la postura que defiende Alemania, ha trasladado a los países las herramientas que tienen a su disposición con la legislación vigente en mano, como subvencionar a los consumidores pobres.

La inclusión en la agenda del debate sobre el órdago polaco, que de todos modos amenazaba con ser el "elefante en la habitación", se hizo a petición de "varios países", entre ellos Países Bajos, según fuentes europeas, frente a las reticencias de otros, como España, que temen que monopolice la cita, ya de por sí densa.
Además de la crisis de los precios de la energía, los líderes europeos buscarán cómo romper el estancamiento de la UE en los acuerdos comerciales, preparar las próximas citas internacionales, como la COP26, mejorar la vacunación contra el covid y la movilidad dentro y fuera de la UE, acelerar la legislación digital o profundizar en la llamada "dimensión exterior" de la migración.
El debate de Polonia de este jueves será una continuación del cara a cara que enfrentó al primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki, con la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, en la Eurocámara el miércoles. Y, aunque no estará presente por motivos de salud, el presidente del Parlamento Europeo, David Sassoli, añadió presión este miércoles al anunciar que su institución va a llevar a la Comisión ante la justicia europea por no activar el nuevo mecanismo que condiciona la entrega de fondos europeos a respetar los valores del Estado de derecho pese a que lleva 10 meses en vigor.
Activar ese mecanismo y estrenarlo con Varsovia, que aún tiene pendiente la aprobación de los 36.000 millones que le corresponden del fondo de recuperación es una de las opciones que Von der Leyen tiene sobre la mesa.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda